Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

28/12/2015

La soja y el verano: cómo evitar los patógenos

Elegir el momento exacto para sembrar es una de las principales formas de evitar la aparición de tizón del tallo y de la vaina, y mancha púrpura.

En diferentes zonas productoras de la Argentina se está llevando a cabo la siembra de soja, y con mucha atención los productores cuidan su cultivo para maximizar rendimientos.

Lo que no muchos saben es que en este segundo tramo de la siembra aumenta significativamente el riesgo para la semilla, ya que se reúnen las mejores condiciones ambientales para el desarrollo de patógenos tanto de ella como del suelo.

Ante esta situación, se debe tratar la semilla para el control de hongos de suelo y también de los patógenos que viven en ella, ya que las enfermedades terminan impactando de forma directa con pérdidas de rendimiento y disminución de la calidad de la semilla.

Los patógenos portados por las semillas son de bajo porcentaje pero tienen importantes implicancias, ya que tienen potencial para ocasionar epidemias, como el caso del cancro del tallo o la mancha ojo de rana, como lo demuestra lo sucedido en las campañas 1993 y 2010, respectivamente.

Además, la infección de la semilla puede originarse desde la floración hasta la madurez del cultivo, aunque los síntomas se observan durante los últimos estadíos reproductivos. En estos casos, los daños son mayores cuanto más temprano ocurra la infección.

Hay que hacer hincapié, principalmente, en tres enfermedades, dos de semilla: tizón del tallo y de la vaina, y mancha púrpura, cuyas sintomatologías se van presentando con el crecimiento del cultivo, y una tercera de suelo, otro tizón, causada por un hongo que ataca muy temprano, ocasionando muerte de plántulas.

Los consejos para cuidar el potencial de la semilla son evitar la siembra con baja temperatura de suelo, para que el cultivo emerja rápidamente y no quede más tiempo expuesto al ataque fúngico, o bien que los primeros estados fisiológicos del cultivo no coincidan con condiciones ambientales predisponentes para el desarrollo de los hongos: bajas temperaturas y suelo húmedo.

 

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *