Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Máquinas y herramientas

22/10/2019

Ajustes para no fallar con la soja

Guillermo Marrón, Director del Instituto de Ingeniería Rural – INTA Castelar explica qué se debe tener en cuenta para sembrar en una campaña que presenta condiciones de menos humedad en el suelo.
Al aumentar la velocidad de avance, se debe incrementar la presión del tren de siembra sobre el suelo.

Alcanzar los potenciales de rendimiento en soja depende de factores que no se pueden controlar como los fenómenos climáticos y otros que dependen de las decisiones del productor o contratista. Entre éstos últimos está la correcta regulación de la sembradora y para ello, Super CAMPO conversó con Guillermo Marrón, Director del Instituto de Ingeniería Rural – INTA Castelar.

-Super CAMPO: ¿Cómo se debe preparar el productor antes de encarar la siembra?
– Guillermo Marrón: Como concepto general agronómico hay que pensar en términos de sembrar con buena humedad con el objetivo de que la raíz consiga la mayor profundidad posible y en un lote libre de malezas vivas para evitar la competencia. En una campaña de siembra como la que se presenta este año 2019, se debe cuidar cada milímetro de agua acumulada en el barbecho.

– SC: ¿Cuáles son los criterios generales que deben aplicarse para la siembra de soja?
– GM: Para resumir las regulaciones, se puede pensar en dividir la sembradora en tres partes. En la primera tirar todo el chasis sobre las cuchillas de modo que éstas hagan el trabajo necesario (en las que no bajan el chasis, darle la máxima carga y penetración que sea factible y compatible con un buen uso evitando roturas). La segunda parte es regular perfectamente el tren de siembra, de manera que el doble disco esté alineado perfectamente con la cuchilla, la profundidad, sea acorde para encontrar la humedad y asegurar el ajuste del sistema de apretado. También regular las ruedas tapadoras con el objetivo de no perder humedad. La tercera parte involucra a la dosificación y la regulación de la densidad de semillas. Si bien vienen coexistiendo los sistemas de chorrillo y monograno, éste último va ganando cada vez más adhesión porque trata mucho mejor la semilla, tiene menor rozamiento y, fundamentalmente,
porque ahorra cantidad de semilla y se logra una mayor calidad de siembra ya que el espaciamiento entre semillas es más uniforme. Un sistema neumático monograno es mucho más fácil de regular que un sistema mecánico de placas (en caso de tener sistema mecánico, extremar el cuidado para eliminar daño por enrasadores, elegir el espesor de placa adecuado y asegurar que gire muy lentamente).

– SC: ¿Qué aspectos se deben tener en cuenta en la regulación de la máquina para las condiciones climáticas que se esperan en esta campaña?
– GM: En lo que se refiere a la regulación de la sembradora, debido a que se espera una situación de poca humedad, mucha gente maneja el criterio que se debe remover lo menos posible la línea de siembra.  Ese concepto es parcialmente erróneo, dado que sin remoción es muy difícil lograr penetración del tren de siembra y precisamente cuando hay poca humedad es el momento donde la cuchilla debe trabajar más para que haga una buena labranza. Se debe trabajar buscando la máxima profundidad posible de la cuchilla. El objetivo es que luego que el abresurcos coloque la semilla en el fondo del surco y germine, la raíz vaya hacia abajo lo más rápido posible. Algunos piensan que hay pérdida de humedad cuando se trabaja con una cuchilla bien clavada y haciendo un buen trabajo de remoción, pero en realidad es una gran ventaja para el crecimiento de la raíz,
porque la humedad migra desde las paredes del surco del suelo no removido hacia éste y el surco actúa como una chimenea húmeda, posibilitando que la raíz penetre rápidamente y se encuentre fresca e hidratada.

– SC: ¿De qué manera influye el tapado sobre la calidad de siembra?
– GM: es clave tener en cuenta que las ruedas tapadoras de surco estén correctamente reguladas para evitar que se pierda la humedad por los costados superiores del surco. Este es un año para
considerar no utilizar las estrellas en las ruedas tapadoras y asegurar la máxima presión posible en los resortes del tapado. Otro elemento clave para un año como éste, es el sistema de pisado de
semilla. Al sembrar soja se debe entender que la semilla debe quedar
apretada en el fondo del surco y en este año habrá que esmerarse
fundamentalmente en lograr este objetivo. En un año donde escasearía la humedad, la semilla bien apretada en el fondo del surco genera el nacimiento con toda la potencia que necesita para poder emerger.

– SC: ¿Qué errores se suelen cometer en la regulación de la máquina?
– GM: Un error muy común que se comete en la siembra de soja es regular la sembradora para realizar un correcto planteo y a la profundidad adecuada y luego variar la velocidad de avance a la que se reguló sin volver a ajustar todo el sistema. Todo lo que gira penetrando en el suelo, como las cuchillas y doble discos, tienden a perder penetración a medida que se aumenta la velocidad de avance, y se regulan para que no eso no suceda ajustando la carga o presión sobre el tren de siembra. Si se aumenta la velocidad de avance, se le debe dar más carga a los cuerpos de siembra y a las cuchillas de corte para volver a lograr la penetración deseada. Es muy común que se trabaje a una velocidad de avance que no es compatible con la carga que tienen los cuerpos.

– SC: ¿Existen otras opciones para mantener la carga sobre los cuerpos?
– GM: Nuestro mercado de sembradoras y quienes venden accesorios, han innovado y tenemos soluciones disponibles para mantener la carga que posibilite la penetración adecuada dentro de rangos aceptables de velocidades de siembra antes consideradas elevadas (resortes especiales, sistemas de pulmones neumáticos y neumohidráulicos de accionamiento central o individual por cuerpos).

CUESTIÓN DE TIEMPO. De acuerdo con Roberto De Ruyver  director del Instituto de Clima y Agua del INTA–, “los modelos marcan una tendencia clara para la primavera de fase Neutra del ENSO, por lo que no deberíamos esperar en principio grandes anomalías”. En este sentido, subrayó que “la tendencia climática no se puede predecir aún, más allá de un trimestre”. En esta línea, indicó que “varios modelos coinciden en que, durante septiembre, octubre y noviembre, el noreste del país y el este de Buenos Aires podrían tener lluvias por encima de lo normal, mientras que para el centro del país –Córdoba, Santa Fe, oeste de Buenos Aires y este de La Pampa– la tendencia indica lluvias en el margen de lo normal”.

Con respecto a Cuyo y Patagonia, el especialista reconoció la probabilidad de ocurrencia de un leve déficit hídrico. “Estos valores reforzarían la condición normal de esas zonas, donde las lluvias tienen valores bajos de por sí”, indicó. En cuanto a las temperaturas, De Ruyver explicó que para el norte del país –Cuyo, NOA, NEA y Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos– se esperan valores por encima de lo normal, excepto la región Chaqueña norte –Formosa, Chaco y norte de Santiago del Estero– que estaría dentro de los valores normales. Para La Pampa, Buenos Aires y Patagonia norte, indicó que tienen probabilidades de presentar temperaturas normales para el trimestre, mientras que, para el sur de Santa Cruz y Tierra del Fuego, las anomalías serían negativas, con temperaturas más frías de lo normal.

Por Luis Machado para Super CAMPO.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *