Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

03/09/2018

Vinos Riojanos van a Holanda e Inglaterra

La cooperativa debió superar numerosas dificultades, pero hoy produce vinos orgánicos y desde hace dos años algunas de sus fincas trabajan en la obtención de uvas biodinámicas en medio del desierto riojano altamente productivo.
Con una inversión de 2 millones de euros, se renovó la línea de envasado que posibilitó optimizar la cantidad de botellas. Un 30 por ciento de la producción corresponde a vinos orgánicos.

Los orígenes  de la Cooperativa vitivinícola La Riojana, con sede en Chilecito, ubicada a 68 kilómetros al noroeste de la ciudad de La Rioja, se pierde en el tiempo y con casi ocho décadas de historia, arrancó cuando sus socios fundadores formaban parte de su par “La Caroyense y La Rioja Limitada”, pero a partir de 1989 se produjo una división que dio origen a esta empresa social. Hoy tiene 400 socios, que en conjunto totalizan poco más de 3.500 hectáreas de viñedos y una producción anual que en la cosecha 2017 alcanzó a los 30 millones de litros de vinos. De ese total, el 30 por ciento corresponde a vinos orgánicos. A la empresa social, -con 350 empleados- se suman también pequeños productores adherentes de Tinogasta y de Tupungato que suman unas 200 hectáreas de viñedos y aportan su producción a La Riojana.

FACTURACIÓN. Con una facturación anual de 12 millones de dólares por exportación de vinos a la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros destinos y 600 millones de pesos en el mercado local, posee seis bodegas, una en Tinogasta, Catamarca y la otra en Tupungato, Mendoza y, cuatro bodegas en La Rioja. La bodega produce vinos tintos y blancos, con un portafolio con más de 20 etiquetas que abarcan desde los reserva hasta los de alta gama. Además elabora jugos de uva orgánicos y tradicionales y aceite de oliva. “Nuestra cooperativa es una empresa social que tiene su producción totalmente integrada, desde el viñedo hasta la góndola y la copa del consumidor, somos la bodega más grande de la Argentina y la tercera de América Latina (Las otras dos son Capele en Chile, pisco; Aurora en Brasil, productora de alimentos). Elaboramos más del 50 por ciento de la producción de vinos de la provincia y el 60 por ciento del mercado local”, explica Lorenzo Capece, Tesorero de la entidad. El consejero recuerda que en la provincia hubo nada menos que 18 bodegas. Hoy quedaron 12, entre las que se encuentra La Riojana.

INVERSIONES. “En inversiones tenemos un déficit muy importante, porque hubo que afectar parte de los recursos para sostener el sistema productivo. Pero ya retomamos algunas de ellas con la renovación de la nueva línea de envasado con un costo de unos 2 millones de euros”, detalla el Tesorero. Los vinos de la cooperativa tienen una presencia muy importante en la UE y crece en los Estados Unidos.

EXPORTACIONES. El 30 por ciento de la producción de vinos se exporta a granel a la Unión Europea, para envasarlos en ese destino: “Enviamos vinos a Alemania y Dinamarca, donde los fraccionamos, porque los costos totales no nos daban para exportar”, explica. “En Europa, como empresa, estamos entre los cinco primeros para atender todo el mercado del mar Báltico, donde somos muy fuertes y tenemos una línea de vinos, con una marca propia en sociedad con una empresa de ese origen. Ofrecemos el vino envasado en bag in box (bolsas en caja) y en botellas”. Los vinos comercializados en Europa con la “Denominación de origen”, totalizan unos seis millones de litros: “Tenemos también oficinas en Inglaterra y Estocolmo, desde donde salimos hacia todo toda Europa”. La cooperativa logró otro avance importante porque “desde la filial sueca logramos ingresar al mercado chino”, añade el Tesorero de La Riojana. El 20% de la producción de los vinos fraccionados en Europa, cerca de 2 millones de litros, salen con destino a Estados Unidos y Canadá. La presencia de los vinos riojanos en Europa y en particular en Inglaterra fueron claves para penetrar en el mercado americano.

ORGÁNICOS. La incursión de la cooperativa en la producción de vinos orgánicos ayudó a consolidar su imagen como una bodega de punta. “Hoy como empresa estamos entre los primeros productores y oferentes de este tipo de vinos en el mundo, estamos entre los grandes, que sumado a la combinación con Fair Trade (precio justo), nos permitió acceder a otro nicho del mercado mundial”. Del total de la producción de estos vinos naturales, el 70 por ciento corresponde a ventas al exterior y casi la totalidad se comercializa en Alemania y, con otros vinos de alta gama se refuerza lo que falta para completar el año comercial. La incorporación de los productos orgánicos (jugos, vinos y aceite), llevó a la cooperativa a modificar su sistema de comercialización, que en los mercados externos se hacía a través de un importador: “Armamos nuestra propia trading con un equipo de jóvenes para el comercio exterior muy bien preparados en nuestra cooperativa”, explica Capece.

COMERCIO JUSTO. El ‘Comercio justo’ fue incorporado por La Riojana hace varios años. Es una de las bodegas cooperativas del mundo con este sello y posibilitó mejorar su presencia en los mercados externos, aspecto muy valorado por los compradores europeos. Por cada litro de vino que exporta la cooperativa, 6,5 cvos de euro quedan en un fondo para desarrollo de los lugares donde viven socios y empleados;con esa prima se reunieron 7,5 millones de dólares entre 2006 y 2015.

UVAS Biodinámicas. Desde la producción de vinos orgánicos, el otro paso fue sumar la etapa de vinos biodinámicos, experiencia que se viene desarrollando desde hace dos años y consiste en obtener productos, que por su naturaleza, están en relación directa con el cosmos y se liberarán al mercado con la vendimia 2018. “A estos vinos debemos aplicarles un plan de armonía cosmogónica que significa una visión integral del cosmos, a partir del cumplimiento de determinadas reglas de producción y de acciones que se realizan dentro del viñedo en función de las fases de la luna y de la ubicación de los astros”, explica Capece.

Se trata de un segmento de mercado muy exquisito y una de las cooperativas más grandes de Estados Unidos financia esta iniciativa y su implementación es muy cara: “Es necesario tener un maestro que oriente al productor en este nuevo desafío, incluso, dentro del concepto de Cosmogonía hay que generar un ambiente especial en la finca y en la bodega”, explica el cooperativista. Para ilustrar la especialidad, Capece cuenta que una de las prácticas a implementar es el entierro de un cuerno de vaca relleno con abono natural en una zona determinada del viñedo, establecida a partir de un estudio realizado sobre el terreno con equipos muy sofisticados. Además, se tiene en cuenta una determinada efeméride, según la ubicación del viñedo, para realizar la poda de acuerdo a las instrucciones de la certificadora que está en Alemania. El suelo debe ser heterogéneo y las vides deben convivir con otro tipo de plantas, por ejemplo aromáticas.

 

Por Eduardo Bustos para Super CAMPO.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *