Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Actualidad

10/12/2013

Delegación china visitó el país

Representantes oficiales llegaron a la Argentina para verificar los controles que se realizan en la venta de aceites a su país.
Una delegación china estuvo en el país a fines de 2013 (archivo).

La República Popular de China es uno de los principales destinos de los aceites de soja, girasol y maíz nacionales. Es por ello que una delegación de la Administración General de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena (Aqsiq) de ese país asiático llegó a la Argentina con el objetivo de verificar la técnica de pasivación de estos productos, así como también los controles que realiza el Senasa para certificar las exportaciones hacia su destino.

Los chinos recorrieron una planta industrial oleaginosa y un puerto de embarque en la jurisdicción del Centro Regional Santa Fe del Senasa. Desde allí se exportaron 38,5 millones de toneladas de aceites en 2012.

La estadía de la delegación asiática se extendió entre el 2 y el 5 de diciembre. Visitaron también el complejo de laboratorios de la Bolsa de Comercio de Rosario, una empresa de higienización de tanques y las oficinas de Senasa en puerto.

En tanto, durante las reuniones que se realizaron en la sede central del organismo, los representantes de China aseguraron que la Argentina es su principal socio en materia de agricultura, y que esperan que nuestro país continúe desarrollando productos de calidad con posibilidades de ingresar a ese mercado asiático.

También destacaron que se llevan una muy buena impresión de los productos nacionales y del trabajo que lleva a cabo el Senasa en la certificación de la calidad e inocuidad de los mismos.

Las exportaciones son sometidas a un control oficial y a otro en empresas privadas habilitadas y registradas en el Senasa. En ellos se verifican los aspectos relacionados con el orden fitosanitario y de calidad. El organismo emite los certificados correspondientes, que responden a los requisitos que solicita el país importador, en este caso, China.

En cuanto a la técnica de pasivación, consiste en la limpieza previa de los tanques. Ésta se realiza con agua a presión o vapor de agua, un tratamiento con ácidos fuertes  -como el cítrico o el nítrico- y su posterior lavado con agua líquida o vapor. Las cañerías, válvulas, bombas y demás equipamiento en contacto con alimentos es también lavado y enjuagado hasta lograr los niveles requeridos en aptitud alimentaria.

Por su parte, la delegación china llegó a un acuerdo con sus pares argentinos para avanzar en la estandarización del proceso de pasivación de aceites que llevan adelante las empresas nacionales. También se acordó trabajar en la elaboración de un estándar de proceso, que dé mayor seguridad a la calidad del producto desde el punto de vista del consumo.

Este encuentro es uno más dentro de los destinados al fortalecimiento de las relaciones comerciales entre ambos países. Así, el flujo de exportación de productos argentinos, reconocidos por su calidad e inocuidad, seguirá en aumento, afirmaron los chinos.

La Argentina es el principal abastecedor mundial de aceite de soja, con una participación del 50% en el total del comercio planetario, y de aceite de maní. Es también el segundo vendedor mundial de aceite de girasol.

Archivado en: , , , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario