Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

29/12/2018

Comercialización: pensar en el campo y en los precios

El especialista Pablo Adreani analiza qué precios internacionales se esperan para las cosechas argentinas de trigo, maíz y soja de la campaña 2018/19.
El precio internacional de la soja estará condicionado por la continuidad o no de la tirantez comercial entre Estados Unidos y China.

La campaña de granos finos entra en etapa de definiciones y la de soja y maíz ya tiene las cartas jugadas, por eso es necesario conocer qué escenarios tendrán los granos cosechados a la hora de venderlos. La Secretaría de Gobierno de Agroindustria estima proyecta 40 millones de toneladas. Se prevén 54,2 millones de toneladas de soja, así como 49,68 millones de toneladas de maíz y 20,14 millones de toneladas de trigo. Para conocer el panorama de precios que se espera para estos cultivos, Super CAMPO consultó al asesor privado Pablo Adreani.

TRIGO. La exportación ya tiene compradas 7 millones de toneladas ladas, es lo mismo que decir que los productores vendieron 7 millones de toneladas, de una cosecha de 20 millones, con un saldo exportable de 14 millones, es decir que la exportación ya tiene cubierto el 50% del saldo exportable. El fracaso del trigo en Rusia, España y parte en Estados Unidos, está provocando una demanda muy fuerte a nivel mundial. A cosecha, la exportación comprará todo el trigo que pueda.

Hoy no se ve la baja del mercado que se especulaba en cosecha. El mercado se ubicará en 190 dólares y con poco potencial de baja. Si bien no baja el trigo en cosecha, se observa una firmeza del mercado a partir de marzo y abril, es decir que cuando el productor deje de vender todo el trigo en cosecha, se sentará arriba. La combinación de una posible recuperación del consumo en la Argentina y de la actividad económica en febrero y marzo, da una oportunidad de que el mayor consumo y actividad económica pueda generar una mayor demanda de los trigos y sus derivados.

Por su parte, Brasil, de acuerdo con lo que se puede analizar entrelíneas, mantendrá el arancel externo común que corresponde a la protección que tiene el bloque del Mercosur al comercio intrabloque, que beneficia a la Argentina. Habrá que ver qué pasa con Brasil y la asunción de Bolsonaro, ya que hay incertidumbre sobre el plan económico y sus relaciones internacionales.

MAÍZ. Se ve que el maíz disponible ya bajó lo necesario, es muy fuerte la caída y la caída del maíz disponible a la sobreoferta del maíz que existe por la gran cosecha de los maíces tardíos o de segunda. El hecho de que tengamos más del 60% de los maíces tardíos o de segunda ha cambiado el patrón de comercialización en Argentina. Es decir que la baja de precios que se daba entre abril y mayo se da entre junio y agosto.

El maíz tardío ahora entra a competir con el maíz estadounidense y para competir debe enfrentar un descuento mayor y es lo que pasa con el maíz disponible. Al cambiar el patrón de ingresos de fisicos, también cambian los precios y hace que el maíz nuevo cotice a 141 dólares, es decir 11 dólares por encima del maíz disponible. Históricamente bajaban los precios a cosecha. La cola de cosecha de maíz viejo, en octubre a diciembre está presionando el disponible a la baja pero esto no sucede con el maíz nuevo, lo cual es indicador de una demanda firme y de una actitud de los exportadores de asegurarse precio y volumen de la cosecha nueva. Se espera un mercado firme con menosdemanda de maíz en el segundo trimestre de 2019.

SOJA. La situación es mucho más complicada de analizar. Tiene en este momento varios fantasmas bajistas. El primero es que el productor vendió solamente 2 millones de toneladas de soja nueva en forma anticipada, de una cosecha que la podríamos ubicar en 60 millones, es decir que no se vendió ni el 3%. De una cosecha de 60 millones, podemos pensar que en los primeros 45 días de cosecha habrá oferta para vender el 40% (unas 24 millones de toneladas) que deberían presionar al mercado a la baja. Es decir que la soja nueva a244 dólares es un excelente precio en un escenario ante un escenario de una soja en cosecha por debajo de 230 dólares, siempre y cuando el clima juegue a favor de las 60 millones de toneladas.

Si tenemos un curso de sequía como en la campaña pasada, se revierte esta tendencia bajista. Otro factor de baja y pensando en el segundo semestre de 2019, es el terrible aumento de las existencias finales de la soja en los Estados Unidos. Hace dos años tenían 2 millones de toneladas de stock, el año pasado fue de 12 millones y este año pasa a 26 millones, algo que no tiene antecedentes en los últimos 20 años. El exceso de stock de soja en los Estados Unidos presionará a los precios a la baja y provocará una fuerte caída en la superficie de siembra de soja 2019/20 y vemos que esto afectará al mercado desde el tercer trimestre de 2019 en adelante. Todo esto puede resultar cambiante si los gobiernos norteamericano y chino destraban el ingreso de soja de Estados Unidos a China. El único factor alcista sería que los presidentes de ambos países se pongan de acuerdo y generen un flujo mayor de soja.

PRESIÓN TRIBUTARIA DE LA RENTA. El Instituto IERAL de la Fundación Mediterránea analizó la presión tributaria legal que soportará la renta agrícola en el ciclo 2018/2019, bajo un determinado set de precios relativos para las variables relevantes (granos, insumos, tipo de cambio, etcétera). Las unidades productivas denominadas “testigo o de referencia” se localizan en Zona Núcleo (Leones) y Zona Norte (Jesús María) de Córdoba y desarrollan planteos productivos y empresariales teóricos, ajustados al potencial aproximado de cada zona. Se supone producción en campo propio, tecnología y asignación de tierras entre cultivos (trigo, maíz, soja) y que la forma jurídica que lleva adelante la actividad es una sociedad comercial. Los principales puntos del informe son:

-Bajo un escenario macroeconómico que supone leve apreciación del tipo de cambio, los principales impuestos nacionales y provinciales que recaen en forma directa o indirecta sobre la actividad y/o su principal factor de producción representarán el 55,8% del margen neto antes de impuestos del productor propietario (situación hipotética sin impuestos) del “Establecimiento Leones” en el ciclo 2018/19. Los Derechos de Exportación serán la principal carga (53,7% del total de impuestos); le seguirán el Impuesto a las Ganancias (33,9%) y, en tercer lugar, el Impuesto Inmobiliario Rural (6,2% del total).

-En el caso del “Establecimiento Jesús María”, la carga de los impuestos será del 57,5% del margen neto. Aquí los Derechos de exportación se posicionan como la principal carga (58,9% del total de impuestos); le siguen el Impuesto a las Ganancias (30,7%) y, en tercer lugar, el Impuesto Inmobiliario Rural (3,3% del total).

-Un deterioro de los precios internacionales (respecto de los niveles proyectados), un cambio adverso en la estructura tributaria (por ejemplo, suba de alícuotas de DEX) o una mayor apreciación del tipo de cambio, reducirían los precios relativos domésticos de los granos en los meses de post cosecha 2019, afectando márgenes netos e incrementando la presión tributaria legal sobre la actividad.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *