Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

22/08/2016

La zanahoria, la hortaliza “estrella” del invierno

Es uno de los cultivos de esta estación, y se recomienda su consumo por la gran cantidad de nutrientes que aporta. Cuáles son sus beneficios para la salud.
Zanahoria orgánica. FOTO: Sabe la Tierra.

Cuando hablamos de cocina estacional, es importante investigar cuáles son los alimentos que deberíamos consumir, en estas latitudes, para beneficio de nuestra salud y el respeto de nuestra tierra. No es lógica ni sana la costumbre de querer comer tomates frescos todo el año o frutas tropicales en pleno invierno. La tierra es sabia y nos brinda, en cada lugar del mundo, una gran variedad de alimentos para consumir según la época del año en la que nos encontremos. Si bien no es fácil, podemos empezar por aprender cuáles son las verduras y frutas de invierno e ir de a poco sumándolas a nuestra cocina.

En esta época de frío, existe una gran variedad de vegetales que deberíamos incluir en nuestros platos y, dentro de esta variedad, encontramos a las zanahorias, con grandes virtudes medicinales y versatilidad a la hora de prepararlas, ya sea crudas, cocidas, en jugos, licuados o repostería.

Ellas son ricas en fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes naturales y muy pobres en grasas, lo cual las convierte en alimentos especiales para tratar diferentes problemas de salud.

La zanahoria es rica en betacaroteno y provee buenas dosis de minerales como calcio, hierro, potasio, fósforo, vitaminas B, C, D, E y ácido fólico (este último altamente recomendado para mujeres embarazadas).

La zanahoria provee fibras que ayudan a mantener nuestro intestino limpio y una buena digestión. Por su contenido en hierro y cobre, favorece la formación de glóbulos rojos, ayudando así a prevenir anemias. También es una gran aliada de la vista, colaborando en la prevención de la formación de cataratas así como en mantener la agudeza visual. Asimismo, aporta muy bajas calorías, mucha fibra y casi nada de grasas, brindándonos sensación de saciedad y favoreciendo al buen tránsito intestinal. Es una buena fuente de antioxidantes, que protegen al organismo del ataque de los radicales libres y del envejecimiento prematuro.

De esta maravillosa planta no sólo se aprovecha la raíz: también se pueden consumir sus hojas en sopas, guisos y rellenos de tartas.

FUENTE: Sabe la Tierra.

Archivado en: , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *