Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

04/05/2015

China: asociarse para ganar

La tan debatida, apoyada y cuestionada relación de la Argentina con el gigante asiático fue el tema que abordaron especialistas en asuntos internacionales durante el simposio organizado por Fauba.
Jorge Castro, durante su disertación. FOTO: Prensa Fauba - Luis Pozzi.

‚ÄúChina no vendr√° a dominarnos. China propuso tratados de libre comercio a Brasil y la Argentina. Ambos pa√≠ses se hicieron los distra√≠dos. Pero no debatir eso, cada vez nos saldr√° m√°s caro. La falta de adaptaci√≥n se paga con oportunidades perdidas o con pobreza‚ÄĚ. La cita es de Guillermo Santa Cruz, quien coordin√≥ el panel sobre este pa√≠s en el¬†simposio¬†Mercosur y China m√°s Pa√≠ses √Ārabes en 2030, Estrategias en los Negocios para un Mundo en Desarrollo, organizado por el Programa de Agronegocios y Alimentos (PAA) y la C√°tedra de Agronegocios de la Facultad de Agronom√≠a de la Universidad de Buenos Aires (Fauba) los d√≠as 13 y 14 de abril.

Su frase tiene la contundencia y la fuerza de alguien que sabe de qu√© habla. Porque el hombre es licenciado en Econom√≠a recibido en la Escuela de Negocios Internacionales de la Universidad BCLU de Beijing, la capital china, donde vivi√≥ 8 a√Īos. Adem√°s de estudiar econom√≠a y el idioma, trabaj√≥ en la embajada argentina all√≠ como asistente t√©cnico en temas agr√≠colas. Y en el √°mbito local, lo hizo como consultor externo del Ministerio de Agricultura de la Naci√≥n en proyectos de desarrollo econ√≥mico y comercial.

Los acuerdos con China, un acierto

El analista internacional Jorge Castro hizo un paneo por la realidad econ√≥mica mundial de las √ļltimas d√©cadas y la influencia geopol√≠tica de las relaciones econ√≥micas internacionales en el mundo actual. Explic√≥ que los servicios crecen m√°s r√°pido que la industria (12% y 8,3%, respectivamente, en 2014) y que los ingresos per c√°pita de la poblaci√≥n rural se expandieron m√°s r√°pido que los de la urbana (12,3% y 10%, respectivamente, en 2014).

Respecto de China, cit√≥ que ese pa√≠s tiene actualmente 450 millones de consumidores online;¬†que su fuerza de trabajo se redujo en 3,7 millones de trabajadores en la √ļltima d√©cada; que en 2030 tendr√° 50 milllones menos de trabajadores pero con mayor productividad; y que los salarios reales aumentaron 20% anual en los √ļltimos 3 a√Īos.

En tanto, sobre la tantas veces mencionada ‚Äúdesaceleraci√≥n de la econom√≠a china‚ÄĚ -la mayor del mundo con u$s17.900 millones de PBI-, sostuvo que ‚Äúno disminuye su influencia mundial como pa√≠s, sino que la aumenta‚ÄĚ. Tambi√©n se√Īal√≥ que en el mundo se ha modificado la composici√≥n del empleo, ya que en 2014, por primera vez desde 1978, los servicios son los primeros en generar puestos de trabajo.

Sobre la importancia que China tiene en la econom√≠a mundial, Castro dijo que ese pa√≠s tiene necesidades de inversiones por u$s8 billones, seg√ļn el Banco Mundial. Y cit√≥ la constituci√≥n del Banco Asi√°tico de Inversiones en Infraestructura, con aportes de capital del propio pa√≠s y de Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido. ‚ÄúSu objetivo -explic√≥- es convertir al Reino Unido en el centro de inversi√≥n china en Europa, incorporando el ahorro dom√©stico chino (unos u$s5 billones o 3 billones de euros) al sistema financiero internacional¬Ľ.

Seg√ļn cit√≥ Castro, para el Reino Unido China triplicar√° su PBI en los pr√≥ximos 15 a√Īos, pasando de los u$s10 billones actuales a u$s30 billones en 2030. Mientras que, en ese mismo a√Īo, su ahorro dom√©stico pasar√° de u$s5 a u$s12 billones.

‚ÄúLa clave de la relaci√≥n argentina con China tiene que ver con la producci√≥n agroalimentaria, una de las¬† mejores del mundo‚ÄĚ, enfatiz√≥ Castro. Y record√≥ que ‚Äú300 millones de campesinos pasar√°n del campo a las ciudades hacia 2030. Y aumentar√° la demanda de alimentos 2 veces por encima de la tasa de crecimiento de su poblaci√≥n, protagonizando la mayor transici√≥n dietaria de la historia‚ÄĚ.

El especialista agreg√≥ un dato clave y revelador: ‚ÄúChina ha abandonado el autoabastecimiento de alimentos y ha puesto su seguridad alimentaria en manos de 3 pa√≠ses: Brasil, los Estados Unidos y Argentina‚ÄĚ. En tal sentido, se√Īal√≥ que seg√ļn datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su sigla en ingl√©s) las importaciones chinas de soja llegar√≠an a 120 millones de toneladas en 2022/23, crecimiento que se dar√° por el aumento vertiginoso del consumo de carne aviar, porcina y vacuna.

Castro no duda en que ‚Äúun tratado de libre comercio entre Brasil, Argentina y China se dar√° en los pr√≥ximos 5 a√Īos, a ra√≠z de las inversiones del pa√≠s asi√°tico dirigidas a la industria y a la infraestructura de ambos pa√≠ses‚ÄĚ.

Y concluy√≥: ‚ÄúPara el siglo XXI es crucial la relaci√≥n con China. Los acuerdos son el mayor acierto de la pol√≠tica exterior argentina de los √ļltimos a√Īos‚ÄĚ.

Armonizar la oferta agroalimentaria

Especialista en comercio agr√≠cola internacional, consultor y destacado durante muchos a√Īos como agregado agr√≠cola argentino ante la Uni√≥n Europea, Gustavo Id√≠goras¬†explic√≥ a su turno c√≥mo deber√≠an hacer la Argentina y el Mercosur para venderle a China, tarea que deber√≠a partir de una armonizaci√≥n de su oferta.

Lo hizo apelando a un trabajo del Grupo de Productores del Sur, una entidad privada que re√ļne a productores agropecuarios y empresas alimenticias del llamado Mercosur hist√≥rico (la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay), que sostiene que la √ļnica manera de dar respuesta a los desaf√≠os alimentarios mundiales es con un esquema de integraci√≥n real y eficiente, es decir, logrando una econom√≠a de escala que sea una plataforma exportadora, mirando hacia adentro de la regi√≥n y armonizando realmente la oferta externa entre los cuatro pa√≠ses. ‚ÄúPara eso, debemos lograr primero la libre circulaci√≥n de productos agroalimentarios en la regi√≥n‚ÄĚ, advirti√≥.

Se trata de un objetivo buscado, pero por ahora no encontrado, pese a los infructuosos esfuerzos que se hicieron durante a√Īos. Explic√≥ Id√≠goras que funcionarios y dirigentes del ‚ÄúMercosur Agroalimentario‚ÄĚ se reunieron m√°s de 5.000 veces, pero nunca avanzaron en materia de pol√≠ticas agr√≠colas. ‚ÄúSolo en materia sanitaria se avanz√≥ en lo gen√©tico y en un pasaporte com√ļn para equinos‚ÄĚ, cit√≥. En temas fitosanitarios, menos de un 1% del comercio del Mercosur se encuentra armonizado, al tiempo que existen varios acuerdos que no se cumplen. Y tambi√©n se desactivaron los grupos de trabajo en bioenerg√≠a. Para Id√≠goras, el principal problema es que se logran acuerdos que no se incorporan a las legislaciones nacionales, porque no son vinculantes.

‚ÄúHay un Mercosur Agroalimentario, pese a esto, muy activo en el CAS (Consejo Agropecuario del Sur, ente regional que re√ļne a los ministros de agricultura del Mercosur hist√≥rico m√°s Chile y Bolivia). China est√° en la agenda desde hace 4 a√Īos. Pero tambi√©n pasa algo parecido. En el CAS, los ministros se re√ļnen 3 veces por a√Īo, intercambian informaci√≥n, pero solo existen recomendaciones¬ę, se√Īal√≥.

Peor est√° en este tipo de encuentros el Mercosur, que hace 10 a√Īos que no tiene reuniones de ministros del √°rea agroalimentaria. ‚ÄúHay un Mercosur institucional inactivo, con estructuras que no funcionan, con pocos resultados que no se cumplen. Hace 10 a√Īos, que tampoco est√° en la agenda que el grupo sea una plataforma exportadora com√ļn‚ÄĚ, explic√≥. Sostuvo¬†que si el bloque regional no armoniza sus normas, no se podr√° lograr una plataforma exportadora. ‚ÄúHay que eliminar controles fronterizos, armonizar requisitos y laboratorios regionales, reconocer sistemas nacionales del registro y mutuamente las habilitaciones, facilitar los tr√°mites v√≠a electr√≥nica y terminar con los papeles. Y tambi√©n crear un centro regional com√ļn de evaluaci√≥n de riesgos, que valide y reduzca de 8 a 2 a√Īos los tr√°mites de apertura de mercados para nuestros productos hacia el exterior‚ÄĚ, enumer√≥ Id√≠goras como deberes pendientes.

¬ŅQu√© actitud tomar√°n los pa√≠ses miembros en estos temas? Para el especialista, Uruguay es un aliado natural y tiene una estrategia exportadora, al igual que Brasil, donde en su Ministerio de Agricultura domina el concepto de agronegocios. Paraguay tiene y sigue buscando mayor inserci√≥n internacional, y la Argentina est√° expectante. Nada se sabe de la actitud de Venezuela al respecto, el m√°s joven y menos agroalimentario de los miembros del bloque.

Mercosur: una región apetitosa para el mundo

Finalmente fue el momento de F√©lix Pe√Īa, especialista en Comercio Exterior y director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundaci√≥n ICBC, perteneciente al banco hom√≥nimo de capitales chinos. √Čl recalc√≥ que el Mercosur es una de las regiones ‚Äúapetitosas‚ÄĚ del planeta, raz√≥n por la cual es importante tener una estrategia clara de inserci√≥n comercial internaciona, que defienda los intereses regionales y nacionales. Dijo que ‚Äúel mundo ser√° por mucho tiempo G0, donde cada uno ir√° por la suyas, habr√° ganadores y perdedores, y hayPe√Īa, que integrarse a √©l con activos‚ÄĚ.

‚ÄúEl mundo se ha vuelto altamente complejo. Hay que asumir la complejidad. Hay que hacer un gran esfuerzo de concertaci√≥n entre sector p√ļblico, privado y acad√©mico. Si eres apetitoso y no te preparas para competir, vos hiciste tu elecci√≥n. No es que vino gente mala y te domin√≥‚ÄĚ, advirti√≥ Pe√Īa, explicando que el pa√≠s deber√≠a elegir correctamente y prepararse de igual modo para lo que se viene en materia agroalimentaria, como proveedor del mercado mundial.

En este sentido, precis√≥ que la Argentina debe proveer alimentos inteligentes, con tecnolog√≠a. ‚ÄúEso da por tierra con el enfrentamiento entre campo e industria, porque hay mucho de conocimiento, talento y tecnolog√≠a en la producci√≥n de alimentos que se viene, entre otros motivos, por la creciente explosi√≥n demogr√°fica de Asia y √Āfrica por el aumento poblacional de las clases medias urbanas¬Ľ, se√Īal√≥.

El experto sostuvo¬†que el mundo que viene ser√° multiplex, es decir que tendr√°n importancia todas las regiones del planeta. Esto es as√≠ debido a la hiperconexi√≥n cultural, virtual y f√≠sica del mundo actual. ‚ÄúEstamos ante las nuevas grandes ‘rutas de la seda’, por el desarrollo de la infraestructura f√≠sica orientada a los pa√≠ses de Asia y √Āfrica, tanto en transporte terrestre como a√©reo‚ÄĚ, explic√≥. Pero al respecto, Pe√Īa sostuvo que existe una falsa idea sobre la importancia del Pac√≠fico para llegar a Asia, ya que en algunos casos es m√°s corta la navegaci√≥n por los oc√©anos Atl√°ntico e √ćndico para llegar a ciertos pa√≠ses. ‚ÄúHay que estar mentalmente cerca de Asia‚ÄĚ, opin√≥.

Para Pe√Īa, en este contexto, un pa√≠s como la Argentina tiene que plantear una estrategia de inversi√≥n dirigida a todas las regiones. ‚ÄúEsto requiere mucha capacidad de organizaci√≥n, de diagn√≥stico y de articulaci√≥n con otros‚ÄĚ, afirm√≥.

Respecto del Mercosur, sostuvo que el bloque sufre una metamorfosis para que funcione distinto y mejor. Y que no debe haber un dogma pol√≠tico sobre c√≥mo deben trabajar juntos los pa√≠ses que lo integran. ‚ÄúNada debe atarnos ni tenemos que atarnos a una idea preestablecida. En vez de un tratado de libre comercio, habr√≠a que hablar de un acuerdo de cooperaci√≥n y armonizaci√≥n‚ÄĚ, opin√≥.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *