Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

31/03/2016

Malezas imponen cambios

Sensores para detectar malezas que informen con precisión cuánto agroquímico hay que aplicar a cada paso; diferentes líneas de aplicación y otras reformas posibles.
Pulverizadra PLA. FOTO: Expoagro.

Los yuyos recargados que ya ni al glifosato respetan siguen manteniendo en alerta a todo el mundo agrícola, obligando a los productores a manejar nuevas estrategias para cuidar a los cultivos y a los fabricantes de maquinaria agrícola -en este caso a los de pulverizadoras- a modificar los modelos.

Un trabajo de los ingenieros agr√≥nomos Mario Bragachini y Federico S√°nchez, del Inta Manfredi, sobre las tendencias en la fabricaci√≥n de fierros hacia 2025 remarca que, teniendo en cuenta que ‚Äúlas malezas resistentes al glifosato ser√°n el gran tema a resolver‚ÄĚ, las m√°quinas que aplican los agroqu√≠micos deber√°n abocarse a desarrollar sensores en el brazo de la m√°quina que se instalar√°n en ‚Äúruedas de apoyo‚ÄĚ colocadas cada 2 metros o menos que detectar√°n la aparici√≥n de yuyitos.

Las máquinas también tendrán doble línea de aplicación de Agroquímicos: una con dosis constante para malezas recién nacidas y otra para control de pre-emergencia.

Entre otras modificaciones, tambi√©n deber√°n contar con¬†un segundo tanque con un ‚Äúcaldo‚ÄĚ especial para controlar¬†los manchones de malezas m√°s grandes, que permita adem√°s¬†aplicar dosis m√°s altas.

El 85% de los agroquímicos en la Argentina se aplican con pulverizadoras autopropulsadas y de ello el 65% es realizado por prestadores de servicio (contratistas) con más de una máquina en la mayoría de los casos. El mercado de pulverizadoras en la Argentina en 2015 fue de 620 equipos autopropulsados y 210 de arrastre (tirados por un tractor); la inversión en dólares fue15% menor a 2014.

Nota aparecida en el Suplemento Especial Expoagro 2016, publicado junto al Diario PERFIL del domingo 13 de marzo. Para suscribirse al diario, haga click ac√°.

Archivado en: , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *