Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

28/04/2015

Dominar el flujo de la soja

El país tiene la gran oportunidad de abastecer a los países deficitarios en alimentos. Aprovecharla depende de estrategias claras, trabajo interdisciplinario y conocimiento de la demanda.
El ingeniero agrónomo Fernando Vilella, durante su disertación. FOTO: Luis Pozzi - Prensa Fauba.

El ingeniero agr√≥nomo¬†Fernando Vilella, director del simposio¬†Mercosur y China m√°s Pa√≠ses √Ārabes en 2030, Estrategias en los Negocios para un Mundo en Desarrollo (13 y 14 de abril)¬†y del Departamento de Bioeconom√≠a, Pol√≠ticas P√ļblicas y Prospectiva del Programa de Agronegocios y Alimentos de la Facultad de Agronom√≠a de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), explic√≥ el contexto bioecon√≥mico global en que se desenvuelven la producci√≥n, consumo y comercio internacional de alimentos y su proyecci√≥n hacia los pr√≥ximos a√Īos.

Destac√≥ el creciente desarrollo de la agricultura y ganader√≠a argentinas en las √ļltimas d√©cadas, cuya aplicaci√≥n de conocimientos podr√≠a contribuir a lograr hacia 2030 ‚Äúun desarrollo territorial y social m√°s equilibrado, con un sistema sustentable de producci√≥n agropecuaria, que en muchos casos tambi√©n presenta soluciones para terceros pa√≠ses con escalas semejantes a la argentina¬Ľ.

‚ÄúDeber√≠amos tener presente estos avances al dise√Īar pol√≠ticas econ√≥micas y diplom√°ticas -que involucran la necesidad de conectarnos con los mercados- y sociales, respecto de la necesidad de generar trabajo de calidad‚ÄĚ, dijo.

En este sentido, se√Īal√≥ que el pa√≠s no debe tener una estrategia unilateral sino aprovechar que est√° en una regi√≥n excedentaria en la producci√≥n de alimentos, que puede satisfacer mercados de alto poder adquisitivo en todo el mundo. Caracteriz√≥ a Sudam√©rica como un gran territorio que ‚Äúdebe ser percibido como una gran fuente de fotos√≠ntesis y de transformaci√≥n de energ√≠a solar en alimentos, para lo cual se requiere la energ√≠a y el suelo. Pero tambi√©n, conocimiento y gesti√≥n empresarial¬Ľ. ¬ęEse conjunto de elementos potenciados y trabajados nos dar√° una oportunidad hacia el futuro para producir granos y para transformarlos tambi√©n en prote√≠na animal‚ÄĚ, precis√≥.

Detall√≥ que en los √ļltimos 50 a√Īos, desde los a√Īos 60 hasta la actualidad, poblaci√≥n mundial pas√≥ de 3.000 a 7.200 millones de personas. Y la producci√≥n de alimentos por habitante pas√≥ de 640 a 740 kg/persona. Tambi√©n creci√≥ la producci√≥n per c√°pita. De ese aumento, un 70% fue productividad y solo un 30% corresponde a un aumento de superficie.

Vilella explic√≥ que ese crecimiento global de la producci√≥n de alimentos se dio en los llamados productos con mayor densidad nutricional, es decir los que tienen m√°s cantidad de vitaminas, prote√≠nas y minerales por cada calor√≠a que contienen, como hortalizas de hoja, frutas, c√≠tricos, carne, pescado, aceites vegetales, huevo y quesos. En cambio, cayeron los que aportan hidratos de carbono y calor√≠as (legumbres, cereales y hortalizas feculentas, entre otros). Es decir que se incrementaron los alimentos asociados a m√°s poder adquisitivo y mejores dietas. En n√ļmeros, se pas√≥ consumir 29 a m√°s de 51 kg de carnes y huevo per c√°pita a nivel global. Este crecimiento se dio sobre la base de cerdo y pollo, carnes que en buena medida se producen con alimentos a base de 2 kg de ma√≠z y 1 de soja. No obstante, el 40% de la poblaci√≥n global est√° afectada por desequilibrios nutricionales. De 700 a 800 millones de personas sufren desnutrici√≥n en √Āfrica Subsahariana, India, China y otros pa√≠ses, y el doble, unos 1.500 millones, tienen sobrepeso.

Alimentos: proveedores y consumidores

Los pa√≠ses con excedentes alimenticios son los Estados Unidos, Canad√°, Australia, Nueva Zelanda, los pa√≠ses originarios del Mercosur y Ucrania, en un contexto donde -sobre 7.284 millones de habitantes del mundo- 735 millones viven en los pa√≠ses con excedentes alimenticios: es decir que un 10% de la poblaci√≥n es ‚Äúla soluci√≥n‚ÄĚ para la alimentaci√≥n del 90%. ‚ÄúEs muy importante que tomemos real dimensi√≥n de la capacidad de negociaci√≥n en este contexto, que no es menor. La gran mayor√≠a de los pa√≠ses desarrollados son deficitarios en alimentos, son potenciales clientes del Mercosur‚ÄĚ, recalc√≥ Vilella.

Precis√≥ tambi√©n que el este de Asia crece un 3% anual en su producci√≥n de alimentos, pero la demanda la supera con un 3,6%. As√≠, el mayor crecimiento de la demanda har√° que hacia 2030 la autodeficiencia alimentaria de esta regi√≥n ser√° del 74%. En tanto, en Medio Oriente y Norte de √Āfrica la producci√≥n crece a menos de 2% anual y la demanda lo hace a m√°s del 4%. As√≠ en 2030 tendr√° una autosuficiencia de 83%. En 2030, en Asia, 900 millones de personas necesitar√°n importar todos los alimentos que consuman.

Vilella consider√≥ importante conocer de d√≥nde provienen los alimentos que se comen. ‚ÄúVa bajando la compra de ingredientes para cocinar y crece la comida comprada fuera del hogar, lista para consumir. Se proyecta que hacia 2040 el 65% de las comidas que consuma el mundo estar√°n elaboradas fuera de la casa. ¬ŅD√≥nde se va a elaborar esa comida?, ¬Ņen qu√© pa√≠ses?¬Ľ, se pregunt√≥. Y explic√≥ que una parte importante las exportaciones de carne vacuna de Australia y Nueva Zelandia a China son platos preparados con verduras, listos para el horno a microondas. ‚ÄúLlegar a esto requiere muchas inversiones y un clima de negocios adecuado. La Argentina deber√° debatir si exportar√° lo mismo que hace un siglo (carne enfriada y granos) o a esas materias primas se le aplicar√°n procesos que agreguen valor y generen trabajo en el pa√≠s‚ÄĚ, se√Īal√≥.

Mundo √°rabe

Por otra parte, Vilella explic√≥ que ‚Äúel mundo √°rabe interesa tambi√©n por cuestiones estrat√©gicas‚ÄĚ. Marruecos tiene el 75% de reservas mundiales de roca fosfatada, con la cual se fabrica uno de los tres nutrientes m√°s importantes e irremplazables para la agricultura, como es el f√≥sforo, que no existe en el pa√≠s y que se importa como materia prima para la producci√≥n de distintos fertilizantes fosfatados.

Por otra parte, Egipto -con 88 millones de habitantes- es el mayor importador de trigo del planeta; compra 10 millones de toneladas anuales, de las cuales la Argentina solo le provee un 3%. E importa 170.000 toneladas de carne vacuna por a√Īo, casi todo lo que exporta argentina, aunque no toda las ventas externas del pa√≠s van a ese destino.

En tanto, Arabia Saudita es el mayor importador mundial de pollos -800.000 toneladas anuales-, y su¬†principal proveedor es Brasil. Vilella dio otro dato: la empresa l√°ctea integrada m√°s grande del mundo est√° en Arabia Saudita. Tiene 100.000 vacas en orde√Īo, estabuladas con aire acondicionado, en el medio del desierto, a las que hay que darles de comer.

Finalmente, los Emiratos √Ārabes Unidos, L√≠bano, Kuwait y Qatar solo producen el 15% de los alimentos que consumen y tienen alto poder adquisitivo. Adem√°s, todos estos pa√≠ses -por su baja disponibilidad h√≠drica- est√°n desafectando el agua dulce para riego y varios de ellos, en los pr√≥ximos 3 a√Īos, no podr√°n regar m√°s, con lo cual demandar√°n m√°s alimentos importados.

Las importaciones de alimentos de la regi√≥n ascienden a u$s6.000 millones, de los cuales Argentina solo participa en un 5 a 6 %, muy poco respecto de su potencial. ‚ÄúHay mucho por hacer en este mercado si se toman algunas decisiones en la direcci√≥n correcta‚ÄĚ, enfatiz√≥ Vilella.

Más allá de China y de la soja, una estrategia que conduzca al éxito

La producci√≥n china de soja se estabiliz√≥ en 15 millones de toneladas desde 2003 y actualmente importa 75 millones anuales. Seg√ļn¬†Vilella, ‚Äúla leyenda cuenta que China importa solo productos sin valor agregado pero la realidad es otra. El crecimiento de la demanda de productos con valor agregado es muy superior a la de otros. De 2011 a 2013 aument√≥ 46% su importaci√≥n de carne bovina y actualmente es el principal importador de carne vacuna en forma directa, o a trav√©s de Hong Kong o Vietnam. Los alimentos no commodities importados por China, en ese mismo per√≠odo, aumentaron un 45%‚ÄĚ. En estas importaciones chinas, el hemisferio sur mantuvo su participaci√≥n en torno al 29%, pero la Argentina cay√≥ de un 2,1 a un 0,9 por ciento.

Como conclusi√≥n de este panorama, Vilella se√Īal√≥ que como la producci√≥n de prote√≠na animal depende de la soja y la oferta global est√° muy concentrada, quien domine el flujo de la soja, va a dominar, en buena medida, la alimentaci√≥n global. La producci√≥n mundial de 2015 ser√° de 315 millones de toneladas (m√°s del 10% del ciclo anterior). De ese total, 88% se produce en Am√©rica, que tiene el 14% de la poblaci√≥n global. Y el 81% los Estados Unidos, Brasil y la Argentina, que entre los tres, a su vez, generan el 80% de las exportaciones mundiales. ‚ÄúSi estos tres pa√≠ses se unieran para poner condiciones, es muy dif√≠cil que del otro lado (la demanda) no se sienten¬†a negociar‚ÄĚ, dijo.

‚ÄúDeber√≠amos tomar conciencia de esta situaci√≥n y utilizarla para sacar mejor provecho en todo tipo de negociaciones que el pa√≠s deba hacer. En este contexto, hay muchas condiciones para generar una situaci√≥n de √©xito. Pero este √©xito no es inexorable. Se requiere construirlo con una estrategia, con vocaci√≥n competidora, con mucho trabajo en equipo y con la interacci√≥n de las empresas, el sector p√ļblico y la academia (universidades)‚ÄĚ, finaliz√≥.

Archivado en: , , , , , , , , , , , , , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *