Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Apicultura

16/04/2019

Apicultura: Exportar a cualquier costo

La exportación de miel adulterada está causando problemas en la actividad apícola de producción convencional. Quiénes exportan y en qué volúmenes.
CIFRAS. 30.000 tn/año es el aumento de la exportación de miel.

Los países que se centran principalmente en la producción y exportación de miel convencional están sucumbiendo ante el modelo de exportación de algunos países asiáticos. En la nota “Negocio Amargo” publicada el número anterior, se hizo un detalle minucioso sobre el negocio de la miel desde el punto de vista de la importación.

El aumento de la demanda mundial de miel ocasionó un incremento en las exportaciones globales del producto, que creció a una tasa promedio de alrededor de 30.000 tn/año; aunque el perfil de exportación difiere de unos países a otros. “Los países asiáticos exportan masiva cantidad de productos a bajo precio y dudosa calidad”, explica preocupado el profesor Norberto García, de la Universidad Nacional del Sur y miembro del PROAPI.

Un grupo de cinco países, constituido por China, India, Ucrania, Vietnam y Tailandia, experimentó un aumento promedio en sus exportaciones totales de 21.241 toneladas por año. “Esos aumentos de exportación de miel se produjeron sin un crecimiento paralelo del número de colmenas, y es imposible atribuir este cambio a mejoras en la productividad de los apiarios. El fantasma de adulteración es la explicación más probable de este aumento en los volúmenes de exportación”, continúa García. Países al estilo de Bélgica, Polonia, España, Italia, Portugal, Bulgaria y Rumania mostraron un aumento tanto de las exportaciones como de las importaciones durante los últimos años. Este importante incremento en sus capacidades de exportación se puede explicar por un aumento de las importaciones de miel de países como China y Ucrania. “Y, desde luego, el enmascaramiento del origen geográfico de la miel es un tipo de adulteración”, confirma García.

Paralelamente. los países exportadores de miel envasada, como Alemania, Estados Unidos, Francia y Australia, no mostraron un marcado aumento de sus exportaciones en los últimos años. Estos países “mostraron respeto para la trazabilidad del producto”, comenta García. Aunque cabe señalar que por ejemplo, EEUU, no cuenta aún con un método oficial que detecte los productos con los que se está adulterando la miel hoy. Por lo tanto, no sabe muy bien que compra ni que vende.

OTRAS POSICIONES.  Países como Nueva Zelanda y Brasil que están abocados a la exportación de mieles especiales, como la miel de Manuka y mieles orgánicas (barras verdes), lo que les permite un nicho de comercialización diferente. En un contexto de grandes dificultades para algunos países exportadores de miel, estos países mostraron interesantes incrementos en sus volúmenes de exportación a buenos precios, gracias a la clara diferenciación y estrategias creativas de marketing para sus mieles. Por último, los países que tradicionalmente exportan miel convencional (a granel, multiflora) como Argentina, México, Canadá, Hungría, Uruguay, Cuba y Chile. Estos mostraron tasas de crecimiento sólo moderadas o disminuyeron sus exportaciones durante los últimos años.

Queda claro que se está frente a un modelo en el que tanto vendedores como compradores pusieron su “granito de arena”. Promovido por muchos importadores y envasadores dado que redunda en ganancias a corto plazo y precios bajos para los consumidores. Pero según la mirada de varios especialistas en el negocio apícola, se trata de un modelo que no defiende la imagen de la miel como un producto natural, ni la sustentabilidad de la apicultura honesta. La situación pone en peligro la inocuidad y la seguridad alimentaria de muchos países y también la protección del medio ambiente.

MIEL CERTIFICADA. En términos apícolas, la denominación de orgánica, ecológica o biológica refiere a la miel obtenida a partir de un sistema de producción sustentable en el tiempo, mediante el manejo racional de los recursos naturales, sin la utilización de productos de síntesis química. Estas características pueden ser claramente identificadas por parte de los consumidores a través
de un sistema de certificación.

Algunos países en general y productores en particular trabajan arduamente para posicionar a la apicultura orgánica, como una importante estrategia de desarrollo sustentable. Países del Caribe y Latinoamérica, entre ellos Argentina, pueden tener en este sector un nicho productivo importante. La miel orgánica tiene por objeto diferenciar el producto certificado de aquellos obtenidos en forma convencional. Lo cual puede ser utilizado como una herramienta comercial para acceder a nuevos mercados, establecerse en mercados existentes, incrementar la venta de determinados productos o para lograr valor agregado.

PRECIOS. El mundo actual habla de calidad al momento de comprar muchas veces se prioriza el precio. Entonces, las mieles asiáticas -en gran parte chinas- que terminan su proceso en fábricas y están diluidas con jarabes, se terminan a precios mucho más bajos que los que logra el apicultor con el método tradicional de producción dentro de la colmena. Pero ese producto no tiene las propiedades de la miel y es lo mismo que usar azúcar. Las mieles argentinas, como las de casi toda Sudamérica, son verdaderas mieles. Van a los mercados de destino y ahí se hacen blends. Pero no con el objetivo de adulterar; sino que buscan mieles de distintos orígenes para lograr una mezcla apropiada al gusto del consumidor y de esa forma le ofrecen siempre el mismo producto. Además, se aseguran de que si falla la cosecha en un lugar, podrán reemplazarla por otra, para armar el blend. Pero, el producto que llega al consumidor siempre es miel, según el Código Alimentario.

Fuente: Por Mariel Tibau Martínez para Super CAMPO.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Un pensamiento en “Apicultura: Exportar a cualquier costo”

  1. Muy interesante, en el caso de la miel de manuka de Nueva Zelanda tienen un sistema de certificación llamado UMF con una institución que lo regula. Esto hace que sea más fácil para el consumidor identificar las mieles originales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *