Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Economía y mercados

20/01/2019

La baja en las ventas no se reflejó en el nivel de empleos

De acuerdo con un informe de IERAL, por las características particulares de la industria de la maquinaria, las altas y bajas del mercado no impactan directamente en la mano de obra.
MANO DE OBRA. Se estima que el nivel de empleo se redujo un 2% en la industria de maquinaria.

Contando con el apoyo de la Asociación de Fabricantes de Maquinarias Agrícolas y Agrocomponentes de Córdoba (AFAMAC) y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) lleva adelante un relevamiento trimestral consultando a firmaslíderes radicadas en la provincia de Córdoba “con el objetivo de tener una visión complementaria sobre la actividad del sector”.

Según el relevamiento, el Indicador de Ventas de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (IVEMAC) muestra una caída estimada del 25% para 2018, con base en datos de los primeros nueve meses del año. Esto revierte la tendencia observada durante el período 2015-2017, cuando las ventas acumularan un incremento del 56%. “De mantenerse la performance vivida en los primeros tres trimestres, el 2018 terminaría con un nivel de ventas 17% superior al de 2015, lo que resulta similar a la dinámica observada en las estadísticas nacionales”. Examinando la evolución durante 2018, el trimestre con mayor caída interanual de las ventas fue el primero, con un 38%, para luego continuar presentando disminuciones en los trimestres subsiguientes, pero en torno al 20%. “De esta manera, se percibe al menos un aminoramiento de la caída, que podría continuar en el último trimestre del año, según indicadores preliminares”.

En el relevamiento de firmas líderes de Córdoba también se incluye el indicador de empleo en firmas líderes de Maquinarias Agrícolas y Agropartes de Córdoba (EMAC). Por este indicador se establece que en el sector de maquinaria agrícola hay una mayor estabilidad con respecto a los vaivenes que se producen en ventas y utilización de capacidad instalada. Esto se debe a, entre otros factores, el fuerte arraigo local de las firmas del sector y la alta calificación de la plantilla de personal, que desalientan su reducción en el marco de caídas coyunturales en el nivel de actividad.

Un ejemplo es que las ventas de maquinaria se redujeron casi 50% entre 2011 y 2015, pero el empleo en el sector solo se contrajo un 13%. La recuperación desde el año 2016 llevó a que en el año 2017 se llegaran a niveles de empleo similares de 2011, cuando se dio el máximo nivel de empleo del período relevado.

Según el estudio de IERAL, de acuerdo con las cifras relevadas hasta el tercer trimestre, se estima un descenso de 2% en 2018, luego de fuertes incrementos en los dos años previos. “Por el momento el sector se encuentra lejos de presentar una fuerte contracción del nivel de empleo. No obstante, las empresas en muchos casos están aplicando en mayor cuantía  medidas como reducción de la jornada laboral, suspensiones o vacaciones anticipadas para hacer frente a la coyuntura actual”.

En lo que se refiere a la utilización de la capacidad instalada de las empresas, en 2018 se produjo una disminución del 8% con respecto al año anterior, “un nivel de utilización de capacidad superior al del trienio 2014-2016. Que este guarismo no se reduzca en mayores proporciones permite conjeturar una expectativa de rápida recuperación”. La utilización de capacidad instalada se había recuperado “luego del piso verificado en el primer trimestre de 2016, cuando fue de 51%, luego del cambio del contexto y las perspectivas económicas a nivel nacional”.

OPTIMISMO 2019. El informe de IERAL asegura que “las expectativas favorables en la próxima cosecha hasta el momento son positivas, y le permitirían al sector de maquinaria agrícola y agropartes recuperar parte del terreno perdido durante 2018”.

El incremento esperado en los principales productos agrícolas en conjunto con precios internacionales próximos a los de la campaña anterior y la importante mejora en la competitividad cambiaria del año pasado debido a la devaluación (compensada parcialmente por la reintroducción de retenciones), generan un marco favorable para el sector agrícola que tiene mayor incidencia en las ventas de máquinas. “En períodos recientes, se manifestó una fuerte correlación entre estas mediciones y el número de unidades vendidas de maquinarias, razón por la cual es posible avizorar un repunte de la industria de máquinas agrícolas y agro partes en 2019”

Las cifras preliminares permiten prever un repunteen el valor de la producción agropecuaria de los principales cultivos, de modo que se incrementaría el valor bruto producido en dólares y fuertemente en
pesos con respecto a los años previos.

Archivado en: , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *