Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

30/12/2018

Cómo piensan los líderes de las 4 cadenas para 2019

Se termina el 2018. Los especialistas realizan sus balances y analizan lo qué esperan para el año que comienza. La clave será dar pasos firmes, sin contraer deudas y buscar la competitividad.
DINERO. Una de las mayores preocupaciones del campo pasa por la falta de financiamiento.

Los ojos de la Argentina vuelven a posarse sobre el campo. Se espera una cosecha récord que supere los 140 millones de toneladas y que le de aire a la economía doméstica. El trigo parece haber cumplido con su parte, ya que la trilla parcial permite entrever que se alcanzarán sin problemas las 19 millones de toneladas proyectadas. Y mirando la variación del precio interanual posición cosecha al 14 de diciembre reflejó una apreciación de 13 puntos porcentuales frente a igual fecha del año anterior (u$s 208 vs u$s 161,3). Sin embargo, no son tan alentadoras las noticias para los otros precios internacionales de los commodities. Así, la soja pierde en diciembre de 2018 casi 9 puntos porcentuales frente al año anterior (u$s 263,5 posición mayo 2018 vs 263,5 mayo 2017) y el maíz posición abril 2019 casi -3% (u$s 150 al 14/12/2017 vs u$s146 al 14/12/2018).

MACRO. Para algunos analistas como Salvador Di Stéfano “El agro está complicado”. Con un dólar a $38,60 y una inflación fuerte en el segundo semestre que comió literalmente la devaluación de más del 100 por ciento que experimentó el dólar, el campo está complicado para ser competitivo. “Desde el mismo gobierno indican que el tipo de cambio favorable para nuestra economía debiera estar en el rango que mantenía entre 2003 y 2007”, analiza Di Stéfano y agrega: “Si tomamos el tipo de cambio multilateral que nos informa el BCRA a precios de diciembre de 2018, un tipo de cambio competitivo debería ubicarse entre $50 y $55. No es la idea polemizar respecto de los efectos nocivos o positivos de la devaluación, simplemente dejar en claro, que la devaluación que se realizó en el segundo trimestre se la comió la inflación. No confundir gordura con inflación. La soja hoy vale U$S 320 en Chicago con una retención del 31%, en el año 2011 valía U$S 480 con una retención del 35%, si el gobierno no advierte esto, estará en problemas”, explicó el analista de mercado.

TASAS. Una de las fuertes trabas en el segundo semestre para la actividad agropecuaria, sobre todo para la inversión en bienes de capital, han sido las fuerte subas de tasas de interés. Con la avanzada del gobierno de “domesticar” la inflación y el dólar con tasas altas, la medida tuvo como contrapartida un mercado planchado en la venta de equipos. Lo sufrieron las empresas fabricantes que vieron mermar dramáticamente sus ventas, con caídas de hasta el 50% como el caso de los tractores. Algunos intentaron mantenerse redireccionando negocios de exportación, pero la competitividad es compleja para los exportadores. Con costos en franco aumento, entre ellos por la gran suba de tarifas, no ha sido sencillo generar ganancias. Financieramente tampoco fue un gran año. En palabras de Di Stéfano “el índice merval cotizaba en u$s 1.800 en enero de 2018 y hoy cotiza en u$s 735, muy por debajo de los u$s 898 que cotizaba en diciembre de 2015. Los bonos argentinos sufrieron pérdidas tremendas, el Bonar 2024 y el DICA rinden el 15% anual en dólares. El dólar billete fue la mejor inversión del año ya que subió hasta la fecha el 105%. Hubo una destrucción de precios en el mercado”.

Las tasas de interés están en niveles estratosféricos, por un plazo fijo se llega a pagar el 50% anual, lo que es bueno para el ahorrista, pero destruye la actividad económica. De hecho, los analistas están lejos de entrever que el Central vaya a cambiar la política de bajar las tasas.“Dicen los americanos que, a grandes bajas, suceden entre 3 y 5 años de grandes ganancias, algo parecido sucedió en Argentina con la baja del año 2001, o las bajas del mercado en el año 2008, probablemente estemos en el centro de la crisis, y por allí el año 2019 que es preelectoral, con la llegada de las elecciones presidenciales, puede ser un gran momento para tener un mercado alcista de cara al segundo semestre del año 2019”, se anima a soñar Di Stéfano.

GANADERÍA. El informe de Zorraquín & Meneses a diciembre de 2018 indica que se mantiene el deterioro del negocio ganadero. Lo único que mantiene su valor es la categoría que falta: el novillo pesado de exportación que roza los 50 a 52 $/kg”. Sin embargo, advierten que esta categoría en noviembre de 2016 y 2017 valía casi 2 u$s/kilo y ahora no llega a 1,40 u$s/kilo. Por su parte, el novillo liviano fluctúa entre los 44 y los 48 $/ kilo. El ternero de 160 a 180 kilos/ cabeza que llegó a valer más de 50 $/kilo (con picos de 56 $/kilo) hoy está poco demandado y con precios inferiores. “La vaca gorda puede valer unos $20.000 por cabeza y la misma vaca preñada casi no consigue compradores por un valor menor. Los frigoríficos han reducido su margen de rentabilidad y lo trasladan a precio, las exportaciones se mantienen a buen ritmo y el consumo interno no cae, pero paga precios por debajo de lo que sube la inflación. La buena primavera en muchas zonas ganaderas ayuda a los productores a retener hacienda esperando un cambio de ciclo, que por ahora no asoma”.

También advierten que, si en el 2019 no se modifican las expectativas, es posible que la tímida liquidación de hembras en la faena siga en aumento y se pierda parte del impulso que genera este sector del agro. Como conclusión, vale considerar que el 2019 será un año electoral, en el que muchas miradas estarán puestas en los candidatos y el modelo de país que exhiba cada uno. Los analistas recomiendan a los productores cautela. Que miren bien los pasos a dar. En lo posible no tomar créditos innecesarios y en la medida de lo posible medir y anotar todo.

El trigo quiere crecer. Esperamos que el gobierno quite los derechos de exportación, baje la inflación y creo que vamos a tener una superficie sembrada muy parecida a la de este año si el precio sigue siendo interesante. La molinería, que es un jugador importante en la cadena, los derechos de exportación significan un costo muy importante. Además, les quitaron los reintegros, lo que significa devolver los impuestos internos para no exportar impuestos. Es decir que necesitamos que la demanda esté fuerte. Además, en la producción veremos cómo da la cuenta, pero si mejora la economía esperamos tener señales fuertes para sembrar mucho y que la exportación, tanto de harina y de granos pueda trabajar bien. (David Hughes – ArgenTrigo)

Más valor agregado. Las expectativas van acompañadas de lo que pase en esta campaña. Vamos a estar en un año electoral, con otras visiones y creo que tenemos que seguir trabajando y apostando en aumentar el agregado de valor. Nos encantaría poder avanzar, que aumente el corte de las naftas con etanol del 12% al 25%, que podrían consumir 4,5 millones de toneladas en lugar de 1,5 millón, así como inversiones entre 500 y 1.000 millones de dólares. Vamos a hacer todo lo posible para convencer a las autoridades de que es necesario aumentar el corte. Además, se celebran muchos acuerdos comerciales para la carne que van a traccionar el maíz y estamos muy conformes con eso. Tenemos mucho por delante. (Alberto Morelli – Maizar)

Fuerza en la venta y en la continuidad. Desde Abelardo Cuffia, la firma de agricultura de precisión, pensamos que el 2019 no comenzará hasta después del primer trimestre desde el lado económico, pero pensamos poner mucha fuerza en la continuidad del desarrollo y la venta. Somos muy optimistas, nuestra familia y la empresa son optimistas, los clientes siempre nos ven de ese modo y buscamos fortalecernos día a día. Se nota cuando una empresa respalda acompaña al productor. El mercado internacional de agricultura de precisión ha crecido muchísimo, Brasil tiene jugadores importantes. Lamentamos que, en años anteriores, por no haber tenido un número favorable para la exportación, hayamos perdido el desarrollo de mercados externos que veníamos trabajando. No es tan fácil que en solo dos años se abran las puertas y salir a vender. Estamos trabajando para recuperar algún destino y concretar alguna venta que nos ayude a paliar la situación interna. El punto es que el mercado interno mejore, que el gobierno brinde una tasa de interés más favorable con el objetivo de que vuelva a girar la rueda. (Edgardo Cuffia – Abelardo Cuffia).

Se necesitan créditos. Es necesario que aparezca el crédito, ya que con tasas que superan el 50% ninguna actividad es posible. Otra cuestión es que el mercado tenga una buena cosecha, pero lo fundamental es el crédito. La devaluación nos había colocado en una buena posición para la exportación, pero retomarlas no es de un día para el otro. La devaluación vino bien, pero la inflación la está alcanzando y volvemos a quedar descalzados. Si volvemos a tenemos un dólar competitivo podremos retomar las exportaciones el año que viene. (Raúl Crucianelli – CAFMA)

La industria se vino muy abajo. Estamos preocupados por la falta de línea de financiamiento. En nuestro caso, por vender sembradoras grandes, el 90% de las ventas se hacen a través de crédito y hoy, después de la devaluación y la disparada hacia arriba de las tasas, ninguna entidad está ofreciendo línea de mercado acorde para que podamos vender. Lo poco que hay en créditos disponibles son tasas es en dólares y el productor no quiere invertir. El contratista, que es el principal motor de las ventas, tampoco se larga a invertir en dólares. Esperamos que el gobierno haga algo, ante un año electoral, que pueda mover un poco la economía porque la industria se vino muy abajo. En la última parte del año estuvimos trabajando en el modelo Special 5 que vamos a lanzar a la venta en 2019, que ya habíamos presentado como prototipo. Estamos con mucho trabajo en la adecuación de la fábrica para producir este nuevo modelo. También estamos encarando la búsqueda de mercados en el exterior. (Ignacio Tanzi – TANZI)

El ánimo está mejorando. Para 2019, el trigo comenzó a generar nuevas expectativas en la gente, el ánimo está mejorando, en general el tema de la siembra pensando en la gruesa y creemos que mejorará mucho con respecto al año pasado. Con la oferta de producto estaremos por encima del año que estamos cerrando. Creemos que la marca seguirá creciendo, el tipo de cambio alto nos posiciona a las empresas nacionales de mejor forma con respecto a las importadas y aparecen signos positivos para el comercio exterior. Hoy tenemos dos personas enfocadas en este segmento y, con el mercado exterior. Estamos en la etapa del presupuesto, con un crecimiento del 25%, que es lo que pensamos que se va a recomponer si el crédito aparece. Apuntamos los cañones en la campaña que empieza. Pla, bajo el paraguas de John Deere también está desarrollando su presencia en nuevas zonas. Estamos haciendo una prueba piloto con concesionarios para que luego de Expoagro se sumen a la red actual. (José Luis Morena – PLA).

PIE FIRME. Las recomendaciones pasan por asociarse, usar capital propio y analizar bien los costos de producción.

Archivado en: , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *