Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Actualidad

26/03/2014

La UE abre las puertas a la miel argentina

El Parlamento europeo aprobó una modificación clave en la directiva de la miel, que fomentará nuevamente la venta de este producto hacia el Viejo Continente.

Carla Campos Bilbao, secretaria de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Nación,adelantó ayer que la Unión Europea (UE) avanza hacia la modificación de una normativa agrosanitaria que imponía trabas a la exportación de miel desde la Argentina y otros países de la región.

“Los eurodiputados de la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo han respaldado el acuerdo alcanzado con el Comité de Representantes Permanentes del Consejo de la UE, por el cual se eximirá a los productores de miel de la obligación de incluir el polen y su respectiva descripción como un ingrediente en el etiquetado de la miel”, explicó la funcionaria.

Campos Bilbao subrayó que “la modificación de la directiva clarifica que el polen es un componente natural de la miel, y así se evita el etiquetado, debido a que no es posible que se sobrepase del umbral del 0,9% de contenido de OGM”.

La nueva reglamentación abre las esperanzas de los productores nacionales para reactivar la comercialización de miel hacia las naciones del Viejo Continente, las principales importadoras de miel en el mundo.

El Parlamento europeo determinó desestimar el polen como un agregado de la miel y pasar a considerarlo un componente de la misma, con lo que los exportadores podrán evitar el etiquetado de los barriles con la advertencia de contenido con Organismos Genéticamente Modificados (OGM). Las normas de la UE establecen que los productos que contengan como máximo el 0,9% de ingredientes genéticamente modificados deben notificarlo en sus envases.

En rigor, esta disposición actuaba como una barrera comercial para la miel argentina, ya que en el mercado se desestimaba la importación de esos productos o se aceptaba escasamente y a valores irrisorios.

La reglamentación había significado un duro golpe para la apicultura argentina, ya que el 86% de la producción nacional de miel se concentra en la región centro, zona donde se ubica la mayor parte de los cultivos cerealeros que contienen los OGM.

Los cambios en la directiva de la miel evitan una enorme carga económica para las PyMEs y apicultores familiares no sólo de la Argentina y Latinoamérica sino también de la propia Unión Europea. También reafirma las condiciones para asegurar un adecuado desarrollo de la producción de miel, respetando los estándares del Codex Alimentarius en referencia a la definición de la miel y garantizando los flujos tradicionales de comercio.

El cambio de dirección del Parlamento europeo se logró luego de distintas gestiones llevadas a cabo tanto por el Estado argentino como por sus pares de la región que son productores de miel.

Nuestro país participó de una estrategia conjunta con terceros países, con acciones como la remisión a la UE de notas conjuntas firmadas por los gobiernos de la Argentina, México y Uruguay en noviembre del año pasado y, luego, en enero de 2014.

También se avanzó en gestiones con los principales líderes de la Alianza de Socialistas y Demócratas del Parlamento europeo, a los efectos de asegurar la mayoría necesaria para la aprobación de la modificación de la directiva de miel.

En tal sentido, se logró el apoyo por parte de los europarlamentarios españoles, proclives en primera instancia a abstenerse en la votación, a favor del texto consensuado.

La modificación de la Directiva de la Miel 2010/2011 se aprobó en el marco de una cerrada votación, que se definió por 28 opiniones afirmativas contra 25 en contra y dos abstenciones.

Ahora, la letra de la normativa modificada tendrá plena vigencia cuando, en el marco de la sesión plenaria del Parlamento europeo -del 14 al 17 de abril- se realice la votación para la aprobación definitiva de la directiva.

26 de marzo de 2014

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario