Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Actualidad

07/11/2013

“Es una medida de parche”

Un informe privado asegura que la medida del Banco Central que impone un tope para el financiamiento nacional a cerealeras sólo busca atenuar la fuga de reservas.

El tope de 0,3% de la capacidad prestable de cada banco que fijó el Banco Central para destinar a la prefinanciación de exportaciones de grandes cerealeras es “una medida parche” que busca atenuar el drenaje de reservas internacionales, según un informe de Managment&FIT.

“Mientras la economía entra en una etapa crítica de definiciones, el Gobierno sólo atina a ‘inflar’ temporariamente un stock de reservas menguante”, objetó.

El informe indicó que, en lo que va de 2013, la pérdida de reservas internacionales ya alcanzó los u$s10 mil millones.

La consultora recordó que el Gobierno recientemente cerró litigios en el Ciadi que permitieron destrabar créditos del Banco Mundial para el período 2014-16, pero planteó que “los fondos que se obtendrán con el endeudamiento (u$s1.000 millones por año) apenas atenuarán el drenaje de reservas internacionales”. En ese contexto, evaluó que “la intención de obligar a las cerealeras y grandes exportadores a financiarse en dólares en el exterior y liquidar las divisas dentro del país sería otro parche similar”.

El informe consideró también que la medida “agregaría divisas al stock del BCRA pero nada hace sobre la tendencia subyacente”.

Por eso, sostuvo que “mejor haría el Gobierno en analizar las fuerzas detrás de esta fenomenal pérdida de divisas”. “Los flujos negativos generados por los déficits manufacturero, energético y de turismo amenazan el delicado equilibrio macro y, si nuestras proyecciones se muestran relativamente certeras, el problema será que una buena cosecha no alcanzará para evitar sofocones”.

La opinión de los exportadores

La Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA) reclamó ayer que la medida que impone tope a los bancos para prefinanciar operaciones de exportación se tome en un “contexto de reflexión más amplio”.

Así se pronunció el presidente de la entidad, Enrique Mantilla, mediante un comunicado de prensa, en el cual expresó la preocupación del sector, aunque aclaró que al momento “es de alcance reducido en cuanto al número de empresas”.

“El amesetamiento de las exportaciones que se verifica en el ciclo 2011-2014 es una señal del dilema de exportar al nivel al que se aspira a vivir o se vivirá al nivel de lo que se exporta”, sostuvo el representante empresario.

Mantilla recordó que “en el área financiera, el Ministerio de Economía redujo los plazos para financiar importación, restándole competitividad”.

“La medida del Banco Central crea la incertidumbre si no será sólo una primera etapa que será profundizada, afectando a otras empresas”, dijo el empresario, al tiempo que añadió que “el mensaje es negativo en cuanto a la construcción de una preferencia especial para la localización de inversiones exportadoras”.

A su vez, consideró que “la reciente medida de prohibir el trasbordo por puertos de Uruguay, afectando los contratos de exportación en curso y la construcción de corredores logísticos seguros, es otra muestra de las dificultades a la estrategia nacional exportadora“.

Mantilla lamentó que “no se tengan en cuenta las recomendaciones de la Comisión Económica para América Latina, que en su informe de 2013 habla sobre la importancia de realizar reformas estructuradas fortaleciendo la inversión exportadora“.

Previsiones para las futuras campañas

Según las estimaciones de Managment&FIT, la cosecha agrícola del ciclo 2013/2014 “finalizaría apenas por debajo de las 107 millones de toneladas, 1,2 millones más que la campaña 2012/13”. Sin embargo, advirtió que el aporte en divisas del sector “se reduciría por la caída de las cotizaciones internacionales”.

Al respecto, proyectó que para la campaña 2012/13, los productos de exportación más relevantes (soja -y derivados-, maíz, trigo y girasol -aceite-) “aportarían casi u$s32.700 millones, 11% más que la cosecha anterior, compensándose los menores precios con un mayor volumen”.

“No obstante, lo inverso ocurriría el año próximo, con lo cual las divisas generadas en la campaña 2013/14 caerían a 30.400 millones (-7%).Ello se debe, principalmente, a las perspectivas de buena cosecha en países con peso en el mercado global (Estados Unidos, Brasil, países de la ex URSS), que provocarían un incremento de la oferta superior al de la demanda”, explicó.

FUENTE: DyN

Archivado en: , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario