Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Agricultura

16/02/2017

Qué implica una aplicación eficiente

Más allá de una correcta elección del producto fitosanitario ó fertilizante, la eficacia de la aplicación es determinante para lograr los mejores resultados productivos.

Es necesario definir el momento de aplicación, considerar las dosis recomendadas, la mejor frecuencia, y el uso de productos acompañantes que sinergicen la respuesta.

El uso de productos que incrementan la asimilación, absorción y traslado de fitosanitarios es indispensable para una correcta y rápida penetración. Se pueden amortiguar las tan comunes adversidades climáticas, como las lluvias intensas que atentan contra el resultado esperado y malogran la inversión.

Existen en el mercado productos que se adaptan y permiten ampliar el rango de uso, vía foliar, para una rápida absorción y asimilación de productos (cultivos extensivos), o vía radicular al mejorar la absorción de nutrientes del suelo (cultivos intensivos).

K-TIONIC® acelera la absorción de fitosanitarios y nutrientes aplicados tanto por aspersión al follaje del cultivo como mezclados con el agua de riego. K-TIONIC® es un producto formulado como solución acuosa de un complejo orgánico fúlvico obtenido a partir de leonarditas y concentrado al 25% p/p.

Al ser aplicado en la zona de crecimiento de la raíz o en aspersión foliar incrementa en la planta la absorción, translocación y asimilación de nutrientes procedentes del suelo o aplicados en mezcla. Por ello se lo ha identificado también como Promotor de Asimilación de Nutrientes.

 CÓMO ACTÚA K-TIONIC®: Tiene una alta compatibilidad con un gran número de fitosanitarios. Al aplicarlo en mezcla con insecticidas, fungicidas y herbicidas sistémicos se obtiene una rápida absorción y translocación de estos y con ello una acción inmediata y más efectiva de dichos productos. También mejora la compatibilidad de mezclas de fitosanitarios.

       K-TIONIC® inactiva la acción perjudicial de los cationes del agua que pueden afectar la actividad de un Glifosato, constituyendo un substituto ideal para el Sulfato de amonio.

Favorece positivamente el intercambio catiónico en el suelo al desencadenar procesos de quelatación o conversión de micronutrientes a formas químicas aprovechables por las plantas, evitando clorosis y otros desórdenes causados por una mala nutrición vegetal. De este modo, los cultivos agrícolas mejoran su crecimiento y desarrollo desde el momento de la aplicación, lo cual se traduce en mejores y mayores rendimientos de la cosecha.

Archivado en: , , ,

 

 

Deja un comentario