Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

27/01/2019

Productores santafesinos pierden u$s 230 millones

La Bolsa de Comercio de Rosario estimó los ingresos brutos que dejarían varios departamentos santafesinos debido a a la gran cantidad de precipitaciones en las zonas.
PÉRDIDA. Las inundaciones generaron graves consecuencias en las áreas sembradas de maíz, soja, girasol, algodón y sorgo.

La Bolsa de Comercio de Rosario efectuó una estimación de los ingresos brutos que dejarían de obtener los productores de los departamentos santafesinos de Nuevo de Julio, Vera, General Obligado y San Javier, debido a a la gran cantidad de precipitaciones. Éstas ocasionaron anegamiento de gran magnitud en la zona y generaron consecuencias negativas en los cultivos de maíz, soja (de primera y segunda), girasol, algodón y sorgo.

El área sembrada con maíz en esa región se había proyectado en 218.500 hectáreas, pero según las estimaciones de la Bolsa de Cereales rosarina, el 70% de esa área no se podría sembrar, generando una pérdida de ingresos brutos del sector productor que llegaría a los 87,7 millones de dólares. Se calcula que se perdería el 20% de las 68.000 hectáreas sembradas hasta el 10 enero, que generarían un perjuicio 11,3 millones de dólares de pérdida. A esto se les deben sumar 5,4 millones de dólares de pérdida por una caída de 7,7 qq/ha del rendimiento en el resto del área.

En cuanto a la soja de primera, el área sembrada en el norte santafesino tenía una previsión de 148.700 hectáreas. Debido al impacto negativo sobre de las abundantes lluvias, se cosecharían unas 258.000 toneladas, cuando las previsiones de inicio de campaña eran de 477.000 toneladas. En consecuencia, se podrían perder 219.000 toneladas, que implicarían una merma de 52,3 millones de dólares en ingresos brutos para los productores. El área sembrada con soja de segunda había sido proyectada en 105 mil hectáreas , con una producción estimada de 306.000 toneladas. Luego del evento climático de fines de diciembre y principios de enero, se redujo a 106.268 toneladas. Es decir que las 199.733 toneladas que no se podrían cosechar arrojarían una pérdida de 47,7 millones de dólares.

En girasol, se esperaba al inicio de campaña una producción de 234.000 toneladas, pero se perderían unas 79.000 toneladas, dejando una pérdida de 17,4 millones de dólares. Por su parte, las pérdidas totales en el cultivo de algodón en el norte santafesino alcanzarían las 11.000 hectáreas, lo que implica que dejarían de ingresar 5,9 millones de dólares a los productores. El sorgo tenía una intención de siembra estimada de 60.000 hectáreas y se cosecharían solo 40.200. Con una disminución de 7 quintales en el rendimiento, implicaría un pérdida de 3 millones de dólares.

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *