Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Ganadería

01/07/2018

Futuro Incierto para Exportaciones de faena Kosher

A un mes de la implementación de la norma para faena Kosher vinculadas al bienestar animal, los frigoríficos exportadores aún se están habituando a reformar sus instalaciones y no perder la habilitación para vender carne vacuna con destino a Israel.
En cuanto al volumen de exportación, Israel es el segundo mercado para las exportaciones argentinas de carnes congeladas. Actualmente, se exporta alrededor de 25 a 27 mil toneladas /año.

Las nuevas exigencias de faena Kosher generan incertidumbre en la exportación de carne bovina. A partir del 1 de junio, los frigoríficos que realizan faena Kosher se enfrentan con la vigencia de la norma para exportar a Israel para mejorar las prácticas de bienestar animal. Las plantas se ven obligados a instalar equipos y cumplir procesos mediante la incorporación de un cajón rotativo o de volteo, que sujeta al animal y gira dejándolo acostado para ser faenado.

Super CAMPO analizó con el consultor especializado en Meat Kosher para el Mercosur, Felipe Kleiman, el panorama general con la norma en plena vigencia. Kleiman es miembro de Ezer Group: consultora Kosher con sede en Argentina que resulta de una joint-venture con la certificadora Liaf Control SRL y Red Alimentaria. El escenario genera más dudas que certezas sobre el futuro de las exportaciones Kosher en la región. Según los datos relevados por con entidades que están en permanente contacto con las industrias frigoríficas y exportadores de carnes argentinas como Fifra, ABC o Ciccra ven como pronto el análisis de comportamiento de los frigoríficos frente a la norma y señalan que “no tienen notificación oficial de las empresas que estén haciendo Kosher que estén totalmente preparados para adaptar sus plantas a la exigencia que viene desde Israel”. Aun así, los datos consultados al Consorcio ABC expresan que “las empresas frigoríficas se encuentran realizando las adecuaciones necesarias para cumplir con las exigencias establecidas por Israel, esto implica no sólo la adquisición de dispositivos especiales sino en la realización de cambios edilicios en las áreas de faena”.

El sistema preocupa por la inversión que significa todo el proceso. Sin embargo, Israel es el mejor destino actual para los delanteros de los bovinos argentinos.

IMPACTO EN PROVEEDORES. El nuevo reglamento, que exige a los frigoríficos que exportan carne vacuna Kosher la instalación del cajón de volteo, para contener las reses al momento de la faena ritual impacta en el Mercosur. Tiene que ver con los avances exigidos por el mercado consumidor. Felipe Kleiman, como consultor Kosher, explica que “Argentina había aprobado una reciente auditoría, mientras que Uruguay, Paraguay y Brasil comenzaban con la adaptación de sus plantas”. Muchos frigoríficos de los cuatro países ya van adelantados con la instalación de los boxes rotativos, mientras que otros aún no se encuentran adaptados. Antes de empezar con la adaptación de infraestructura, las empresas tuvieron en cuenta los siguientes datos:

-Inversión. Hay equipos que son vendidos a partir de los 120.000 dólares y otros que cuestan en Europa hasta 120.000 euros. En cuanto a la cantidad, se debería contar con dos cajones rotativos por planta frigorífica, para aumentar la cantidad de faena aproximadamente al doble. El cajón doble que acomoda 2 animales a la vez podría ser una buena alternativa para mejorar la velocidad de faena con una inversión que es menor a la suma de dos boxes.

-Infraestructura. La velocidad con que trabaja el cajón de volteo coincide con el tiempo medio generado que requiere la norma de bienestar animal. Como recurso para mejorar la performance operacional, las plantas pueden instalar 2 cajones para uso simultáneo o un box doble. No basta con elegir los más caros, sino pensar en la inteligencia industrial que conlleva esta nueva norma, para rediseñar flujos y procesos dentro de la planta. Las empresas deberán ajustar sus propios parámetros de acuerdo con el manual de buenas prácticas de operaciones en las plantas frigoríficas y basarse en las exigencias israelíes.

En las últimas semanas debieron arribar e instalarse a la región el grueso de las cuadrillas Kosher. Desde la Asociación de Productores Exportadores Argentinos (APEA) se analizó que hay más dudas que certezas sobre la actividad de Israel por con una conjunción de factores. Un factor es el de los precios ya que la hacienda se restableció principalmente en los mercados de Paraguay y Uruguay. Esto lleva a que la industria pretenda mejorar los valores previos al último receso. “Los frigoríficos pretenden una mejora de US$/t 300-400 y los israelíes no están de acuerdo”, así lo indica Apea con un importante importador israelí. Las próximas semanas Israel tendrá una evaluación sobre sus stocks de carne. “La primera impresión es que el mercado no está tan fluido”, comentó la fuente de acuerdo a los datos relevados en Apea.

En tanto, un industrial uruguayo que opera regularmente con Kosher reveló que no tiene previsto sumar las cuadrillas en las próximas semanas “porque no tiene la certeza” de contar con la suficiente oferta de novillos para cumplir con los contratos. Otro factor que le genera incertidumbre al negocio en toda la región es la exigencia de los Servicios Veterinarios y de Salud Animal del Ministerio de Agricultura de Israel (Ivsah), que estableció que el 1º de junio las plantas que trabajen faena Kosher deberán contar con el box o cajón de volteo exigido para la faena que tienen destino a Israel. En conversación con Felipe Kleiman, nos confirmó que en abril ese organismo envió una comunicación reiterando que en junio la nueva exigencia comenzaba a regir y que no había más prórroga para adecuarse: “La realidad es que en todo el Mercosur hubo falta de sentido de urgencia de muchas industrias en adecuarse a la norma. Se escucha de algunas plantas de Argentina y Uruguay pedir una prórroga para adaptarse a la nueva norma Kosher”. En cuanto a la adecuación de la industria cárnica nacional a la norma Kosher se estima que al menos la mitad de los frigoríficos que tradicionalmente exportan Kosher están adelantados en la nueva norma.

Apea y otros consultores, coinciden que en Paraguay, hoy solo una planta cuenta con ese cajón y otra está en proceso de instalación. Hay otras cuatro que hacen Kosher que aún no cumplieron con la exigencia, entre ellas tres del Grupo Minerva que esta semana
envió un pedido solicitando una nueva prórroga como mencionamos
anteriormente. En Uruguay, revelan que solamente hay cuatro plantas con el cajón noqueador exigido. En Uruguay especularon con que aquellas plantas que no tienen el box hagan Kosher únicamente en mayo, aunque dependerá del precio que Israel esté dispuesto a pagar.

Felipe Kleiman, que visitó plantas en Uruguay, tuvo conversaciones con al menos cinco empresas argentinas: “Hubo una movilización parcial de la industria del Mercosur. Uno de los fabricantes que venden los boxes rotativos a Israel confirmó que vendió aproximadamente diez unidades de cajones móviles. Los fabricantes de Uruguay y Argentina manejan la misma cantidad de unidades de box de rotación instalados y/o encargados”. En este contexto, el Consorcio de exportadores ABC aporta que “los cambios necesarios demandan tiempo y la intervención de proveedores, que están atendiendo una demanda adicional y tienen tiempos que escapan al control de las empresas frigoríficas. En caso de que algún establecimiento que exporta a Israel no esté en condiciones de certificar, deberá buscar destinos alternativos”.

La nueva exigencia implica que las plantas frigoríficas inviertan en condiciones de bienestar animal. La primera de ellas consiste en implementar el box rotativo para inmovilizar el animal previo a la faena. Apunta a marcadores objetivos para determinar el bienestar animal, que es la ausencia de estrés en el animal. Esencialmente, invertir en el equipo y crear protocolos internos y externos, capacitaciones especiales para entrenar al personal adecuado para estos procesos. El mercado que no se adapte dejará de exportar a Israel. Los beneficios son los de continuar exportando a un mercado que es tradicional e importante para la industria cárnica argentina, uruguaya, brasilera y, actualmente también para Paraguay, como el más joven exportador Kosher del Mercosur.

VOLUMEN DE EXPORTACIÓN. Los más de 40 frigoríficos del Mercosur, que abastecen el 85% de la importación israelí de cortes de carne vacuna, deberán instalar cajones de volteo o de inmovilización del animal para cumplir con la nueva norma Kosher. El valor pago por un delantero Kosher es mayor de lo que se paga por un delantero no Kosher para los mercados aunque puede haber un agregado hay costos e inversión diferenciada. “Si hablamos de los costos de Brasil de un delantero Kosher se puede considerar un valor que va desde los 4.900 hasta 5.000 dólares mientras que un delantero Kosher argentino pasa fácilmente los 6.200 dólares por tonelada de todo el delantero con el bife ancho inclusive que es un mejor corte que queda en el quarto Kosher. Hay una diferencia importante de remuneración, costo de producción y de infraestructura”, afirma Felipe Kleiman. Desde el Consorcio ABC, estiman que un diferencial del 20% en la cotización de cortes similares. En cuanto al volumen de exportación, Israel es el segundo mercado para las exportaciones argentinas de carnes congeladas. Actualmente, se exporta alrededor de 25 a 27 mil toneladas /año.

CAPACITACIÓN Y RESPALDO TÉCNICO PARA MERCOSUR. El Departamento de Control de Productosde Origen Animal, dependiente del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Israel, capacitó a los miembros de Ezer Groupjoint venture del Mercosur en Soluciones en Conformidad Kosher respecto a las normas de calidad de esta faena ritual, enfocadas en el bienestar animal, próximas a entrar en vigencia. La consultora Ezer Group (Tc. Ignacio Harris, de la certificadora Liaf Control SRL; Felipe Kleiman, consultor experto en faena Kosher, y Devora Dorensztein, de Red Alimentaria) fueron recibidos por el MV Sergio Dolev, Jefe de los Servicios Veterinarios y de Salud Animal del Ministerio de Agricultura de Israel (Ivsah), a realizar unas jornadas de capacitación exclusiva, con visitas a plantas y charlas técnicas, donde se observó la operación de los boxes rotativos (cajones de volteo), que cumplen con las buenas prácticas de faena, incluyendo el Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HACCP, por su sigla en inglés), respetando los principios del bienestar animal. Fue una oportunidad única ofrecida a Ezer Group, para observar todas las necesidades técnicas y presenciar las operaciones que realizan actualmente los frigoríficos de Israel. Los procesos visualizados por la consultora incluyen las normativas de bienestar animal y los HACCP, para garantizar la inocuidad de los productos son más exigentes por Agricultura de Israel, Ivsah.

Cajón de volteo y dispositivo inmovilizador de la cabeza del animal para faena Kosher. Las empresas frigoríficas se encuentran realizando las adecuaciones necesarias para cumplir con las exigencias establecidas por Israel.

 

Archivado en: , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *