Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Actualidad

06/12/2019

Alerta por tucuras sapo en Río Negro

La plaga amplió su área de dispersión y consumo del recurso forrajero, lo que podría generalizarse en diciembre.

Conocidas como tucura sapo, Bufonacris claraziana es una de las especies más dañinas sobre el recuso forrajero en la región patagónica y en Río Negro, en particular. Se trata de una especie polífaga y voraz que consume prácticamente todo el material verde que encuentre a su paso, desde los tiernos pastos de los mallines hasta los más duros de la estepa. Recomendaciones del INTA para su control.

“En la Argentina, las explosiones demográficas de algunas especies de acridios son un fenómeno recurrente”, explicó Valeria Fernández Arhex, especialista del INTA Bariloche e investigadora del Conicet (IFAB).

De todos modos, la especialista reconoció que “se detectaron mangas de ninfas de B. claraziana o tucuras sapo en pleno desplazamiento en la línea sur de la provincia de Río Negro”.

La plaga se encuentra en plena evolución y amplió su área de dispersión, como así también su consumo del recurso forrajero”, indicó la especialista del INTA y agregó: “Esta situación va a continuar hasta el comienzo de la oviposición de las hembras adultas y se podría generalizar a mediados de diciembre”.

En este sentido, Fernández Arhex no dudó en asegurar que, “aunque esporádicas y localizadas, las explosiones demográficas de B. claraziana o tucura sapo tienen efectos devastadores sobre los pastizales donde se desplazan disminuyendo seriamente el forraje disponible”.

Frente a este contexto, Fernández Arhex consideró urgente la intervención de los productores para el control de la plaga, con la asistencia de organismos e instituciones oficiales nacionales y provinciales.

Para el control efectivo de esta especie, la especialista del INTA recomendó un manejo integrado de plagas (MIP) que consiste en la integración de las diferentes tácticas normalmente empleadas que incluyen el control biológico, el cultural, el uso de cebos y, por último, el químico.

Con respecto al último punto, la investigadora subrayó que, “sólo se deben utilizar aquellos insecticidas registrados por el Senasa”, como así también recalcó la importancia de “implementar todos los elementos de protección personal adecuados”. “Resulta clave cuidar el ambiente y trabajar conforme a las buenas prácticas agrícolas y el uso responsable de productos fitosanitarios”, concluyó.

Fuente: INTA Informa

Archivado en: , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *