Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

13/08/2019

Invierten en un plan de reposición de nutrientes

Garruchos Agropecuaria invertirá más de $9 millones en un plan de reposición de nutrientes en sus 9.170 ha de agricultura de sus establecimientos San Francisco y La Magdalena y San Jerónimo.
Esta iniciativa contribuirá a incrementar la productividad de los cultivos maíz, soja y trigo de forma sostenible.

Garruchos Agropecuaria de Grupo Insud invertirá más de 9 millones de pesos en un plan de reposición de nutrientes en sus 9.170 hectáreas de agricultura de sus establecimientos San Francisco y La Magdalena, en Córdoba, y San Jerónimo, en la provincia de Buenos Aires.

La inversión se enmarca en un plan de Buenas Prácticas Agrícolas cuyo objetivo es monitorear el impacto de la actividad en los suelos y desarrollar mejores prácticas de manejo del uso de fertilizantes. Esta iniciativa contribuirá, junto a otros factores, a incrementar la productividad de los cultivos maíz, soja y trigo de forma sostenible.

Con la actividad agrícola, los granos que se exportan se llevan parte de los nutrientes, los suelos se degradan nutricionalmente con el tiempo si no se fertilizan y los futuros cultivos podrían verse limitados no sólo en la producción sino también en la calidad y persistencia. La reposición de fósforo tiene entonces importantes beneficios para la conservación del suelo: a nivel nutricional, evita la degradación, y al mismo tiempo, permite obtener cultivos más rendidores en kilos de granos.

“Si se cuidan las condiciones nutricionales del suelo como método de conservación se obtienen mejores condiciones de producción. Por ejemplo, teniendo en cuenta otras variables, pero en gran medida gracias a la re-fertilización de Fósforo (P), este año aumentamos el promedio de producción en 1700 kilos de maíz por hectárea”, explicó Patricio Juni, de gerente de Campos de Garruchos Agropecuaria.

Desde 2017, la compañía implementó la re-fertilización de suelos con fósforo aplicando cantidades que están por encima de la necesidad de los cultivos y que apuntan a recomponer la degradación lógica de la tierra luego de sucesivas campañas agrícolas.

En este plan primero se lleva a cabo un muestreo intensivo del suelo para medir como varía el fósforo en el suelo, y luego, se usa la técnica de fertilización variable, en donde de acuerdo a una dosificación variable, que se prescribe previamente, se determina la dosificación de nutrientes adecuados para un determinado ambiente.

La fertilización requiere un uso variable de nutrientes debido a que hay zonas de los campos más productivas, y con mayores requerimientos nutricionales, y otras zonas que no poseen tanta producción.

“Una vez que se obtienen niveles estables de fertilización, se comienza a fertilizar el suelo, usando un criterio de reposición, de acuerdo solamente a lo que extrajo el grano en la campaña anterior. De esta forma, se mantienen los niveles nutricionales de producción óptimos y estables”, explicó Facundo Piñero, supervisor de producción agrícola de Garruchos Agropecuaria.

Garruchos Agropecuaria pertenece a Grupo Insud, un conjunto de empresas de capitales argentinos con presencia en más de 40 países.

Fuente: Grupo INSUD

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *