Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

06/04/2016

Sigue alta la participaci贸n del Estado en la renta

Seg煤n el 煤ltimo 脥ndice FADA, de cada $100 generados por una hect谩rea $67,7 es lo que el Estado se lleva o reasigna con sus pol铆ticas. Optimismo por el rol del ma铆z hoy.

El 煤ltimo 脥ndice FADA (marzo 2016) elaborado por FADA (Fundaci贸n Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) arroja un 67,7%. Esto significa que de cada $100 de renta generados a trav茅s de una hect谩rea, $67,7 es lo que el Estado se lleva o reasigna con sus pol铆ticas. El 铆ndice del mes de diciembre hab铆a sido de 66,3%. Y en relaci贸n al de hace seis meses atr谩s, que era de 94,1%,聽indica聽una baja de 27 puntos desde septiembre hasta ahora.

El economista de FADA David Miazzo agreg贸 que鈥渟i bien el 铆ndice baj贸 hay que tener en cuenta que sigue siendo alto, con la salvedad de que las perspectivas son alentadoras y que las nuevas medidas han mejorado varios aspectos del 谩rea productiva鈥.

Medidas como la correcci贸n cambiaria y los cambios en los derechos de exportaci贸n modificaron el escenario de hace seis meses atr谩s. Estos cambios movieron el tablero de los n煤meros y la rentabilidad, agreg贸 Miazzo: 鈥淧or eso, en t茅rminos de un term贸metro, podr铆amos decir que el estado general del campo estar铆a en niveles que van de verde a amarillo鈥.

Desde FADA indican que el pilar de este optimismo es la rentabilidad de la producci贸n agr铆cola y, en especial, la del ma铆z, y por eso se ubican en la 鈥渮ona verde del term贸metro鈥. Pero no hay que perder de vista que las buenas noticias para la comunidad agroalimentaria se ven opacadas principalmente por tres puntos fundamentales: uno es el 67,7% que a煤n marca un alto nivel de participaci贸n del Estado en la renta agr铆cola; segundo, son los costos que est谩n creciendo al 33,7%; y tercero, la soja, que lleva una importante baja de precios en los mercados聽internacionales. Por ello estas situaciones se ubican en 鈥渮onas amarillas y rojas del term贸metro鈥

En este marco, hay dos se帽ales de alerta: los precios internacionales de las commodities agr铆colas que llevan m谩s de un 40% de descenso desde sus m谩ximos de 2012, y el precio disponible del trigo, que a煤n con las modificaciones a los derechos de exportaci贸n preocupa por su resultado. Por ello estos dos puntos estar铆an en rojo y se traducen como alertas.

Miazzo destaca que 鈥渁lgo muy distinto pas贸 con el ma铆z, que pas贸 de ser el ‘plomo’ de la ecuaci贸n econ贸mica del campo a ser el cultivo que sostiene el margen hoy.

El rendimiento econ贸mico del ma铆z, mejor que el de la soja

El empuje que recibi贸 el ma铆z vino de la mano de la recomposici贸n de su precio, producto del ajuste cambiario y de eliminaci贸n de los derechos y restricci贸n de exportaciones. Y esto aunque el ma铆z tiene costos de producci贸n 60% mayores a los de la soja. 鈥淓l rendimiento econ贸mico del ma铆z fue mejor que el de la soja鈥, afirm贸 Miazzo.

Los resultados del ma铆z provocar谩n que crezca de manera importante la siembra de este cultivo, m谩s teniendo en cuenta que hay un retraso en la rotaci贸n soja/ma铆z, lo que es bueno para la sustentabilidad de los suelos.

En el caso de la soja, todav铆a est谩 alcanzada por un 30% de los derechos de exportaci贸n 聽y es la que m谩s ha sufrido la ca铆da de precios. Esto hace que adem谩s de ser menos rentable que el ma铆z, la participaci贸n del Estado en la renta de la soja alcance el 72,8%. Al ocupar dos tercios de la superficie considerada para su c谩lculo, este cultivo explica que el 铆ndice FADA todav铆a sea alto.

En tanto, el trigo, si bien se vio beneficiado por la eliminaci贸n de los derechos de exportaci贸n y la pr谩ctica liberaci贸n de los cupos de exportaci贸n, cotiza al 73% de su precio internacional de referencia, cuando en un mercado normal deber铆a encaminarse hacia el 96% (hay costos relacionados a la exportaci贸n).

Por ello, pareciera que el trigo todav铆a tiene derechos de exportaci贸n, que sol铆an ser del 23%, justo la diferencia entre 73% y 96%. Las razones habr铆a que buscarlas en el stock, las posibilidades de exportaci贸n y la capacidad de negociaci贸n de los distintos actores de la cadena. La parte negativa de un precio menor es que va a determinar una siembra menor de la que realmente se podr铆a obtener, con resultados negativos sobre la rotaci贸n, la disponibilidad de trigo y las exportaciones, a聽pesar de que la buena humedad de los suelos por las lluvias va impulsar su siembra.

Focalizando en los n煤meros de la producci贸n agr铆cola en el pa铆s, en promedio, el resultado econ贸mico despu茅s de impuestos de una hect谩rea alquilada es de u$s75, lo que se asemeja a niveles alcanzados en 2007/08. Este n煤mero se traduce en buenas noticias para los productores agropecuarios y para las econom铆as del interior pampeano que, tras la cosecha, van a ver r谩pidamente el efecto positivo en t茅rminos de actividad econ贸mica, construcci贸n, comercio y, sobre todo, empleo.

Para Miazzo 鈥estos datos demuestran que el estado de salud del campo argentino es bueno, situaci贸n que tambi茅n se puede percibir en el optimismo de los productores o por ejemplo en el 茅xito de muestras聽 como lo fue la 煤ltima de Expoagro鈥.

Los costos de producci贸n, comercializaci贸n y transporte crecieron un 33,7% con respecto al a帽o anterior. Este n煤mero est谩 cerca de la inflaci贸n general de la econom铆a. La producci贸n agropecuaria tiene la particularidad de tener muchos insumos dolarizados, por lo que la devaluaci贸n del 70,7% podr铆a haber tenido un impacto mayor. Sin embargo, las labores se movieron por debajo del promedio y algunos insumos bajaron su precio en d贸lares, probablemente relacionado a la liberaci贸n del cepo y la mayor oferta y menores sobrecostos que trajo aparejado.

Los precios internacionales son la principal luz roja en el plano econ贸mico del agro argentino. Desde sus m谩ximos en 2012, los commodities agr铆colas han bajado entre 40% y 49%; en el 煤ltimo a帽o solamente la soja baj贸 un 23,5% y el trigo un 17,9%. El ma铆z y el girasol tambi茅n presentaron bajas pero menos pronunciadas.

驴Qu茅 es el 脥ndice FADA?

Que el Estado participe del 67,7% de la renta agr铆cola significa que la sumatoria de los tributos (provinciales y nacionales, incluidos los derechos de exportaci贸n a la soja) representan $67,70 de cada $100 que genera de renta una hect谩rea promedio en la Argentina

La renta es lo que vale la producci贸n menos los costos, en otras palabras, el resultado que se obtiene al restarle los costos de producci贸n, comercializaci贸n y transporte al valor de la producci贸n a precios internacionales.

La producci贸n y costos de la hect谩rea se calculan utilizando los rindes, costos y distancias al puerto promedio a nivel nacional para los cultivos de soja, ma铆z, trigo y girasol y ponder谩ndolos por la participaci贸n de estos cultivos en el 谩rea sembrada nacional. As铆, se obtiene la renta, la que se distribuye en el resultado de la producci贸n despu茅s de impuestos, la renta de la tierra y la participaci贸n del Estado.

 

Archivado en: , , ,

 

 

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *