Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Huertas y jardines

17/10/2019

Autoproducción de semillas en primavera

De forma sencilla podemos producir en la huerta nuestra propia semilla para la próxima siembra. Consejos para sembrar en esta temporada y no perder continuidad en la producción.
Para la autoproducción de semillas es esencial eliminar las plantas que no estén sanas y sacar las plantas atípicas.

Teniendo nuestras propias semillas, para producirlas y rescatarlas, podremos tener más herramientas para decidir qué, cuándo, cómo y para quién producimos los alimentos. La autoproducción de semillas es una práctica sencilla y valiosa en términos culturales y económicos. No se trata de algo difícil o inaccesible, ni necesariamente las semillas obtenidas son de calidad inferior a las compradas.

Con ayuda del programa ProHuerta (Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación e INTA) tomamos distancia de la idea de semilla como insumo externo para pensarla como parte del circuito de producción familiar de manera similar a la producción de cultivos.  Aquí recomendamos algunas técnicas y consejos para la producción, cosecha y conservación de semillas en plena temporada primavera- verano.

Tipo de cultivo. En algunas especies las semillas se obtienen junto con la cosecha de los frutos, como en el caso de los zapallos, tomates, maíz, pimiento, berenjenas. En otros cultivos, se deben dejar algunas plantas para producir semillas, como es el caso de cebollas, puerros, zanahorias, repollo, rabanito, coliflor, acelga, lechuga. De acuerdo a cada tipología la cosecha se realiza de manera similar en cada uno de los cultivos.

-Selección de semillas. La selección es una práctica fundamental en la producción de semillas. Consiste en el seguimiento a campo, en nuestra huerta, para eliminar las plantas enfermas, atípicas (fuera de las características que buscamos) de la especie. También, y principalmente si el objetivo es producir solo semillas, podemos seleccionar nada más que las plantas que dejaremos para producir y aprovechar todas las restantes que no tienen las características que buscamos para consumo.

-Conservación de semillas. Es importante que las semillas que guardemos provengan de plantas sanas. Todas las semillas debemos guardarlas en ambientes secos y frescos, en frascos bien cerrados o en bolsas de papel identificadas con la fecha de recolección y la variedad de qué se trata. Pero, ¿cuánto duran las semillas bien guardadas?

Un año: cebolla, maíz, espinaca.

Dos años: acelga, arveja, perejil, pimiento, poroto, puerro, remolacha, tomate, zanahoria.

Tres años: apio, berenjena, repollo, escarola, haba, lechuga, achicoria, melón, pepino, rabanito, sandía, zapallo.

 

PRIMAVERA/VERANO. Algunos consejos para obtener la semilla de tomate, lechuga y zapallo.

TOMATE. Las semillas de tomates tienen un rendimiento de alrededor de 150 semillas por fruto. Considerando que no todas germinan, se estiman dos frutos para obtener la semilla necesaria para la próxima siembra. Este es el proceso de la producción de semillas de tomate:

-Dejamos las frutas (tomate) de las plantas más sanas hasta que tomen un color rojo parejo

-Cortar la fruta de manera transversal con cuidado y retirar las semillas con que se encuentran rodeadas por una sustancia gelatinosa

-Para quitar esa sustancia, se puede colocar en un colador las semillas sin la pulpa y se lava con agua de la canilla

-Ponemos a secar a la sombra y guardamos en bolsa de papel o frasco de vidrio

LECHUGA. De una planta de lechuga se pueden obtener hasta 3.000 semillas (4 gramos). Para lograrlo, se deja una o dos plantas seleccionadas por su calidad, es decir, sanas. La semilla de lechuga tiene un tiempo de vida de corto a medio, es decir que dura de 1 a 3 años almacenada correctamente. ¿Cómo cosechar semillas de lechuga?

-Elegir las mejores plantas, con hojas sanas, buena producción

-La cosecha comienza cuando se ha producido la vara floral, y más de la mitad de la inflorescencia ha formado un aspecto tipo “plumoso”

-Se puede cubrir las inflorescencias con bolsas de papel y atarlas al tallo, esto se hace apenas se observa que las semillas se desprenden por acción del viento. O bien, se cortan con tijera las partes florales, y se las deja secar extendidas a la sombra.

ZAPALLO. La vida de las semillas de zapallo es corta a media (1 a 3 años) y deben permanecer en un ambiente fresco entre los 5° y 25° C y seco, con un contenido de humedad menor al 12%.

El momento de cosecha ocurre cuando el fruto ya está maduro, es decir, cuando alcanzan su máximo tamaño y el rendimiento corresponde a 5-7 gramos de semillas por fruto, equivalentes a 25 semillas dependiendo de la variedad.

Este es el procedimiento de la autoproducción de semillas de zapallo: Elegir los frutos maduros, Extraer las semillas haciendo un corte transversal, Lavar y secar a la sombra y Guardar en bolsitas de tela.

 Por Ramiro Podversich. Silvina Odetto. Ignacio Stantero, Técnicos del ProHuerta y del INTA  Marcos Juárez.

Archivado en: , , , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *