Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Economía y mercados

18/02/2019

Cría: ¿Llega el tiempo de las vacas gordas?

La actividad ganadera favorecida por un buen nivel de pasturas espera recuperar su espacio. Los feedlot también anticipan mejores resultados.
Desde los feedlot esperan un primer semestre mejor que el último de 2018. Hoy la capacidad de la hotelería para vacunos se ubica en el 50%.

Las buenas perspectivas climáticas esperadas para 2019 en el ámbito de la Pampa Húmeda prevén un buen año para la ganadería, por el buen estado de las pasturas. Algunos hasta pronostican un retardo de la zafra de teneros para venderlos con más kilos. Los feedloteros, por su parte, esperan una recuperación del precio del ganado gordo.

Las proyecciones indican que se podrían superar los 14,6 millones de terneros contabilizados en 2018, de acuerdo a los datos relevados por la Dirección de Ganadería de la Secretaría de Agroindustria de la Nación y un aumento de la ternerada para 2020 si prevalecen las buenas condiciones climáticas que mantendrán la calidad de las pasturas, anticipó a Super CAMPO el Director de Ganadería de la Secretaría de Agroindustria de la Nación, el médico veterinario Silvio Daniel Marchetti.

“La relación ternero/vaca cerró 2018 con un índice de destete del 62,6%. En las buenas y en las malas el destete no varía, siempre es el mismo y la vez que lo hizo fue para abajo con poco más del 60%, debido a la sequía”, asegura el funcionario. “Para este año, desde la secretaría no vemos grandes variaciones, tenemos como medio millón más de vacas, si comparamos marzo de 2018 con igual mes del año anterior, se espera una mayor cantidad de terneros, pero no por más eficiencia”, detalla el duncionario de Agroindustria.

EVOLUCIÓN. En 2007 el stock general de vacunos había alcanzado 58,7 millones de cabezas y el de vacas 23,768 millones. En 2018 el stock de vacas se ubica en los 23,761 millones de cabezas y el stock general alcanza a casi 54 millones de cabezas. “Cambia el punto de equilibrio respecto de la faena o liquidación de stock. Venimos siguiendo la faena de hembras totales sobre las terneras que tenemos cada año y, a las que le descuento una mortandad razonable. Este año, lo más probable es que tengamos un punto de equilibrio”.

LUCES AMARILLAS. El especialista en ganadería bovina Sebastián Maresca, médico veterinario del INTA Cuenca, con asiento en Rauch, Buenos Aires, que en 2007 se dio el máximo stock tanto en el país como en la Cuenca del Salado. Desde allí comenzó a caer hasta el comienzo de la recuperación hace tres años.

“Nos preocupa no ver un aumento de las reservas por el mejoramiento de las pasturas y de la oferta forrajera en general para acompañar el incremento de ganado vacuno, para hacer frente a eventuales complicaciones climáticas”, alerta. Maresca, reconoce que en la región hubo una muy buena primavera y en lo que va del verano la cosa pinta bien y descarta la posibilidad de situaciones climáticas críticas. Respecto de la relación ternero/vaca, el profesional asegura que en la última década variaron los índices de destete: “Tenemos las mismas vacas que en 2008, pero con una superficie ganadera inferior porque hay una mayor concentración de la hacienda”.

DESTETE. Con el inicio de los destetes entre marzo y abril de este año, esperamos que los terneros terneros salgan con unos 10 o 15 kilos más por encima de los promedios de destete y que puedan alcanzar los 190 kilos”, se esperanza el técnico. Los ganaderos, entre 2010 y 2013, iniciaron una etapa de retención de vientres: “El stock fue creciendo levemente y los tactos demostraron que el índice de preñez se encuentra en los mismos niveles que el año anterior, pero se puede esperar un aumento del stock de terneros, pero no por una mejora del grado de eficiencia respecto de la cantidad de terneros logrados por vaca”, detalla Maresca.

Acerca de la incorporación de prácticas por parte del productor ganadero, como la inseminación a tiempo fijo (IATF), Maresca asegura que no hay grandes cambios: “A eso le debemos sumar la falta de personal capacitado. Además, vemos en las nuevas generaciones, los ‘milenialls’, una falta de interés total por el campo, cosa que preocupa a largo plazo”.

FEEDLOT. Juan Eiras, presidente de la Cámara Argentina de Feedlot, vaticina buenas perspectivas: “La capacidad instalada de los feedlot se encuentra en muy bunas condiciones. Hoy trabajan al 50%, al menos los que están afiliados a la cámara que siempre están un paso más arriba. Un tercio de las empresas, que están integradas a la industria de la carne para el consumo interno y la exportación, se mantiene con los corrales muy llenos. Las otras dos terceras partes, se encuentran más cerca del 40 que del 50%”.

Oferta con poco gordo. Para Juan Eiras, “el margen de ganancia en el negocio del feedlot está ligado exclusivamente a la venta del producto y su precio, que en el caso del novillo comenzó a insinuar un aumento, y que seguramente se mantendrá hasta marzo”. 

En el caso del maíz, en plena cosecha y si se presenta alguna situación de logística compleja, “podría surgir algún negocio diferencial con granos un poco más barato”. El maíz va a mantener su valor, pero lo importante es que el criador recomponga su precio, pero “la clave está en que se consolide la suba del novillo gordo y manejar valores razonables. El negocio tiene que ser para todos los integrantes de la cadena”.

“El último semestre del año pasado fue muy malo y se reflejará en una oferta muy baja porque habrá muy poco gordo. Si se suman las buenas condiciones climáticas esperadas, el productor que recría a pasto, buscará cargar al ternero más kilos a pasto, en especial si no necesita vender, mientras tenga una situación financiera sostenible. No se recuperará la ecuación que tuvimos en marzo del año pasado”, concluye Eiras desde la CAF.

Archivado en: , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *