Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Porcinos

29/05/2018

Porcus Crece en Cooperativa

A 5 años de su fundación ya son 17 los socios en actividad que poseen un silo para mezclar el balanceado y pueden faenar en un frigorífico social. La producción de la cooperativa Porcus Patagonia está diversificada entre lechones y capones.
Una de las primeras inversiones de la Cooperativa Porcus fue la compra de las parideras. El otro paso importante, con aportes de la provincia, fue la construcción de la planta de faena social, habilitada por el Senasa.

El aumento sostenido del consumo de carne porcina en Argentina, estimado entre los 14 y los 15 kilos por habitante y por año, impulsó a un grupo de pequeños productos del departamento de Adolfo Alsina, en la zona rural de Viedma (Río Negro), a integrarse en cuatro cooperativas para aumentar los volúmenes de producción y abaratar costos. La cooperativa Porcus Patagonia es una de ellas y hoy suma, entre sus 17 socios, 400 madres con dos pariciones al año y un destete de 7,5 lechones por madre y por camada. La producción esta diversificada entre lechones y capones.

ORÍGENES. “Nos empezamos a agrupar porque el cuello de botella que teníamos era la comercialización. En forma individual no teníamos volumen suficiente para atender la demanda local, ni la del valle. De esa manera se logró reunir un stock semanal o cada 10 días de unos 100 animales para sumar más carne”, contó a Super CAMPO Mauro Larrañaga, uno de los integrantes.

SUPERFICIE. La cooperativa dispone de 150 hectáreas, 35 de las cuales están bajo riego. Cada uno de los socios aportó una parte para la siembra del maíz, que se hace con un contratista. El gasto se distribuye en forma proporcional con lo que lograron abaratar los costos en forma significativa. Los productores poseen fincas en el Valle Inferior del Río Negro con una superficie promedio de 20 a 25 hectáreas. “Hace tres años comenzamos a producir nuestro propio maíz, con la colaboración del ministerio de Producción de la Provincia, nos permitió financiar la primera etapa. Para alcanzar el autoabastecimiento necesitamos 200 hectáreas”, estimó el porcicultor. La visita a la Cooperativa Porcus Patagonia formó parte de una recorrida que organizaron las autoridades del ministerio de Agricultura y Ganadería de Río Negro y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), para conocer actividades productivas en Patagonia Norte.

INFRAESTRUCTURA. Uno de los primeros objetivos de los socios fue el armado de una planta de silos con tres módulos de 40.000 kilos cada uno, para el almacenaje de los alimentos, además de disponer de una tolva. “Por ahora en la planta de silos realizamos el partido y la mezcla de los granos para preparar las dietas que necesitan los animales”, añadió el productor. “La idea es armar una planta para nuestros socios en la que se elaboren alimentos balanceados para porcinos, pero también para aves y vacunos. Además podríamos venderle la producción a quienes no son socios”, anticipó Larrañaga. Una de las decisiones más importantes de los integrantes de Porcus Patagonia ha sido la adquisición de una paridera para diez madres, financiada en parte con recursos propios y tambiñen con aportes la Provincia de Río Negro.

MANEJO. Los cooperativistas optaron por las razas Landrace y Durock Jersey, por la facilidad que tienen a la hora de reproducirse y la velocidad de conversión de los alimentos en carne. Además se capacitaron con técnicos del INTA acerca del manejo de las piaras. “La dieta que le entregamos a los porcinos está formada en un 70 por ciento de maíz y el 30 por ciento restante se completa con pellet de soja y un formulado mineral para facilitar la terminación de los porcinos que en capones pueden alcanzar hasta los 300 kilos”, describió Larrañaga. Por costos. en las parideras y los módulos de engorde se utiliza el sistema de cama profunda. “Consiste en armar una cama de paja donde las madres, en sus respectivas parideras, dan a luz a los lechones y permanecen con ellos hasta el destete. Para la terminación armamos módulos de madera techados, fáciles de trasladar con el tractor de un sector a otro y no requiere una infraestructura para el manejo de los residuos”, explicó.

Los destetes se realizan a los 30 días con una efectividad de siete lechones por madre y con un peso promedio de 8 a 10 kilos por cabeza: “Luego hacemos una recría de 30 a 60 días con la cual los lechones salen con unos 17 a 20 kilos, para en la siguiente fase pasarlos al módulo de engorde, donde permanecen entre 150 y 180 días hasta alcanzar los 120 a 140 kilos para los capones, con un peso al gancho de entre 80 y 85 kilos. Los padrillos pueden alcanzar hasta 300 kilos”.

Un frigorífico para la faena social. Desde que comenzó a funcionar la Cooperativa, nuestro reclamo se concentró en tener un frigorífico en la zona, mientras tanto faenábamos en una planta ubicada a varios kilómetros de nuestra región de influencia”, explicó Larrañaga. Ahora faenan en un frigorífico social armado con recursos propios y un predio aportado por el IDEVI en San Javier, SAFAVI (Sala de faena del Valle Inferior), ubicada a 30 kilómetros al Oeste de Viedma, que ya está inscripto en el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) y del servicio sanitario de la provincia. Además de los socios de las cooperativas, en esa planta pueden faenar todos los productores que reúnan las condiciones sanitarias exigidas. El frigorífico fue habilitado con una capacidad de frío para 10 campones, 20 lechones y 10 ovinos. En la práctica se podrían faenar hasta 30 capones. La infraestructura posee -además- dos piletas para el tratamiento de las aguas servidas y una vez tratadas, destinarlos al riego. Con las habilitaciones actuales la producción se puede comercializar en las ferias municipales de las localidades que forman el partido de Adolfo Alsina. “El proyecto de nuestra cooperativa incluye el armado de un sector de desposte y de sellado al vacío, para darle un mayor valor agregado a nuestra producción de carne”, se esperanza Larrañaga.

Por Eduardo Bustos para Super CAMPO.

Archivado en: , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *