Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Agricultura

26/10/2019

El buen manejo reduce la brecha de rendimientos

Seg煤n la RAVIT, las decisiones que toma el productor son clave para lograr los m谩ximos rendimientos. La fecha de siembra y el manejo explican el 85% del rinde.
DIFERENCIAS. En el norte de C贸rdoba se observ贸 mucha variabilidad en ma铆z, con lotes que rindieron 6.500 kig y 14.500 kg/ha.

La Red Agropecuaria de Vigilancia Tecnol贸gica (RAVIT) viene realizando an谩lisis de 120 variables agron贸micas y en el aporte de 78 productores en 3,12 millones de hect谩reas del norte de C贸rdoba y el sur de Buenos Aires. En el segundo a帽o de trabajo en el norte de C贸rdoba, la superficie en an谩lisis pas贸 de 1,5 a 2 millones de hect谩reas y los productores de 40 a 50. Hace pocos d铆as, los actores involucrados con esta iniciativa se reunieron en la Universidad Cat贸lica de C贸rdoba para compartir las conclusiones de la campa帽a 2018/19. Emilio Satorre, profesor titular de la FAUBA y socio de Cultivar Conocimiento, fue en el encargado de procesar y presentar la informaci贸n que arroj贸 el ciclo tras el seguimiento de 78 parcelas de soja y 77 de ma铆z.

Seg煤n lo relevado, el manejo de los productores sigue explicando el mayor porcentaje de las brechas de rendimiento. Satorre detall贸 que en ma铆z, en la 煤ltima campa帽a se observ贸 una gran variabilidad con lotes que apenas alcanzaron los 6.500 kilos y otros que lograron 15.000 kilos por hect谩rea. Solo el 14% de la variabilidad de rinde responde a las lluvias. El resto depende del manejo agron贸mico de cada productor y sobre todo de la elecci贸n de la fecha de siembra.

En el norte de C贸rdoba domina el ma铆z tard铆o, con siembras que arrancan a partir del 25 de noviembre en adelante. 鈥淟a p茅rdida de rendimientos por cada d铆a de retraso a esa fecha alcanz贸 en promedio casi 70 kilos. Una diferencia de siembra de 15 d铆as provoc贸 casi una tonelada de diferencial de rinde鈥, clarific贸 Satorre. La estructura de cultivo, el arreglo espacial, la densidad y la uniformidad de siembra fueron tambi茅n factores determinantes. Pero la fertilizaci贸n parece haber cumplido un rol fundamental. 鈥淟a fertilizaci贸n nitrogenada gener贸 una respuesta, pero relativamente peque帽a por ser un a帽o h煤medo. Sin embargo, la fertilizaci贸n fosfatada marc贸 una tendencia a mejorar las condiciones fisiol贸gicas de las plantas, sobre todo alrededor de las etapas reproductivas. Esto contribuy贸 a la mayor fijaci贸n de granos y de mejor calidad鈥, explic贸.

La protecci贸n de cultivos tambi茅n fue otro factor de peso. Por un lado, la elecci贸n del genotipo correcto con eventos que permitieron una mayor cobertura. Pero sobre todo, el monitoreo y control de plagas, con la oruga cogollera y la isoca de la espiga como actores relevantes. 鈥淪e observ贸 que cerca del 54% de los lotes tuvieron problemas con estas plagas. Y no todas fueron controladas, con lo cual se observaron p茅rdidas de rendimiento en aquellos lotes que tuvieron malos manejos鈥, afirm贸 el especialista.

En consonancia con el 煤ltimo informe publicado casi en paralelo por la REM, el Yuyo Colorado sigue siendo la maleza n煤mero uno. Le sigue luego el Sorgo de Alepo, que seg煤n los datos difundidos creci贸 en dos millones de hect谩reas desde la 煤ltima medici贸n. 鈥淟o que estamos haciendo es convivir con el Sorgo de Alepo, bajando su capacidad de reproducci贸n a trav茅s de herbicidas para que no afecte el rendimiento del cultivo. Pero ese manejo que parece interesante termina siendo luego problem谩tico porque se refleja en escapes鈥, confirm贸 Luis Lanfranconi, del INTA R铆o Primero.

鈥淥tra maleza complicada con los escapes es Eleusine, porque tiene m谩s de tres flujos de nacimiento en el a帽o y el productor quiere solucionar el problema con una sola aplicaci贸n. Entonces se llega tarde y con la maleza grande. Y eso es garant铆a de que no va a ser controlada鈥, se帽al贸. Lanfranconi revel贸 que lo peor que puede hacer el productor en ese tipo de situaciones es aumentar la dosis de herbicidas, ya que esto luego genera los casos de resistencias.

Archivado en: , , , , , , , , , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *