Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

07/10/2017

La microbiología como aliada de la agricultura

Indigo es una novedosa startup que plantea una tercera revolución de la agricultura de la mano de los microorrganismos que viven en las plantas. Con Carlos Becco como figura destacada, desembarca en la Argentina.

El contexto de las empresas de productos para la agricultura se ve hoy atravesado por una fuerte concentración. Luego de compras, adquisiciones y fusiones todo parece indicar que, aunque el mercado no está retraído, los costos operacionales presionan a las empresas para que se achiquen. Además, lejos quedaron los años en que se descubrían nuevas moléculas con innovadores modos de acción.
“No hay novedades y no se esperan grandes descubrimientos en los próximos tiempos”, asiente Carlos Becco, un referente del área agrícola que hasta hace muy poco se desempeñó como Jefe Cultivo de Soja para Syngenta. Lejos de esta posición, hoy es la cara visible de Indigo en la Argentina, la startup considerada como la “más exitosa del agro”.
“Parte de este éxito se debe a que ya lleva recaudados más de 300 millones de dólares y apenas tiene dos campañas de trabajo en Estados Unidos”, indica.
Ahora bien, Indigo no es una empresa cualquiera. Centra su trabajo en la microbiología y en hacer foco, detalladamente, en aquéllos organismos que viven dentro de la planta y que pueden generar cambios en su productividad y en su sanidad. Becco lo explica claramente: “Tratamos de potenciar la naturaleza. Nos enfocamos en la innovación de tecnologías en microbiomas, lo que nos ha permitido desarrollar un exclusivo tratamiento de semillas basado en microorganismos simbióticos que complementa los procesos naturales de la planta para mejorar la salud del cultivo y su productividad”
Al igual que los humanos, las plantas conviven con millones de microorganismos –bacterias y hongos microscópicos- con los que interactúa para favorecer su salud y crecimiento. Estas comunidades de microbios que comparten un hábitat común, se alojan dentro y sobre todas las partes de las plantas. Pero claro, las actuales prácticas agrícolas han reducido la diversidad de los microorganismos afectando la salud de la planta y su rendimiento.
“Nos centramos en microorganismos que viven dentro de la planta”, dice Becco.

La compañía, mediante la aplicación científica de inteligencia artificial, identifica aquellos beneficiosos para la salud de la planta, los multiplica y los aplica a los cultivos mediante tratamientos de semillas. Esos microorganismos tienen el potencial para aumentar la resiliencia de la planta al estrés, mejorando su desarrollo mientras previenen enfermedades, aumentan la absorción de nutrientes, incrementan la eficiencia del uso del agua y mejoran la tolerancia al estrés hídrico y térmico en ambientes adversos. “
En Argentina ya tenemos un producto disponible pero para el próximo año ya habrá 15 más. El nivel de desarollo hoy es increible”, concuerda Becco al analizarlo frente a una industria de productos químicos más fría. En Estados Unidos, Indigo ya ha lanzado Indigo Cotton (algodón) e Indigo Wheat (trigo); mientras que este año lanzará productos para soja, maíz y arroz. Con el producto para algodón lograron una mejora del rendimiento promedio de 11% en el ambiente objetivo de West Texas, EEUU.
“Por lo pronto en la Argentina nos centraremos en los cultivos de mayor demanda como soja, maíz y trigo”, indicó Becco y recalcó que la firma ya viene realizando varios ensayos a campo para validar el producto disponible para soja.
“En los ensayos con los productores hemos tenido muy buenos resultados, con aumentos del 4% a 4,5% en rindes, lo que es muy importante para un producto biológico”, recordó Becco y comentó que para fomentar la adopción están saliendo a “timbrear”, mostrando a los productores la novedosa tecnología.
Respecto del costo, la firma también dispone de un sistema novedoso. “Firmamos un contrato entre privados y el productor paga sólo en el caso de haber tenido mejora en los rendimientos”, adelantó Carlos Becco.
“Todavía estamos organizando los temas contractuales pero la buena noticia es que para esta campaña el productor interesado ya puede probar esta tecnología que, estoy convencido, nos va a ayudar a redescubrir nuevamente la agricultura, agregó Becco quien luego de 30 años de agricultura tradicional baraja y da de nuevo para participar en la tercera revolución del agro.

 

 

Deja un comentario