Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

19/03/2017

El mundo, ante una crisis de semillas

Especialistas en agricultura orgánica afirman que éstas ya no son propiedad de los agricultores sino de empresas. Qué está haciendo la Argentina al respecto.

Las semillas representan la rica herencia de la diversidad biológica y son depósitos importantes de conocimiento ancestral y cultural. Durante milenios, los agricultores y las sociedades desarrollaron semillas y las compartieron en conjunto para garantizar la seguridad alimentaria y las economías locales. A través de la conservación de semillas y el conocimiento tradicional de las plantas de cultivo y las tecnologías, las comunidades desarrollaron diversas semillas para adaptarse a la sequía, estrés por calor, enfermedades y plagas de las plantas, y otras tensiones ambientales, como así también a las limitaciones geográficas.

Hoy en día la situación mundial muestra una crisis de semillas. Durante las últimas décadas, políticas a nivel nacional e internacional han alterado radicalmente el principio fundamental de que las semillas son “bienes comunes”, es decir, el patrimonio común de la humanidad a ser protegido como un bien público. En cambio, las patentes de semillas y los derechos de propiedad intelectual han sido diseñados para otorgar a las empresas la idea de que la vida puede ser de propiedad, comercializada y privatizada. Como resultado, la diversidad de semillas y la resistencia se han comprometido y el control de las semillas se ha alejado de los agricultores y las comunidades locales hacia las grandes corporaciones.

El Centro para la Cuidado de los Alimentos (CFS por sus siglas en inglés) es una organización de los Estados Unidos sin fines de lucro que trabaja para proteger la salud humana y el medio ambiente, restringiendo el uso de tecnologías nocivas de producción de alimentos y promoviendo las formas orgánicas y otras formas de agricultura sostenible. CFS también educa a los consumidores acerca de la definición de alimentos y productos orgánicos. Para ello utiliza acciones legales, informes científicos y de políticas innovadoras, libros y otros materiales educativos. Además, el CFS posee una red de intercambio libre de semillas entre los agricultores y jardineros de todo el mundo.

Salve Nuestras Semillas (SOS por sus siglas en inglés) es la respuesta del CFS a la crisis de semillas. El SOS es un programa internacional integrado que está llevando a cabo un doble enfoque: por un lado, acciones legales y políticas para detener el control corporativo sobre las semillas y asegurar que los agricultores y las comunidades locales mantengan y recuperen el derecho fundamental de salvar, plantar y compartir semillas. Y por otro, el enfoque en la educación y divulgación a los medios de comunicación, los líderes de opinión y la sociedad civil para resaltar cómo la actual crisis de semillas afecta a los agricultores, las comunidades y economías locales, la seguridad alimentaria y las ecologías.

En la Argentina, para responder a la falta de disponibilidad de semillas orgánicas tanto en cantidad como en calidad de las distintas variedades, el Ministerio de Agroindustria ha creado la Mesa de Semillas Orgánicas, dentro de la Comisión Asesora para la Producción Orgánica, con la finalidad analizar el tema y encontrar soluciones de manera multisectorial. Como primera medida se evaluó cuál es la verdadera disponibilidad en el mercado de productos orgánicos de semillas de calidad orgánica. Para ello, se lanzó una encuesta anónima dirigida a todos los productores de semillas orgánicas del país. Su objetivo fue recabar datos actualizados de la oferta y la demanda de semillas orgánicas en la Argentina, para luego poder plantear políticas acordes.

Los resultados fueron presentados el pasado 3 de marzo en Santiago del Estero, donde se llevó a cabo la Mesa de Semillas en presencia de la Coordinación de Orgánicos del Ministerio de Agroindustria de la Nación y del Inase (Instituto Nacional de Semillas). La reunión permitió a las autoridades empezar a evaluar las estrategias a seguir en base al importante dato de oferta y demanda.

Consultado el ingeniero agrónomo Facundo Soria (responsable del Área de Producción Orgánica de la Subsecretaría de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agroindustria de la Nación), se mostró muy entusiasmado, y destacó: “Lo que se está haciendo en la Argentina puede colocar al país como referente, ya que las políticas que se planean son el resultado de una interacción entre actores tanto públicos y privados, que forman parte del sector orgánico involucrado”.

Para más información: cfs.center/seedsharing

FUENTE: OIA

Archivado en: , , ,

 

 

Deja un comentario