Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Agricultura familiar

30/11/2018

Acceso y gestión del agua en la agricultura familiar

Culminaron las Primeras Jornadas Patagónicas de acceso al agua para la agricultura. Datos y claves para entender por qué el financiamiento en este recurso es una inversión con fuerte retorno social.
DATO. Entre 2016 y 2018, con los proyectos especiales de ProHUERTA unas 11.665 familias mejoraron su acceso integral al agua.

“Tomar agua nos da vida, y tomar conciencia nos dará agua”.Esta frase rebotó en el auditorio del IPAF Región Patagonia del INTA, donde se desarrollaron las Primeras Jornadas de Acceso y Gestión del Agua en la Agricultura Familiar.

El Instituto de Investigación y Desarrollo para la Agricultura Familiar de la Región Patagonia (IPAF-INTA) recibió entre el 27 y 28 de noviembre a técnicos, productores agropecuarios, comunidades mapuche y criollas, extensionistas, investigadores y estudiantes que a lo largo de dos jornadas expusieron más de 65 experiencias vinculadas con el agua.

Mediante la elaboración y ejecución de un proyecto especial de ProHUERTA se realizaron obras comunitarias de captación, conducción y almacenamiento. Las obras se diseñaron de manera compartida entre todos: “lo que hicimos fue llevar a cabo una gestión intercultural de cuidado del agua y asegurar el acceso a las 120 familias que integran nuestra comunidad”, aseguran Edith Campos y Vidal Catalán que viven en el Paraje Lonco Luan, Departamento de Ñorquin, en la región centro norte de la provincia de Neuquén.

Es un territorio atravesado por arroyos y vertientes, cuyo principal curso de agua es el río Aluminé. Pertenecen a la Comunidad Mapuche Catalán. “El agua no era segura, se tomaba directamente de las fuentes sin la instalación de estructuras protectoras ni tratamiento. Ahora que ya todos acceden al agua, buscan financiamiento para la potabilización”, aseguraron ambos.

Otro testimonio fue el de Belisario Castillo que vive en Colipilli, cerca de Chos Malal y El Huecú y pertenece a la Comunidad Mapuche Huayquillán. Comparte en las jornadas la experiencia que lleva adelante para captar vertientes y proveer de agua a las 150 familias que integran su comunidad. Lo hicieron con financiamiento de proyectos del ProHUERTA y del Ministerio de Producción de Neuquén (a través del programa PISEAR). “Logramos agua segura para el 90% de nuestra gente pero, además, con la complementación de estos dos financiamientos construimos un galpón de esquila, corrales, cierres perimetrales para el ganado”. En su comunidad tienen 400 vacas, 1.000 ovejas, 6.000 cabras, invernáculos, huertas a campo e incluso una FM, Peuman Hueche, donde participan los jóvenes.

Con estas historias, conocemos la importancia de acceder a este recurso, su gestión integral, la calidad y saneamiento y los conflictos que se generan a su alrededor, fueron los ejes principales planteados.  En la organización del encuentro, que se llevó a cabo en Plottier, trabajaron junto al INTA, el Programa ProHuerta (INTA-Ministerio de Desarrollo Social), el Ministerio de Producción e Industria de Neuquén, Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de la Nación, la Universidad Nacional del Comahue (UNCo) y el Instituto de Tierras, Agua y Medio Ambiente (ITAMA), con el apoyo del Consejo Federal de Inversiones (CFI).

En la apertura, el Ministro de Producción de Neuquén, Facundo López Raggi anunció que su provincia tomó endeudamiento por 4 millones de dólares de organismos multilaterales, que serán destinados íntegramente a pequeños productores: “el 60% estarán dirigidos a resolver problemáticas de agua de los pequeños productores neuquinos”.

CIFRAS. América Latina y el Caribe cuentan con el 30% de los recursos hídricos dulces del mundo. En este sentido, Argentina es un país privilegiado en su dotación de recursos hídricos, pero registra fuertes asimetrías: el Censo 2010 indicó que un 22% de los 44 millones de habitantes no dispone de agua de red y unas 450.000 familias –sobre todo mujeres y niños- dedican hasta 6 horas diarias para buscar y/o acarrear el agua.

Los datos son aportados por el ProHUERTA, en una conferencia dictada por, Andrés Nakab, integrante del equipo de la Coordinación de Transferencia y Extensión. Este programa, con 28 años de trayectoria amplió en sus últimas carteras de proyectos su nivel de intervención y orientó parte de su financiamiento para que las comunidades rurales puedan acceder al uso integral del agua.

En 2016 se invirtieron 14,5 millones de pesos para 52 proyectos de acceso a este recurso. En 2017 se apoyó a 164 proyectos con un aporte de 60 millones de pesos y en 2018 ya se llevan ejecutados hasta el mes de octubre 137 proyectos de acceso al agua, por un monto que asciende a 105 millones de pesos. En la Patagonia, en los últimos tres años se invirtieron 20 millones 640 mil pesos en 32 proyectos de agua que fueron ejecutados por agencias y experimentales para 856 mil personas.

Algunos indicadores sirven para medir el impacto concreto que sobre la vida de las familias: entre 2016 y 2018, con los proyectos especiales de ProHUERTA unas 11.665 familias mejoraron su acceso integral al agua. Lo que indican estos números es que a partir de estos proyectos mejora y aumenta la producción de las familias en beneficio de toda la comunidad. Por eso el presupuesto destinado al financiamiento del agua no constituye un gasto del Estado, sino una inversión con fuerte retorno social.

Fuente: INTA CIPAF

Archivado en: , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *