Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

05/07/2019

El Estado se queda con el 56,9% de la renta agr铆cola

El 脥ndice FADA, respecto a la medici贸n de junio 2019, revel贸 que el 56,9% de la renta es retenida por los distintos niveles estatales. Variaci贸n de precios y tipo de cambio.
El 铆ndice FADA nacional es de 56,9%, C贸rdoba registra un 55,8%, Buenos Aires 58,8%, Santa Fe 56,1%, La Pampa 57,4%, y San Luis 54,1%.

La Fundaci贸n Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina聽presenta su 脥ndice FADA, para la medici贸n de junio 2019, que revel贸 que el 56,9% de la renta es retenida por los distintos niveles estatales. Dicho de otro modo, de cada $100, $56,9 son para los gobiernos, ya sea municipal, provincial o nacional. Mientras que el promedio ponderado de cultivos a nivel nacional es de 56,9%, la participaci贸n del Estado en soja es del 65,3%, en ma铆z 46,4%, en trigo 50,1% y en girasol 70,1%.

David Miazzo, economista jefe de FADA explic贸: 鈥淟as diferencias entre cada cultivo son por los impuestos, como el caso de soja que tiene 18% m谩s de derechos de exportaci贸n que el resto, y por la renta que genera cada cultivo, a menor rentabilidad mayor participaci贸n relativa de los impuestos鈥.

Los impuestos que conforman ese 56,9% son de diversa 铆ndole: 38,7% son coparticipables entre el Estado nacional y el provincial, 55,7% son nacionales no coparticipables, 4,8% son provinciales y 0,9% son municipales.

La alta participaci贸n de los impuestos nacionales no coparticipables est谩 dada por los derechos de exportaci贸n, que explican el 53% de todos los impuestos que recaen sobre una hect谩rea agr铆cola.

Por su lado, los impuestos nacionales coparticipables son el impuesto a las ganancias y el IVA. Estos impuestos son distribuidos entre las provincias, la ciudad de Buenos Aires y el Estado Nacional de acuerdo a lo que establece la coparticipaci贸n. Por ejemplo, el impuesto a las ganancias luego de detracciones para la AFIP, ANSES, el fondo compensador de desequilibrios provinciales y el fondo de Aportes del Tesoro de la Naci贸n (ATN), queda un 94% del impuesto original, un 36% va al Estado nacional y un 58% a las provincias y CABA.

Los impuestos provinciales son mayormente el impuesto inmobiliario rural y el impuesto a los ingresos brutos. Por 煤ltimo, de los impuestos municipales, el componente central son las tasas viales. A nivel municipios y provincias hay diferencias entre las provincias, que se explican m谩s abajo.

Seg煤n Miazzo, 芦la cuesti贸n impositiva, sobre la que trata este informe, es central para pensar la competitividad del pa铆s, y sobre todo de las pymes.聽Por ejemplo, es clave en relaci贸n al reciente acuerdo Mercosur-UE, el cual ampl铆a los mercados de Argentina, y sobre todo da acceso preferencial a un mercado de alto poder adquisitivo.聽Pero, para poder aprovechar las oportunidades que este acuerdo genera, tenemos que enfrentar los desaf铆os internos.聽El principal, es聽la competitividad, para poder competir con otras pymes y productores europeos y poder venderles en su propio territorio. Y los聽impuestos son parte central de la competitividad,聽el desaf铆o es lograr bajarlos para poder exportar m谩s, producir m谩s y sobre todo, generar m谩s empleo.聽En las cadenas agroalimentarias se debe poner a煤n m谩s el 茅nfasis, porque el campo est谩 muy subsidiado en Europa.鈥

PRECIOS.聽En el caso del ma铆z y el trigo, los precios mejoraron respecto a marzo, mientras que para la soja y el girasol ocurri贸 lo contrario. El precio del ma铆z aument贸 un 23,9% y el del trigo un 13,3%. Esta mejora impuls贸 la baja del 铆ndice. En soja el precio baj贸 un 1,3% y en el girasol un 5,7%.

Si la comparaci贸n se realiza contra junio de 2018, se notan ca铆das relevantes de precios. Sin embargo, sucede en parte por el efecto de los derechos de exportaci贸n, introducidos en septiembre de 2018, que hace bajar el precio FAS y el disponible.

COSTOS.聽Los costos no han tenido variaciones significativas respecto a los de marzo de este a帽o, por lo que los costos en pesos se han depreciado levemente. La estabilidad es principalmente fruto de la estacionalidad de la producci贸n agr铆cola, donde los principales cambios se presentan en septiembre y marzo. Con respecto a junio 2018 la suba de costos s铆 ha sido relevante.

Se analizan los costos involucrados en una hect谩rea de ma铆z, para tomar como ejemplo. En el c谩lculo del 铆ndice se toma desde el valor FOB al resultado despu茅s de todos los impuestos. Por ello, se consideran los costos de exportaci贸n (fobbing), comercializaci贸n, transporte, seguros, administraci贸n y producci贸n.

Al analizar los costos resaltan dos puntos. El primero, los gastos de fobbing representan entre el 13% y el 16% de todos los costos involucrados en una hect谩rea de ma铆z. Resulta llamativo que estos gastos representen lo mismo que cuestan los fertilizantes, tanto en ma铆z como en soja.

El segundo punto, son los fletes, donde se puede ver c贸mo se va incrementando el costo a medida que uno se aleja de los puertos. En el caso del ma铆z, el flete representa el 21% de los costos en Buenos Aires, en C贸rdoba el 24%, en San Luis el 24% y en La Pampa el 26%. En Santa Fe, como el grueso de la producci贸n se encuentra relativamente cerca de los puertos, representa el 14%. As铆, entre fobbing y flete, suman entre el 34% y el 42% de los costos de una hect谩rea de ma铆z, sin considerar el costo de la tierra.

TIPO DE CAMBIO.聽Nicolle Pisani Claro, economista de FADA, explic贸: 鈥淓l 铆ndice analiza la estructura de costos en pesos y en d贸lares y encontramos que un 57% de los costos de una hect谩rea de soja est谩n estrictamente dolarizados mientras que el restante 43% est谩n pesificados. Esta relaci贸n en diciembre era 62%-38%, pero al caer el tipo de cambio real, hace que los componentes pesificados tengan mayor peso relativo鈥.

En el caso del ma铆z, como los fertilizantes y semillas tienen m谩s peso que en el caso de la soja, los costos dolarizados ascienden al 61% de la estructura, mientras que los pesificados alcanzan el 39%. Si se considera la renta de la tierra, el peso de los costos dolarizados asciende al 68%.

Pisani aclar贸: 鈥淓l componente en pesos tambi茅n suele tener una alta relaci贸n con el d贸lar por dos motivos: la r谩pida transmisi贸n de la devaluaci贸n a los precios y porque dentro de los costos pesificados est谩, por ejemplo, el flete cuyos costos dependen en gran medida del precio del combustible y 茅ste est谩 ligado al precio del petr贸leo y del d贸lar. Adem谩s de que el valor de los camiones y maquinaria tambi茅n guarda correlaci贸n con el tipo de cambio鈥.

脥ndices Provinciales: Buenos Aires, C贸rdoba, Santa Fe, San Luis y La Pampa.聽Mientras el 铆ndice FADA nacional es de 56,9%, C贸rdoba registra un 55,8%, Buenos Aires 58,8%, Santa Fe 56,1%, La Pampa 57,4%, y San Luis 54,1%.

En estos resultados, se conjugan los rindes, los impuestos provinciales y locales, los fletes y la participaci贸n de cada grano en el 谩rea cultivada de cada provincia. As铆, por ejemplo, el bajo n煤mero de San Luis se explica, en parte, por la mayor proporci贸n de ma铆z con respecto a soja en su 谩rea cultivada.

Los impuestos var铆an provincia a provincia. En todas las provincias analizadas se paga impuesto inmobiliario rural. Buenos Aires, La Pampa y San Luis pagan Ingresos Brutos. La al铆cuota es del 1% en los casos de Buenos Aires y San Luis, y 0,5% en La Pampa. En C贸rdoba y Santa Fe la actividad est谩 exenta. Buenos Aires y Santa Fe tienen tasas municipales, mientras que La Pampa tiene las gu铆as cerealeras. C贸rdoba y San Luis no tienen imposiciones a nivel local. San Luis y La Pampa tienen impuestos al estilo de aduanas internas.

Fuente: Fundaci贸n FADA

Archivado en: , , , , , , , , , , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *