Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Economía y mercados

30/04/2018

Lúpulo: El Alma de la Cerveza

Mediante la compra del 70% de la producción de lúpulo en El Bolsón, Quilmes fomenta la agroindustria. En cebada, compra a más de 1300 productores. Es un cultivo que sólo se produce entre el paralelo 40 y 50, por eso es fuerte en el sur.
La cosecha de lúpulo comienza en marzo. Es un cultivo que sólo se produce entre el paralelo 40 y 50, por eso es fuerte en zonas como El Bolsón y en Río Negro.

EL LÚPULO es cultivo de prácticamentes sólo una aplicación: la cerveza. “Además de otorgar amargor y aroma a esta bebida milenaria nos ayuda a estabilizarla, por eso desde que relanzamos la vieja/nueva Quilmes Clásica, le hemos quitado dos conservantes naturales que llevaba la cerveza gracias a este mayor contenido de lúpulo”, explicó Pablo Querol, vicepresidente de Asuntos Corporativos y Legales de Cervecería y Maltería Quilmes, durante una jornada de cosecha de lúpulo a campo en El Bolsón.

Y lo curioso de que se de en esta geografía tiene su razón de ser. Es tan compleja su producción en cuanto a requerimientos de suelos y climas (entre los paralelos 40 y 50), que son muy pocos los países del globo en los que se cultiva. Por caso, en Argentina apenas hay cultivos en El Bolsón y en algunas zonas del norte de Río Negro, provincia en la que el lúpulo se constituye en un motor de la economía regional. En función de esto, la cantidad sembrada con lúpulo es escasa, apenas alcanza para cubrir la producción de cerveza “lager” (las que fermentan a bajas temperaturas) de la Argentina.

Sólo la cervecera Quilmes compra el 70% de la producción de lúpulo de El Bolsón, que le alcanza para algo así como el 12% de la cerveza Clásica que elabora. El resto es de su propia producción y también proviende de la importación. “Alemania y algunas zonas de Estados Unidos son los principales productores de lúpulo a nivel global”, admitió Querol, y destacó que la firma necesita comprar permanentemente a los mercados externos para cubrir su demanda.

CIRCUITO. Llegados a la parte productiva, los agricultores pueden comprar sus plantines y pagar las regalías correspondientes (puesto que están patentados y se liberan luego de 10 años). Luis di Motta, Brewing and Quálity de Quilmes dio algunos datos sobre la producción de lúpulo: “El productor lo hace bajo contrato por tres años, la cosecha es anual, se corta desde abajo y desde arriba cae la rama en un acoplado. Luego se lleva a una cosechadora y se separa el cono de la planta”, explicó a grandes rasgos, al tiempo que recordó que la planta necesita tres años hasta poder ponerse a producir. El valor actual de un kilo de lúpulo secado y prensado se sitúa en los u$s 14 dólares el kilo flor, que tiene entre 5 y 10% de amargor. El rendimiento esperado por hectárea ronda los 1100 kilos.

El Director de calidad y procesos de Quilmes recordó que “la Argentina, con 1300 productores que le entregan cebada a la marca, está al tope en calidad y eficiencia en rinde por hectárea. Tenemos programas en los cuales les ofrecemos tecnolgia”. Además, para dimensionar la importancia de la cerveza en el país recordó: “En la Argentina hay más de 1 millón de hectáreas sembradas con cebada mientras que en vid son apenas unos 230 mil de viñedos”, rememoró.

CONSUMO. Desde la industria advierten que entre 2011 y 2016 la industria cervecera estaba estancada por múltiples factores, con lo cual se mantuvo el volumen. Sin embargo, en 2017 se notó una recuperación del 12 por ciento en el aumento del consumo. Al consultar sobre la cerveza artesanal y los cambios que le infligió al mercado Di Motta fue contundente: “Lo que hizo la cerveza artesanal fue enfocar la demanda en el producto y eso ayudó mucho”, reflexionó.

Modelo Sustentable. “Quilmes basa su modelo de negocio en el paradigma de la Economía Circular, con un ciclo regenerativo: mantiene los productos y sus componentes en su mayor valor en todo momento, realza el capital natural y optimiza el rendimiento de los recursos. La compañía integra los aspectos ambientales en su plan de negocios, en la elaboración de sus productos, en la toma de decisiones y en sus actividades diarias. La cerveza está elaborada con ingredientes naturales: cebada, lúpulo, levadura y agua, en conjunto con otros cereales como el trigo o el maíz que aportan vitaminas, minerales, nutrientes y otras sustancias que representan beneficios para la salud”, señaló la jefa de sustentabilidad de Quilmes, Vanesa Vázquez.

Por María Lorena Rodríguez para Super CAMPO.

 

Archivado en: , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *