Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

11/05/2019

Legumbres: las especialidades, una alternativa a los commodities

Para Sergio Rafaelli, flamante presidente de la Cámara de las Legumbres (Clera) el país ha logrado el desarrollo de este mercado al andar, pero queda mucho aún por mejorar.
El mercado doméstico sólo consume una alta cantidad de lentejas. Los porotos, cuesta todavía sumarlos a la dieta.

La producción de legumbres en la Argentina cobra importancia en especial en el NOA, aunque también crece en otras regiones. Es una actividad generadora de mano de obra, y trae arraigado el saber de generaciones de productores que se dedican a estos cultivos de especialidad. Arvejas, lentejas, garbanzos y porotos, este último, en su variedad alubia (blanco) son las legumbres más representativas del país.

Argentina es líder a nivel área con unas 150 mil hectáreas de porotos alubia implantadas básicamente en Salta y Jujuy, en la franja que va por la Ruta 34 hasta Tartagal. Se exporta con múltiples destinos, entre ellos medio oriente, lejano oriente, el este europeo, Brasil, España, Italia, Portugal y Francia. De poroto negro se cultivan entre 140 y 200 mil hectareas, variando mucho el área en relación a lo que demanda Brasil, uno de los mercados más importantes del mundo como productores, y también como consumidores, por eso, en función de su cosecha demandan mas o menos de la Argentina.

Venezuela supo ser un gran mercado para estos porotos, aunque ahora está más planchado. Las lentejas son el único caso que se consumen las 30 mil hectáreas que se producen, al tiempo que las arvejas van ganando superficie en la provincia de Buenos Aires y Entre Ríos. Los garbanzos han crecido exponencialmente en los últimos años y ya se siembran entre 100 y 110 mil hectáreas, de las cuáles 60 mil se hacen en Córdoba, parte bajo riego, con excelentes resultados.

—¿Es mejor un mercado atomizado o concentrado?
—Es mejor tener mercados diversificados. En África, por ejemplo, exploramos Argelia que es la puerta de acceso a otros países de ese continente y mientras la demanda esté más atomizada es más previsible.

—¿Cómo se pactan las operaciones?
—No tenemos mercados de cobertura, ni precios pizarra. En poroto blanco, por ejemplo, el cultivo se cosecha en julio y ya tenemos parte de la cosecha pre-vendida pero con operaciones atomizadas. El mercado de especialidades no tiene cobertura como los commodities. Existen operadores que son brokers de mercado
interno y los que compran mercadería.

—¿Los acuerdos son de efectivo cumplimiento?
— A nivel internacional es un mercado que cierra parte de contratos con precio fijado para embarques a futuro. A veces suelen cambiar las condiciones y no nos benefician. Puede que el productor siembre porotos alubia a un precio, pero este puede caer a los tres meses cuando la mercadería esté por embacar. Un flete a Argelia cuesta u$s 45 a 50/ton y hay que sumarle otros gastos (puede llegar a 200 dolares). Este es el principal destino de Argentina, le vendemos el 30% de los porotos, pero no es fácil operar con condiciones cambiantes. Hay que tener la mayor seguridad posible y conocer bien las reglas.

—¿Cómo ve el mercado?
—En general el uso y costumbre es que son operaciones abiertas contra documentos. Es muy artesanal, tanto en la compra como en la venta. En Argentina se dio un fenómeno hace 60 años cuando se empezaron a producir porotos en Tucumán y Salta y fueron creciendo los productores. Había algunos chicos y ahora hay 20 o 30 operadores grandes integrados verticalmente tras compañías exportadores propias o asociadas. Manejan el 60% de lo que se produce. Luego hay muchos productores, no menos de 300 o más que son chicos. Las unidades productivas van tendiendo a una media de 500 hectáreas para arriba. Y lo que es determinante es la mano de obra que emplea. Entre 5 y 7 veces a una actividad extensiva tradicional.

JORNADA CLERA. El próximo 15 de mayo en el Sheraton de Salta se llevará a cabo la Jornada de actualización CLERA organizada por la Cámara de Legumbres. “Desde la entidad hacemos jornadas comerciales en el norte, donde confluyen los productores. Ahí podemos debatir temas comerciales con operadores, productores y todos los actores incorporados a la cadena”, dijo Rafaelli a PERFIL, al tiempo que agregó: “En los últimos años comenzamos a hacer el encuentro en Salta y logramos incluir una actualización técnica, comercial, y la visión del mercado de commodities, hasta cerrar con la disertación de un politólogo o economista que nos ayude a entender el futuro en la Argentina”.

Respecto de los temas sobre los que se profundizará este año, Rafaelli indicó que tratarán de ahondar en cuestiones técnicas como el proceso de la siembra y la cosecha, al tiempo que habrá un panel de manejo de malezas en el cultivo de poroto. “Le daremos especial importancia al espacio para las preguntas, que es el que permite un verdadero intercambio de conocimiento en encuentros técnicos como este”, insistió.

Por otra parte, reflotó la necesidad de leer bien los mercados. “Un operador importante dijo hace poco que en 10 años el país podría exportar 10 millones de toneladas de legumbres. Para mi es inviable. Argentina tiene que buscar los mercados que le sirven y crecer ahí. Hablamos de India, pero tenemos a Chile que importa 200 mil toneladas de arveja forrajera o partida y no le vendemos. Esas son las cosas en las que hay que trabajar. Y también es importante que el ministerio bonaerense informe sobre las posibilidades del cultivo de arvejas para que los productores cambien la cabeza”, cerró.

Archivado en: , , , , , , , , , , ,

 

 

Un pensamiento en “Legumbres: las especialidades, una alternativa a los commodities”

  1. En los supermercados las legumbres están muy caras por favor exportar menos y vender más a los supermercados y comercios a precios accesibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *