Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Actualidad

18/02/2014

¿Vuelve la liquidación de vientres?

Consignatarios aseguran que adoptarán esta medida "si el Gobierno sigue interviniendo".

Ignacio Gómez Álzaga, consignatario, fue uno de los que reveló la intención de los productores ganaderos ante la actual situación del sector. “Estamos en una especie de frontera entre la liquidación y la retención. Es decir, si a la situación económica la dejaran liberada al funcionamiento de las fuerzas del mercado, el productor va a producir más; (pero) si el Gobierno sigue interviniendo, lamentablemente vamos a perder otro momento y vamos a empezar con otra liquidación”, afirmó, en declaraciones a Radio Colonia.

El especialista también se refirió al aumento de la carne evidenciado en las góndolas los últimos días. “Es un tema que está bastante claro para los que conocen sobre mercado o los que operan en el mercado ya sea como vendedores, compradores o consignatarios de hacienda, incluso para algunos observadores con cierto conocimiento del tema -explicó-. Había un tema estacional que estaba anunciado desde hacía tiempo que para algún momento de febrero y marzo iba a haber una reducción de oferta. Se mezcló con lluvias importantes en una amplia zona ganadera que produjeron una caída fuerte en la entrada por un tema puntual. Después la devaluación hizo que se instalara una gran incertidumbre sobre el futuro económico del país, que hizo que una gente se ‘levantara un poquito del caballo’ para ver como venía la mano. Eso produjo una suba de precios en hacienda, que por supuesto se trasladó inmediatamente y más rápido que otra veces a la carne, justamente por esta situación general”.

El Gobierno o algunos funcionarios, que desconocen absolutamente el tema, se pusieron nerviosos porque evidentemente no les gusta que suban los precios cuando la suba de precios se produce por razones normales y hay otros productos en los que se producen por un tema que se llama inflación, que es aumento sostenido y continuado de precios. Entonces empezaron a hacer presiones sobre la cadena para tratar de frenar el tema y lo que hace es un poquito sumar al desquicio general“, continuó Gómez Álzaga.

Para el consignatario, el precio que hoy maneja la carne en el mostrador “es relativamente razonable, no es que sea un precio muy alto”. Esto se basa en que, teniendo en cuenta el pico de hacienda que se dio a fines de 2010 y principios de 2011 con valores cercanos a los $11/kg para el novillo -categoría que el experto utiliza como referencia-, y calculando una inflación anual del 25% desde entonces, hoy encontrar ese animal a $18 o $20/kg “es un precio muy bueno y muy alto que no se da todo el tiempo”. “El problema es que querer bajarlo atenta contra toda la cadena de producción y contra los futuros aumentos de producción que es lo que, teóricamente, tanto el país como los productores desearían”, sostuvo Gómez Álzaga.

Para él, “el productor ganadero siempre tiene vocación de aumentar y mejorar la producción, eventualmente, tener más haciendas, alquilar un campo. Es decir, busca aumentar la producción. Obviamente, si los precios no son rentables, no se ven estimulados a hacerlo. Yo diría que hace un tiempo había una especie de tendencia hacia la búsqueda de aumentar la producción y yo creo que si los precios son rentables quedaría eso. Lo que pasa es que toda esta acción del Gobierno que en cuanto sube el precio trata de frenarlo interfiere en el mercado, presiona sobre los operadores, acusa de desestabilizadores inescrupulosos y especuladores a todos los productores que están produciendo… Entonces; eso le quita las ganas a cualquiera“.

Frente a este cuadro de situación, Gómez Álzaga propone una “pequeña retención de vientres”. “Si pasáramos del equilibrio del año pasado a una pequeña retención yo creo que la oferta puede mantenerse en unos niveles que, con el consumo normal de la Argentina y con una exportación que debiera ser estimulada más que trabada y los precios fueran rentables, la oferta de este año no sería mayor que la del año pasado. Además, (nos permitiría) prepararnos para una mayor producción para los años 2015, 2016 y 2017. Pero para eso hace falta que el Gobierno actúe fuertemente sobre las expectativas diciendo que le interesa que el productor produzca más carne y que le interesa que la Argentina exporte más carne“, finalizó.

18 de febrero de 2014

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario