Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Econom铆a y mercados

08/03/2019

Mujer de hierro y del campo

En el D铆a Internacional de la Mujer compartimos la historia de Carolina Galli que, con 27 a帽os, es responsable de producci贸n de la f谩brica que CLAAS tiene en Ameghino.
Carolina Galli es responsable de producci贸n de la f谩brica que CLAAS tiene en Florentino Ameghino, Buenos Aires.

Con apenas 27 a帽os, Carolina Galli es la responsable de producci贸n de la f谩brica que CLAAS tiene en Florentino Ameghino. Su historia dentro de la empresa y su vida entre fierros.

CLAAS se encuentra a la vanguardia no solamente en materia de tecnolog铆a y equipos de 煤ltima generaci贸n. La innovaci贸n alcanza tambi茅n a otras 谩reas. Es conocida su fuerte apuesta a la formaci贸n de recursos humanos y a la incorporaci贸n de nuevos profesionales. Tal es as铆 que una joven de apenas 27 a帽os se encuentra a cargo de la producci贸n de la planta que la empresa tiene en la localidad bonaerense de Florentino Ameghino. Se trata de Carolina Galli, ingeniera industrial. Una de las tantas mujeres que pisan fuerte en la planta metal煤rgica, un lugar tradicionalmente asociado al mundo masculino.

鈥淣o es muy com煤n, pero igualmente creo que de a poco se ve cada vez m谩s鈥, dice Carolina y asegura percibir una mayor apertura y generaci贸n de espacios para las mujeres. Ella asume su rol con total naturalidad. Ingres贸 a la empresa tres a帽os atr谩s, de manera inesperada y casi fortuita, despu茅s de que apenas graduada en la Universidad Nacional de La Plata fuera a recorrer la tradicional feria Rural de Palermo. 鈥淰oy todos los a帽os. Pero esta vez cuando visit茅 el stand de CLAAS me ofrecieron conocer la f谩brica de Ameghino. Fui de curiosa y al final del recorrido me hicieron una propuesta formal de trabajo. Al mes y medio ya estaba trabajando鈥, recuerda.

La decisi贸n igualmente no fue f谩cil y ella lo califica como un 鈥渟alto de fe鈥. Es que Carolina tuvo que dejar familia y amigos en La Plata para instalarse en una peque帽a localidad de poco m谩s de 6 mil habitantes en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, donde adem谩s no conoc铆a a nadie. 鈥淔ue un cambio grande porque pas茅 de una ciudad a un pueblo. No era la opci贸n m谩s f谩cil o lo m谩s com煤n, pero todo tiene sus ventajas. Lo que m谩s me gust贸 es que era algo distinto y que implicaba un verdadero desaf铆o. Y por suerte todo sali贸 bien鈥, agrega.

Al principio ocupaba un puesto similar al actual, pero con menos responsabilidades. Su entusiasmo y ganas de aprender cada vez m谩s la fueron impulsando a tomar mayor confianza y a crecer en tareas dentro de la planta. Actualmente es supervisora de todas las acciones y lineamientos para obtener el producto final de las tres l铆neas de ensamble que hay en la f谩brica: trailers, desparramadores y los cabezales girasoleros, un producto puramente argentino que se exporta y equipa a las cosechadoras CLAAS en todo el mundo.

El crecimiento de Carolina se dio a la par de la evoluci贸n de la planta de Ameghino, que en los 煤ltimos a帽os sufri贸 un desarrollo exponencial: 鈥淟a f谩brica se ampli贸 y el equipo tambi茅n. Tenemos pr谩cticamente un 50% m谩s de personal que cuando yo empec茅 a trabajar鈥. Como ejemplo de ese progreso se帽ala la producci贸n de las famosas plataformas girasoleras: 鈥淗asta el 2015 en diez a帽os se hab铆an producido 1000 equipos. Pero en estos 煤ltimos tres a帽os estamos llegando a las 2000 unidades. Para nosotros representa un n煤mero muy importante porque significa que estamos haciendo las cosas bien鈥.

Carolina se muestra incansable. 鈥淪oy medio fan谩tica y me encanta quedarme en la planta. Siempre mi cabeza est谩 pensando qu茅 cosas se pueden mejorar para hacer m谩s eficiente el funcionamiento. Mi idea es seguir avanzando en ese camino y tambi茅n seguir aprendiendo鈥, cuenta la joven ingeniera, para quien su experiencia en CLAAS ha sido sumamente enriquecedora.

En ese sentido, resalta la oportunidad que ofrece la empresa alemana de capacitarse en el exterior con pasant铆as o viajes y estad铆as a otras plantas que la compa帽铆a tiene repartidas por todo el mundo. 鈥淪on posibilidades muy fruct铆feras, porque se puede observar c贸mo trabajan en otros pa铆ses y aprender de eso鈥, sentencia.

Carolina tambi茅n subraya un aspecto fundamental que se da en Ameghino para que se genere ese gran clima de trabajo y aprendizaje: de los 98 trabajadores que componen la planta, 72 est谩n abocados a f谩brica y el 85% tiene menos de 30 a帽os. 鈥淓stamos todos en la misma sinton铆a. Y adem谩s es muy com煤n que la gente joven tenga ganas de formarse, cambiar y mejorar las cosas todo el tiempo. Al ser una f谩brica no tan grande y con buena interrelaci贸n entre las distintas 谩reas, ten茅s la posibilidad de ver c贸mo trabaja cada uno de los sectores, aprender c贸mo es el proceso de cada uno, y tambi茅n proponer qu茅 se puede perfeccionar鈥, explica.

Pero entre la juventud, lo que m谩s se destaca es ese grupo de j贸venes ingenieras y profesionales que ocupan cada vez m谩s cargos medios dentro de la empresa. 鈥淗ay un mont贸n de chicas trabajando en la f谩brica. Por suerte siempre nos dieron un gran espacio. Yo estoy en la parte de producci贸n, pero por ejemplo tengo compa帽eras que tambi茅n son responsables de la l铆nea de ensamble o del 谩rea de costos鈥, detalla.

La joven ingeniera resalta que desde el primer momento que empez贸 a trabajar en CLAAS siempre le brindaron la mayor confianza. 鈥Nunca pens茅 mi trabajo desde el punto de vista de mi g茅nero, y tampoco me lo hicieron sentir jam谩s. Es cierto que fuera del 谩mbito laboral, mucha gente todav铆a se sorprende del tipo de cargo y trabajo que tengo. Pero a m铆 me encanta lo que hago鈥, resume feliz Carolina, la ingeniera que tiene a su cargo la producci贸n de la planta de CLAAS en Ameghino.

Gentileza: CLAAS Argentina

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *