Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Agricultura

10/11/2018

El buen año de FMC en una coyuntura tibia

El Director de Negocios para el Cono Sur, anticipa que la firma cerrará un gran año, en el primer ejercicio luego de la compra de activos de Dupont. FMC crecerá 42% este año aunque es un ciclo con sequía.
VIDA PORTEÑA. Ademilson Villela dice que disfruta Buenos Aires y confiesa su gusto por la pesca de río en el interior del país.

Ademilson Villela es un optimista por definición. O tal vez lo ayude su sangre brasileña. En un portuñol locuaz describe, sin dudarlo, a la situación de la agricultura local como positiva y adelanta que FMC Argentina cerrará un “año excelente” en el país. Y es claro que no piensa sólo en la coyuntura de la firma, sino que proyecta a futuro, poniendo en contexto el rol que tiene Argentina y América Latina toda en la generación de alimentos.

El año arrancó con sequía para los agricultores, luego se sucedieron algunas lluvias no tan buenas, hubo devaluación, y se registraron aumentos de costos en pesos. Mas allá de lo inmediato, que enfrió la toma de decisiones de los empresarios del campo, para Villela la agricultura está bien. “Si uno mira los precios de los commodities son buenos, no son los picos de otros años pero están muy bien”, dijo. Además, pese a que no ha sido un año húmedo -en el que cabe esperar una mayor presencia de plagas, hongos, y enfermedades-, la adquisición del paquete de activos a Dupont completada en 2017 le permitió a FMC crecer exponencialmente este ciclo. “Creemos que estamos haciendo un mejor año también para esos productos, porque en el caso de Finesse para trigo logramos una mejor performance. Una base estaba hecha pero trabajamos para estar más presentes con distribución y los productores. Eso nos permitirá tener un año excelente que no parecía así cuando arrancó, y también ha funcionado muy bien la línea tradicional de FMC de herbicidas”, aseguró.

—¿Dónde está el negocio de una empresa como FMC?
—La protección de cultivos es asegurar que las malezas, las plagas y enfermedades no sean el socio negativo. Nuestro papel es ayudar a que el productor pueda sacar el máximo potencial productivo de sus cultivos con soluciones adaptadas para que pueda proteger la expectativa que tiene de su cosecha.

—¿Qué significa América Latina para la firma?
—En su estrategia global, Latinoamerica es el principal negocio del mundo para FMC. Puede representar algo más del 30% de los negocios de la marca. En esta región la firma está muy direccionada en primer término a los cultivos extensivos, en especial a soja y maíz, y luego en cada país tiene cultivos con más o menos importancia, como en Brasil la caña de azúcar y en Argentina la cebada y trigo. Lo importante es que el negocio de LATAM tiene un área de más de 100 millones de hectáreas de cultivos extensivos y esta es la gran base para que la región pueda ser un gran negocio.

—¿Cuál es la contribución de una firma como esta?
—La gran contribución de una firma de I & D se da a través de las inversiones para traer nuevos modos de acción y asegurar la producción futura. Si no hay empresas que hagan inversiones a largo plazo con riesgo, y si en el futuro no tenemos nuevos modos de acción el agricultor no tendrá buenas alternativas para manejar la
resistencia, por ejemplo.

—¿Qué tendencias de mercado ve?
—Veo un movimiento y veo que FMC es una empresa de agricultura. Todos los caminos que puedan agregar un valor a una empresa o productor agrícola en todo el mundo va a salir por esa línea. Nuevas moléculas, soluciones biológicas, plant healt, agricultura de precisión y todo lo que contribuya a la actividad agrícola.

PRODUCTOR INNOVADOR. Ademilson Villela no deja de reconocer que al productor argentino el contexto de restricción en el que produce (además de la sequía o inundaciones la coyuntura económica) lo ha insuflado de un espíritu combativo y siempre está en la búsqueda de nuevas tecnologías que lo ayuden a mitigar los cambios del entorno. “La coyuntura ayuda a ser más eficientes”, adhiere también a la idea Sebastián Camba, Gerente de Marketing de FMC para Cono Sur. “Desde el punto de vista productivo en los
últimos 5 años vemos que hubo una transformacion, más allá del cambio de modelo productivo. Teníamos relevados 350 mil productores a nivel país, pero eso ha evolucionado. Los campos ya no están en manos de productores conservadores sino de sus hijos o sobrinos que tienen la mente más abierta a la incorporación de tecnologías. Además, las unidades económicas se han unido, y los negocios se trabajan con escalas mayores. Todo el contexto te hace eficiente. Creo que estamos atravesando un cambio generacional que incorpora tecnología y lleva a ser más eficiente”, analiza.

Por otra parte reconoció el impacto de los impuestos: “Tenemos una presión fiscal enorme, además de las retenciones, pero los productores están mas abierto a recibir tecnología y son más eficientes, por eso los rindes están subiendo a nivel país y vemos como ciertas zonas que eran marginales para la agricultura, están volviendo a hacer carne y mejoran con este ejercicio su rentabilidad”. Para Ademilson el modelo de negocios local cierra. “Argentina tiene una estrategia de negocio -por ejemplo con la soja- de vender subproductos y esto puede construir mucho más valor para el agricultor y para el país, mientras que Brasil sólo exporta granos”, concluyó.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *