Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

07/10/2017

Turismo rural en las playas de Mar Chiquita

Una pulpería bicentenaria, estancias de pioneros, naturaleza en su mayor esplendor y las fiestas populares seducen a los visitante de Mar Chiquita. Todo para hacer y recorrer en playas cercanas a Buenos Aires.

En el partido de Mar Chiquita se encuentra la albúfera que recibe el aporte de aguas dulces de arroyos que nacen en el Sistema serrano de Tandilia y las salobres, a través de una entrada marítima del Atlántico. Esta joyita natural es una de las cuatro albúferas que existen en el mundo con iguales características y junto a inmensas dunas, playas desiertas, praderas, humedales y arroyos conforma la Reserva de Biósfera declarada por la Unesco en 1996, hábitat armónico con la más variada biodiversidad del país y destacada por sus valores naturales y sociales. Sumergirse y experimentar cada una de las sensaciones de este destino de mar y campo puede resultar una experiencia maravillosa y fascinante.
El windsurf, kitesurf, kayak, surf, stand up paddle y la pesca junto a largas caminatas, circuitos de cicloturismo de aventura y desafiantes cabalgatas por el campo esperan todo el año a quienes juegan con el descanso y la adrenalina, tanto en el mar como en la laguna.  Compartir junto a la familia, amigos o  en pareja la auténtica tradición del campo bonaerense y la Costa Atlántica, rodeado de los sabores y aromas inconfundibles de este destino que brilla con su cerveza artesanal y las fiestas populares.  Un paseo interesante implica llegar hasta la legendaria pulpería la ‘Esquina de Argúas’, aún de pie desde hace 200 años, y descubrir historias de la época colonial, de una de las tantas postas en el camino que unía Dolores con Sierra de los Padres, recorrido por galeras, diligencias y chasques, la parada obligada antes de llegar a Mar del Plata.

Actualmente  propiedad de la familia Saubidet, descendientes de Juan Ramón Ezeyza, uno de los primeros pobladores del distrito, fue declarada Patrimonio Histórico Cultural del Partido de Mar Chiquita. En la actualidad es el único comercio que aún sigue en pie y conserva las costumbres de aquella época: un rancho de adobe con mostrador y enrejado intactos, donde toman una copa los pocos que todavía viven en el campo, hacen las compras y comparten con lugareños y amigos, al caer la tarde.

La Cautiva es una estancia del siglo XIX que invita a vivenciar el turismo rural más auténtico en la morada de los pioneros de esas tierras. El casco decorado con estilo francés y mobiliario de la época, rodeado de un parque de 15 hectáreas creado por Carlos Thays, espera a quienes saben apreciar el valor del descanso junto a la hospitalidad de la zona. Ciclo Vidal es un recorrido por la historia de las calles y edificios de Coronel Vidal que el turista puede realizar con un mapa y audio sincronizado en bicicleta. Una interesante propuesta es fotografiar el Monumento al Potrillo y La Rinconada, donde todavía se conservan las antiguas casas.

También en este destino la Ruta de la Cerveza Artesanal reúne a emprendedores que hicieron de la elaboración de la cerveza su pasión y la utilizan para  fabricar exquisiteces tales como licores, alfajores, comidas y jabones en distintas localidades. “Invito a los viajeros a conocer Mar Chiquita para mostrarles todo lo que nos llena de orgullo”, dice la Dir del Turismo del Partido, Flavia Laguné. Y detalla entre esos atracativos: “el circuito Paleontológico, la ruta de la cerveza artesanal, las inmensas playas de médanos, los acantilados y conocer la única albúfera de nuestro país, donde pronto tendremos funcionando una escuela sustentable”.

 

Por Betina Cucagna – Suplemento Super CAMPO, Diario PERFIL

7 de Octubre

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Deja un comentario