Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Máquinas y herramientas

24/06/2019

Cómo conseguir una distribución uniforme

Según el especialista Santiago Tourn, se pueden perder hasta 100 dólares por hectárea por fallas en los ajustes básicos de las fertilizadoras al voleo.
La regulación de la fertilizadora impacta en la rentabilidad. Una máquina mal ajustada puede generar pérdidas de 100 dólares/ha en maíz.

La eficacia en la resposición de nutrientes en el suelo implica varios pasos, que van desde el diagnóstico de las necesidades del suelo hasta la aplicación de fertilzantes. En este punto, la regulación de la fertilizadora es clave para asegurar la fertilización. Según Santiago Tourm Profesor Adjunto de Mecanización Agrícola de la Facultad de Ciencias Agrarias de Balcare y participante en proyectos del INTA Balcarce, considera que “Se hace mucha referencia a la dosis y qué aplicar, en qué momento pero muchas veces fallamos en cómo distribuimos esa dosis en el terreno”.

En el último Simposio Fertilizar, el técnico presentó un informe sobre la uniformidad de distribución de dosis media de urea de las fertilizadoras, en base a análisis de 45 máquinas de plato y neumáticas de contratistas en la provincia de Buenos Aires y que trabajan unas 400 mil hectáreas.

“Encontramos resultados alarmantes -sostuvo el técnico-. Ninguna de las máquinas estaba en condiciones o tenía una una distribución aceptable. Eso nos pone en un punto donde es necesario sí o sí regular la distribución de las máquinas. La tecnología que tenemos en la Argentina en cuanto a regulación de dosis es muy precisa incluso a nivel internacional, pero fallamos la distribución. Hay que trabajar sobre cómo distribuimos sobre el suelo ese fertilizante que tiramos sobre unos platos y qué configuraciones hacer para que la uniformidad sea lo más pareja posible y evitar pérdidas de rendimiento”.

Según Tourn, con una máquina bien regulada se pueden obtener mil kilos de maíz más con respecto a una fertilizadora mal regulada. “Son 100 dólares por hectárea más solo por haber regulado por hectárea. El gasto en fertilizante es muy alto, una tonelada vale 500 dólares, estamos hablando de que estamos tirando el fertilizante sin ningún sentido. Tenemos deficiencias, poco rendimiento y aportes de los residuos al suelo y la pérdida de materia orgánica”.

AL PLATO. El técnico sostiene que la regulación de la fertilizadora de platos es una técnica sencilla que la puede hacer cualquier persona con cualquier grado de formación y materiales de bajo costo.

El principal problema encontrado en el análisis de las fertilizadora fue la gran acumulación de fertilizante en la zona central de distribución. Debido a que se usan elevadas revoluciones en los discos, el fertilizante de menor tamaño pierde la capacidad de volar y cae en la zona central. “Solamente con reducir la velocidad de los platos, podemos disminuir ese problema. También encontramos acumulación de fertilizantes en las zonas más alejadas del centro,
muchas veces por la posición de la aleta del plato. Las aletas pueden acortarse y alargarse y por lo general están en su posición más larga, eso hace que el fertilizante se acumule en los extremos y en la zona media tengamos 20 o 30% de lo que realmente deberíamos tirar. Corrigiendo las aletas de los platos, el punto de caída de fertilizante en los platos y su velocidad podemos lograr una distribución con un coeficiente de variación entre un 15 y 20%, que es lo recomendable. Por encima del 25% de coeficiente de variación tenemos problemas de pérdidas de rendimiento y de ingreso neto del sistema”, afirma Santiago Tourn.

NEUMÁTICAS. El estudio abarcó a las fertilizadoras neumáticas. Éstas, por lo general tienden a tener mejor uniformidad de distribución y menos puntos de regulación. La fertilizadora neumática tiene ventajas como que permite usar un fertilizante con tamaño desuniforme y unos kilómetros más de viento con
respecto a las mecánicas. “Sin embargo, la buena regulación de una máquina de plato puede tener la misma performance que una neumática”, agregó el técnico de Balcarce. «Tenemos excelentes técnicos e investigadores trabajando en momento y dosis de aplicación, pero estamos equivocándonos en la distribución de fertilizantes”, concluyó Tourn.

Por Luis Machado para Super CAMPO.

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *