Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

23/02/2019

CAME: “Las economías regionales están trabajando con una sábana corta”

Pablo Vernengo, Director Ejecutivo de Economías Regionales de CAME, analiza las medidas anunciadas por el Gobierno Nacional para el sector.
MENOS COSTOS. Pablo Vernengo considera que las últimas medidas del Gobierno favorecen a las economías regionales en crisis.

El Gobierno Nacional anunció una suba del mínimo no imponible en las contribuciones patronales para todas las economías regionales del país (excepto la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). PERFIL dialogó sobre la medida con el ingeniero Pablo Vernengo, director Ejecutivo del sector de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

—¿Cómo recibieron la medida?
—En diciembre 2017, CAME le había planteado al por entonces ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, la necesidad de adelantar el 100% del beneficio del mínimo no imponible –previsto inicialmente por la Ley N° 27.430 “Reforma Tributaria” para el 2022-, dado que era un instrumento para que las economías regionales en crisis pudieran mejorar su rentabilidad, a partir de una baja en los costos. Nosotros siempre sostuvimos que debíamos tomarla como una buena herramienta y ser maduros, por eso nuestra solicitud fue solo para el sector primario y no para el industrial, ya que el costo fiscal se iría por las nubes.

—¿Qué impacto tiene para los costos laborales?
—Con esta medida, cuya incidencia en el salario global es de entre un 18% y un 24%, mientras que el costo total de la empresa se disminuye entre un 8% y un 12%. Todo salario que se ubique por debajo de los 17.509 pesos no pagará contribuciones patronales a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), generándose una reducción en el costo de contratar mano de obra que, en el caso de las producciones regionales es, por lo general, de carácter intensivo. Por ejemplo, solo para la cosecha de peras y manzanas se emplea a 28 mil trabajadores temporarios. Otro elemento importante es que para acceder a este beneficio hay que blanquear al trabajador.

—¿Alcanza con estas medidas?
—Desde CAME entendemos que hubo dos medidas destinadas al sector productivo por parte del Gobierno Nacional: la Ley Pyme sancionada en 2016 y el reciente adelantamiento del mínimo no imponible. También destacamos el cambio de rumbo que anunció el presidente Macri, quien estaría destinando mayores esfuerzos  a la producción en lugar de a la actividad especulativa, como se estaba haciendo. Estamos trabajando siempre con una sábana corta, en las economías regionales, pero la realidad es que hay que rediseñar la Ley Pyme. No solo falta reglamentar algunos artículos, sino además trabajaremos para que las economías regionales tengan un capítulo específico, que contemple convenios colectivos de trabajo, condiciones laborales y cargas tributarias.

—¿Cómo están las exportaciones del sector?
—Las exportaciones de productos de las economías regionales en 2018 representaron 6.600 millones de dólares, mientras que en 2017 habían sido de 5.100 millones. El productor chico no exporta y el exportador no derrama sus beneficios Aunque se abrieron 160 nuevos mercados internacionales pero, por ejemplo, los productores chicos del Alto Valle no son los que exportan, sino las grandes empresas. El productor no tiene cámara frigorífica, entrega en consignación, y recién a los tres meses le hacen una liquidación en pesos para efectivizarse en el segundo semestre.

ENTRE ELOGIOS Y RECLAMOS. Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina consideró sobre los anuncios del Gobierno nacional que “es una medida buena, en en el sentido que apunta a descomprimir la presión impositiva del sector al subir el mínimo no imponible para 44 actividades. Sin dudas, es mucho mejor que la medida de la vuelta a las retenciones, que fue un retroceso. Pero creo que con esto no alcanza para atender las muchas necesidades de los productores más pequeños. A los productores más chicos les hacen falta muchas más cosas. Hay que observar es la falta de rentabilidad que vienen arrastrando desde hace años, así como también la inexistencia de herramientas contundentes a la hora del financiamiento”. También aseguró: “Es bueno que se esté buscando la inserción internacional, pero la renta del sector debe distribuirse de manera equilibrada. Por la escalada inflacionaria del último año, la mejora competitiva no impactó sobre los pequeños productores y por ende con valores finales del producto depreciados”.

Por su parte, Dardo Chiesa, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) comentó que “Consideramos bien el aumento del mínimo no imponible a 17 mil pesos. Ahora hay que leer la Resolución para ver qué Economías Regionales contiene. Además, también hay que ver a qué eslabones de las cadenas, los productores primarios o los de las plantas de empaque; y tercero, también es importante la visión del Presidente que, una vez terminada la tormenta, hay que seguir fomentando y apoyando a la producción. Desde CRA seguimos diciendo la eliminación de las retenciones, tasas de interés acordes para la producción y sobre todo una valoración política del sector agropecuario”.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *