Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Horticultura

26/05/2012

Varela de fiesta

Con 232 establecimientos de hortalizas y flores y 781 hectáreas en producción, Florencio Varela se posiciona en el cordón hortícola bonaerense y va por la segunda edición de su Fiesta Verde.

En las sociedades de Fomento Villa San Luis, en pleno corazón del conurbano bonaerense, se realizó la segunda edición de la Fiesta Verde. Productores y visitantes participaron de la convocatoria que este año contó con una agenda de capacitación sobre fiscalización ambiental, riesgo agropecuario, inocuidad y buenas prácticas, régimen jurídico sobre higiene y seguridad, uso responsable de agroquímicos y nutrición.

El encuentro organizado por la Asociación de Productores Hortiflorícolas de Florencio Varela y Berazategui (Aphovabe) cuenta con el apoyo del Estado y pretende poner en valor la capacidad y tradición productiva de 183 emprendimientos hortícolas y 49 florícolas de Florencio Varela. Un municipio que aporta casi el 10% de la producción bajo cubierta del país. Varela tiene un 50 por ciento del territorio rural. Con una fuerte tradición agrícola que se remonta a los inmigrantes portugueses y japoneses que durante el siglo XX se asentaron en la zona, el área rural abarca unas 500 hectáreas que puede llegar a ampliarse si se destina parte de la llamada zona complementaria o de transición. Así lo explicó a Super CAMPO el Coordinador del Programa Tierras Productivas del Instituto de Desarrollo Local (Imdel), Federico Ahrtz, que participa en la organización de la Feria Verde. “Una de las características de esta zona rural o periurbana es que limita con áreas similares de partidos vecinos, lo que transforma a la subregión en estratégica para la producción de alimentos frescos de origen vegetal, tanto para el consumo directo como para la industrialización”, sostiene el técnico.

Zona Rural. Para dimensionar el potencial de la zona, el Imdel realizó un relevamiento de las actividades productivas (tambos pequeños, producciones alternativas, apicultura) y contabilizó 500 establecimientos hortiflorícolas, con una producción a campo de 655 hectáreas y 126 bajo cubierta. “Lo que tiene Varela es que su producción hortícola es diversificada, mientras que La Plata se especializa sobre todo en pimiento y tomate”, explica el técnico del Imdel. Por eso desde el Instituto de Desarrollo Local que dirige el economista Hernan Chamah, lo que hacen es incentivar la diversificación hortícola para jerarquizar los productos que salen del Municipio. Si bien las condiciones de acceso a la tierra son aceptables, ya que un 62% de los productores son propietarios, persisten problemáticas vinculadas a la baja incorporación de tecnología, irregularidad dominial de tierras de un 30 por ciento de los horticultores, dificultad para generar valor agregado en origen, baja industrialización de la producción primaria.

Por eso el proyecto de producción Varela Verde trabaja en el fortalecimiento de estos aspectos mediante un abordaje territorial que contempla el seguimiento de una mesa de trabajo compuesta por el Municipio, el INTA y el Ministerio de Agricultura. Un hecho que valora la Asociación de Productores Hortiflorícolas de Florencio Varela y Berazategui. Su presidente, Manuel Do Santos Dominguez llegó de Portugal en 1958, cuando era apenas un bebé y se instaló con su familia en la zona. Hoy dirige su emprendimiento –que ganó en 2003 y 2008 el premio a la excelencia agropecuaria- cuenta con logística propia y tecnología apropiada que le permite tener su propia plantinera.

Está al frente de la Aphovabe que agrupa a 150 productores medianos que en promedio, poseen 10 hectáreas y tienen asistencia técnica del Estado y del ámbito privado en un 80 por ciento de los establecimientos. Incorporar capacitación y tecnología para optimizar la calidad, el volumen, la rentabiliad y el valor agregado de la producción hortiflorícola de la zona es una tarea compartida que logra visibilidad con la Fiesta Verde. Un acontecimiento que ya logró un lugar en la agenda del cinturón hortícola bonaerense.

Publicada en la edición Nro. 211. Abril de 2012.

 

 

Archivado en:

 

 

Deja un comentario