Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

28/04/2016

Decisiones inteligentes para el nuevo escenario

El manejo t茅cnico del cultivo frente a los cambios ambientales y econ贸micos es uno de los grandes temas de "A Todo Trigo", que se realizar谩 en Mar del Plata el 5 y 6 de mayo.
"A Todo Trigo 2015", con una fuerte convocatoria. (Archivo)

El clima de expectativa en torno al trigo obliga a repensar todas las estrategias, agron贸micas y comerciales. El 5 y 6 de mayo, en el congreso A Todo Trigo organizado por la Federaci贸n de Acopiadores en el Sheraton de Mar del Plata, Pablo Calvi帽o ser谩 moderador de un panel en el que Jorge Gonz谩lez Montaner y Gustavo Duarte abordar谩n los aspectos que hacen al manejo t茅cnico del cultivo en los nuevos escenarios ambientales y econ贸micos.

Calvi帽o llama a la cautela. De cara a la nueva campa帽a, el especialista recomienda a los productores no utilizar un insumo independientemente del resto del paquete tecnol贸gico: 鈥淧or ejemplo, no tiene sentido incrementar los niveles de fertilizaci贸n si no se est谩 sembrando en las fechas adecuadas鈥.

El asesor del sur de la provincia de Buenos Aires recuerda que los cultivos de invierno, al igual que el ma铆z, se denominan 鈥渃ultivos caros鈥 debido a que requieren altas erogaciones. 鈥淧or lo tanto, no podemos dar muchas ventajas qued谩ndonos cortos con el uso de tecnolog铆as pero tampoco entrar en gastos mayores a la retribuci贸n marginal que ofrecen鈥, razona.

Una de las formas de equilibrar las decisiones es recurrir a la agricultura por ambientes. Seg煤n Calvi帽o, se trata de usar la estrategia tecnol贸gica que obtiene la mayor renta en cada ambiente. 鈥淧rimero debemos poner en marcha la agricultura por ambientes y despu茅s pensar en la agricultura de precisi贸n. As铆 trabajan los productores de punta鈥, sostiene.

C贸mo tomar decisiones
Ojo con basarse en los precios relativos. Calvi帽o pone de ejemplo el valor de la urea. 鈥淓l precio en d贸lares de este fertilizante que aporta nitr贸geno ha ca铆do y especialmente cuando se lo expresa en kilos de trigo鈥, explica. Pero alerta: 鈥淓s muy importante que los productores no se dejen llevar por la relaci贸n de precio, porque la respuesta a la aplicaci贸n de nitr贸geno es biol贸gica. Es decir, no hay que pasarse de dosis, ya que hay un punto donde el ingreso marginal de la mayor producci贸n de trigo comienza a ser menor que el costo de la unidad de nitr贸geno aportada鈥.

驴Para qu茅 fertilizamos? Calvi帽o recuerda que la dosis 贸ptima de nitr贸geno no es la misma si se piensa en rendimiento o en calidad del grano. 鈥淓n la medida en que los mercados se ponen exigentes en calidad de trigo es muy importante lograr determinados contenidos de prote铆na en los granos鈥, explica. Y se帽ala que tradicionalmente las dosis de urea surgen de la ecuaci贸n entre el nitr贸geno necesario para los objetivos de rendimiento y calidad que se plantean en cada lote y la cantidad de nitr贸geno disponible en el suelo. Pero actualmente 鈥渄ebemos pensar en modelos din谩micos 鈥搒e帽ala-. Esto significa planificar la fertilizaci贸n con el modelo tradicional pero despu茅s hacer las correcciones necesarias en funci贸n de las lluvias y el crecimiento del cultivo durante su ciclo. Afortunadamente, la mayor铆a de los t茅cnicos argentinos ya han aprendido sobre estos seguimientos que ofrecen resultados muy positivos鈥.

El f贸sforo siempre es clave aunque sea otro de los insumos 鈥渃aros鈥. 鈥淓n las zonas con deficiencias de este nutriente los productores est谩n acostumbrados a realizar las correcciones necesarias 鈥揹ice Calvi帽o-, por lo tanto en general no limita la producci贸n鈥.

El seguimiento de las enfermedades se ha vuelto clave para alcanzar rendimientos en trigo. 鈥淓l cambio m谩s importante tiene que ver con el momento en el que se debe comenzar a realizar el seguimiento鈥, explica Calvi帽o. 鈥淗asta hace unos 15 a帽os era muy raro que los productores hicieran controles de enfermedades, y se cre铆a que el foco estaba desde hoja bandera en adelante y con eso se pod铆an lograr los rendimientos m谩ximos鈥, recuerda.

鈥淎ctualmente se sabe que con esos controles tard铆os en algunas situaciones se llega tarde. Y entre los productores de punta lo m谩s frecuente es que comiencen a hacer los tratamientos desde el fin del macollaje o desde que las plantas de trigo presentan dos nudos. Incluso en algunas regiones se terminan haciendo dos aplicaciones durante el ciclo del cultivo鈥, se帽ala, al tiempo que agrega: 鈥淣o hacer ese seguimiento desde las etapas tempranas significa que le estamos poniendo limite al rendimiento鈥. De esa manera, explica, se le pone tope a la expresi贸n del resto de los insumos, que al perder eficiencia tienen un encarecimiento relativo ya que no ofrecen los plus esperados por su utilizaci贸n.

Calvi帽o sostiene que las enfermedades f煤ngicas m谩s comunes que afectan al trigo son la roya de la hoja y las necrotr贸ficas, como septoria y mancha amarilla. 鈥淧ero en las dos 煤ltimas campa帽as el cuco de la pel铆cula es la roya negra鈥, indica y agrega que hoy se cuenta con nuevas familias de productos fitosanitarios que permiten controlar esas enfermedades. Lo importante es saber cu谩ndo usarlos y no dejar pasar los momentos oportunos.

El agua es bienvenida a la hora de analizar los rindes. Esta es otra de las grandes definiciones de manejo a las que Calvi帽o propone prestarle atenci贸n. 鈥淎 medida que nos vamos hacia el oeste el rendimiento del cultivo de trigo tiene una alt铆sima relaci贸n con el contenido de agua en el suelo al momento de la siembra 鈥揺xplica el asesor-. Por lo tanto, las condiciones que hoy est谩n perjudicando a la cosecha de soja son muy buenas para poner un piso de rendimiento a los cultivos de trigo en esas regiones. En el oeste de Buenos Aires o el sur de C贸rdoba, el 70% de los a帽os que se siembra sobre un suelo cargado de agua se pueden pronosticar rendimientos aceptables鈥.

Este es uno de los tantos temas que ser谩n abordados en el congreso A Todo Trigo, que ya calienta motores y se prepara para convertirse en un encuentro bisagra en la historia de este gran cultivo argentino.

M谩s informaci贸n de A Todo Trigo en www.atodotrigo.com.ar

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *