Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

25/03/2019

Ovinos y lanas de Misiones

En los municipios de Fachinal y Profundidad, a 45 km de Posadas, un grupo de artesanas elabora sus productos con lanas que antes se descartaban.
La comercialización es la clave: las 8 mujeres que integran este grupo se capacitaron en diseño y promocionan sus productos en stands y en Facebook como Lanas de Misiones.

En el municipio de Profundidad, en el sur de la provincia de Misiones y a 45 km de Posadas, donde se ubica el taller del grupo de artesanas Lanas de Misiones que descubrieron que con lo que tienen cerca pueden hacer muchas cosas.

SABER PARA HACER. Aquí nos recibe Rosa da Silva, integrante del grupo, que nos cuenta que ya hace 6 años que trabajan en este taller productivo 8 mujeres en total: 4 de Fachinal, que se dedican a los hilados y otras 4 de Profundidad, que producen paños de fieltro y hacen el teñido. “Antes la lana se quemaba, no se usaba para nada y nosotras recuperamos esa materia prima para hacer nuestros productos, como animales de decoración, manoplas, mandriles para el caballo, almohadones, sombreros, carteras y chalecos”, enumera con entusiasmo. “Y esta lana hasta se puede poner en la huerta para mantener la humedad de la planta, lo que pasa es que no se usaba porque nadie sabía que se podían hacer todas estas cosas hasta que nos capacitamos”.

En 2011 recibieron el entrenamiento para trabajar la lana y hacer fieltro con el apoyo del Municipio de Profundidad, del INTA y de la Universidad de Oberá, que estuvo a cargo de diseñar los prototipos de las máquinas necesarias para procesar la materia prima, como la cardadora y las mesas de trabajo. También fue y es clave el desarrollo de la Cuenca Ovina del Sur de Misiones, iniciativa que apoya a los productores ovinos de la zona y a la cría de animales doble propósito para darle valor agregado al producto y cuenta con la participación del INTA y diversos organismos provinciales como el Instituto de Fomento de la Agricultura e Industria de Misiones (IFAI), Ministerio del Agro y Secretaría de Agricultura Familiar, entre otros.

“Nuestro proveedor de lana es la gente de la Cuenca Ovina”, describe Rosa. “El Municipio se encarga del costo del esquilador y del transporte desde las chacras hasta el taller y los productores benefician porque se deshacen de la lana que para ellos no tiene utilidad”. Hoy mandan a lavar la lana a Curuzú Cuatiá, Corrientes, pero esperan pronto tener su propia maquinaria para ahorrar tiempo y costos y aprovechar mejor la materia prima: “Llevamos 600 kilos de lana y trajimos solo 50 porque allá se saca todo lo feo mientras que acá ocupamos todo, por ejemplo, para relleno”. Tiñen con yerba mate, cáscara de lapacho, cáscara de cebolla y repollo colorado.

MARKETING Y MOTIVACIÓN. Sonia Benítez vive en Fachinal y pertenece al sector de las hilanderas, así que su rueca trabaja intensamente de forma diaria para luego hacer chalecos, gorros y matras. Sonia también es productora de ovejas y cuenta que antes de capacitarse ella misma desechaba la lana de su rodeo que hoy utiliza para sus artesanías. “Nos juntamos a trabajar los martes y viernes y algunas compañeras trabajan desde la casa por los chicos”, dice. “Para mí esto representa una buena oportunidad para complementar la economía familiar.

“Desde el INTA Posadas, a través de sus profesionales del área social, vimos la necesidad de fortalecer el esquema asociativo y demostrar que trabajar la lana en forma conjunta era una oportunidad”, describe Javier Buscaglia, jefe de Agencia y coordinador de la Cuenca Ovina. “Así, luego de las capacitaciones en manejo de lanas, diseño y comercialización se despertó un gran entusiasmo en este grupo de mujeres campesinas misioneras, abriendo ventanas a la innovación, la creatividad y las ganas de emprender. Ellas hoy apuestan a un futuro diferente y mejor para sus hijos, en el mismo territorio en el que crecieron sus padres y sus abuelos”.

TRASCENDER LO LOCAL. “El programa Pymes Misiones, financiado por el Gobierno provincial, tiene el objetivo de visibilizar el trabajo de emprendedores y facilitarles la comercialización de su producción”, explica Suzel Vaider, presidente de la Fundación Ademi, al tiempo que enfatiza que este acompañamiento les permite a las mujeres de Lanas de Misiones empoderarse y tener una mayor salida comercial, que se transforma en una mejor rentabilidad.

“Al principio era un hobby y hoy se ha convertido en un complemento de la economía familiar de las artesanas, una oportunidad de desarrollo personal y de independencia económica”, asegura Silvia Estigarribia, intendente de Profundidad y promotora de esta iniciativa. “Hay mucho entusiasmo y la idea es que otras mujeres vean que pueden crecer; tenemos un gran potencial de desarrollo porque con la consolidación de la cuenca ovina tendremos más materia prima y de forma sostenida”. Hoy los productos se venden por pedido, a través de participación en ferias (incluida La Rural) y en el stand en el aeropuerto donde tienen presencia; también en los parques provinciales del Moconá y Salto Encantado desde Semana Santa. La difusión la realizan a través del Facebook “Lanas de Misiones”.

Por Lorena López para Super CAMPO.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *