Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

10/02/2019

Crece el impulso de las legumbres en la alimentación

Argentina es uno de los mayores exportadores mundiales pero su consumo interno no llega al nivel de otros países. En el Día Mundial de las legumbres repasamos sus beneficios.
RECETAS. Las legumbres como el garbanzo pueden integrar una gran variedad de platos aportando el beneficio de incorporar proteínas.

El 2016 fue declarado por la Asamblea General de las Nacionaes Unidas (ONU) y también instituyó al 10 de febrero de cada año como el Día Internacional de las Legumbres. En Argentina, durante la campaña 2017/18 las legumbres ocuparon unas 640 mil hectáreas con una producción de 690 mil toneladas. El poroto fue el principal cultivo, con 413 mil toneladas, seguido del garbanzo (144 mil tn), arvejas (109 mil tn) y lentejas, de acuerdo con cifras de Agroindustria. Para poner en contexto esta actividad, PERFIL dialogó con Matías Macera, Trading Manager de Desdelsur e integrante de la Cámara de Legumbres de la República Argentina (CLERA).

—¿Cuál es el consumo de legumbres en Argentina?
—El consumo es de alrededor de 750-800 gramos per capita por año, eso te da alrededor de 30 mil toneladas. En estos últimos años se vienen haciendo acciones desde CLERA, tratando de impulsar
un poco el consumo. Hemos hecho un video institucional en conjunto con la cámara de legumbres de España con toda la información nutricional que tienen las legumbres y cómo se están poniendo de moda. Es una fuente de proteína vegetal económica que no está modificada genéticamente y ayuda a controlar el colesterol, entre otras propiedades.

—¿Piensa que hay espacio para que crezca ese consumo?
—La industria está empezando a incorporar legumbres en sus recetas de pastas para incorporarles proteínas y reducir la cantidad de carbohidratos. Hay snacks y otros alimentos que suman proteínas vegetales a través de las legumbres. También ha crecido el hummus, la famosa pasta de garbanzos, hay cinco empresas que están comercializando sus productos y en Estados Unidos y en otros países se ha puesto de moda. Otra industria que está creciendo mucho en el consumo de la proteína vegetal es la comida para mascotas domésticas. El año pasado, Estados Unidos se llevó más de 10 mil toneladas de mercadería de menor calidad para su producción de alimentos balanceados y en Argentina ya hay empresas que también están empezando a consumir proteínas vegetal de legumbres.

—¿Cómo está el mercado internacional para las legumbres
argentinas?
—Argentina exporta alrededor de 600 mil toneladas totales de legumbres. Su principal comprador es Brasil, que básicamente se lleva poroto negro y arveja, Otros compradores son Pakistán, España, Italia, Turquía y Argelia. Brasil tiene un peso bastante importante, porque se lleva gran parte del poroto negro y bastante arveja, así como poroto alubia o blanco, donde Argentina es formadora de precio. Contando todas las legumbres, Argentina tiene llegada a más de 90 países entre porotos dark, cranberry, mung, alubia, negro, etc. Son más de 15 variedades. Hoy los stocks actuales de porotos en Argentina son bajos, así que eso daría un buen entusiasmo como para tener un futuro comercial interesante. La realidad es que el gran condicionamiento de los precios de las legumbres es la India, que en estos últimos años ha puesto impuestos altísimosde la improtación para impulsar el desarrollo interno de los cultivos. Esto ha sido catastróficos para países como Canadá, cuyo 65% de la producción iba a la India y con aranceles de hasta 70% se hace muy difícil.

BENEFICIOS. Luis De Bernardi, desde la Secretaría de Agroindustria, realizó un trabajo sobre las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas para las legumbres argentinas. Entre las fortalezas se cuenta un potencial técnico y productivo de nivel superior para el desarrollo agroindustrial y exportador. “La fiolosfía gourmet propone recetas nuevas y que las preferencias de otras épocas se fusionen con la modernidad”.

En cuanto a las oportunidades, establece que los grandes productores de legumbres son China e India, pero también son los mayores consumidores del planeta, “lo que abre un abanico de posibilidades a la provisión de legumbres argentina a contraestación”. Por otro lado, la cotización de algunas variedades suele ser fluctuante, y se circunscribe a las leyes de oferta y demanda. Para los mercados tradicionales, la demanda no tiene incidencia en la cotización sino la calidad del producto.

Otra oportunidad para las legumbres argentina se basa en que la diversificación de la canasta de productos ofertables y los países como mayor poder adquisitivo muestran una tendencia hacia el consumo de legumbres, en consideración a las bondades nutricionales. Al analizar las debilidades, De Bernardi menciona la reutlización de semillas obtenidas en un canal informal, que terminan por desalentar la inversión productiva y la investigación científica. Otras debilidades son la vulnerabilidad operativa ante los efectos de fenómenos naturales y una estructura de costos complejas. Entre las amenazas se cuentan la falta de políticas y estrategias de integración entre productores y un menor dinamismo en la estructura del negocio y la comercialización con respecto a los competidores.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *