Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Ciencia y tecnología

19/07/2018

Big Data y Cambio Climático

Una serie de proyectos de Inteligencia Artificial trabajan para prevenir el impacto del cambio climático e impulsar la economía de productores argentinos. Las tecnologías Big Data amplifican a los agricultores.
La Inteligencia Artificial ya se utiliza en el campo argentino, con casos que aplican la tecnología de Microsoft, entre ellas S4, Paraná Seguros y el INTA.

Las tecnologías Big Data, IoT, Machine Learning e Inteligencia Artificial amplifican al sector público y privado, y productores del sector agrícola. En el campo se cuenta con millones de datos que hoy la IA puede volver inteligentes para estar mejor preparados para la sequía, las inundaciones, enfermedades y plagas. El INTA, S4 y Paraná Seguros ya utilizan estas tecnologías para generar información de valor, tomar decisiones que ayudan incrementar la producción y anticipar las consecuencias de los cambios climáticos.

ACUERDO. Microsoft firmó un acuerdo de colaboración con el INTA para trabajar en proyectos de desarrollo conjunto con el objetivo de contribuir a mejorar la competitividad de los sectores productivos nacionales. La firma presentó casos de innovación argentinos aplicados a la industria agropecuaria a través de la incorporación de las tecnologías de Inteligencia Artificial, Big Data, IoT y Machine Learning. Paraná Seguros, S4 y el INTA compartieron sus proyectos de Inteligencia Artificial orientados a volver inteligentes millones de datos disponibles para anticipar las consecuencias de los cambios climáticos.

La Inteligencia Artificial, el Big Data, el IoT y machine learning son tecnologías que van a incrementar las capacidades humanas y entregarán enormes beneficios para resolver los principales desafíos que tenemos como sociedad y en las industrias y organizaciones. Para el año 2050, se espera que la población mundial actual de 7.6 millones llegue a los 9.8 millones de personas. La producción de alimentos tendrá que incrementarse para mantener ese ritmo de crecimiento, de acuerdo con estudios de las Naciones Unidas. “Cuando hablamos de la Cuarta Revolución Industrial y pensamos específicamente en el campo nos referimos al cambio de procesos en el campo, la Inteligencia Artificial, Big Data, sensores, Machine Learning, dejan atrás las libretas de campo en papel y se extienden cada vez más facilitando procesos. En el campo se cuenta con millones de datos que hoy la AI puede volver inteligentes para estar mejor preparados para la sequía, las inundaciones, enfermedades y plagas. Las nuevas tecnologías permiten también tomar decisiones para incrementar la producción y anticiparnos a las consecuencias del cambio climático. El futuro del campo pasa por la inversión en tecnología que sea accesible para todos. La Inteligencia Artificial puede ser el acelerador más grande del progreso”, explicó Ezequiel Glinsky, director de proyectos de transformación digital de Microsoft Argentina.

A CAMPO. S4 es una empresa argentina que desarrolló el primer índice del mundo para cubrir los efectos de la sequía, basado en información satelital y estructurado como un derivado financiero y ofrece soluciones a los agricultores y otros actores de la agroindustria para que puedan enfrentar los riesgos climáticos.

SEGUROS. Otros de los clientes presentes fue Paraná Seguros, que poseen el sistema de alarma Terogranizo, una aplicación que se diseñó para complementar a los seguros agrícolas de granizo a partir del procesamiento inteligente de datos. Se trata del primer desarrollo nativo que comparte información meteorológica georeferenciada sobre los campos asegurados en tiempo real. La aplicación monitorea el clima sobre los campos con información proveniente del INTA y de la NASA. Los datos se actualizan cada diez minutos los 365 días del año. Luego dispara un mensaje automático y advierte a los productores tres horas antes sobre tormentas fuertes y probable caída de granizo. Si efectivamente se produce el siniestro, dos horas después, recibe un nuevo email donde se marca en el mapa el área probable de daño. El sistema comenzó a enviar mensajes el 25 de agosto de 2017 y produjo 2.067 alertas y 2.323 alarmas hasta la fecha.

PRESENCIA INTA. Por último, participó el INTA que firmó un acuerdo de colaboración con Microsoft para trabajar en proyectos de desarrollo conjunto. Carlos Di Bella –director del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, argumentó que “es necesario transformar los datos en información de calidad e integrarla a otras en modelos que faciliten la toma de decisiones eficientes y estratégicas que ayudan a reducir la incertidumbre”. Sólo con internet no alcanza”, aseguró al tiempo que puso el foco en el tipo de información que se obtiene y cómo se accede. “Es importante analizar cómo se captan los datos, cuáles son las plataformas que nos permitirán obtener, gestionar y transferir información para la toma de decisiones”, Fernando Riccitelli, gerente de Informática del INTA añadió: “Concretamente estamos pensando en desarrollar proyectos de Machine Learning a fin de generar modelos basados en el triángulo de la enfermedad: ambiente-huésped-patógeno. Para llegar a eso, primero debemos recorrer un proceso de consolidación de los datos de todas las fuentes enmarcados en un proyecto de Big Data. Esto es lo que comenzamos a hacer con los datos agrometeorológicos”, explicó el técnico del Instituto.

También, el INTA trabaja en un proyecto de IoT para conectar vacas mediante sensores que pueden brindar información, no sólo de trazabilidad sino la medición de pulsaciones o temperatura. El futuro a la vuelta de la esquina.

Por María Rovere para Super CAMPO.

 

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *