Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Actualidad

09/01/2014

Todos contra la importación de tomates

Miembros de la cadena de producción y de la oposición manifestaron su disconformidad con la medida anunciada.

La noticia de que la Argentina importará tomates desde Brasil para mantener su precio a raya y el correcto abastecimiento no cayó bien en ninguno de los eslabones de la cadena de producción y comercialización de este producto. Muchas fueron las críticas en muy pocas horas.

Las primeras voces que se oyeron fueron las de los propios productores de tomates. “No podemos estar de acuerdo. Están mal asesorados. El productor de tomate está perdiendo dinero, y que se anuncie la importación no encaja en la realidad”, señaló el presidente de la Asociación de Horticultores de La Plata, Alberto Pate.

El directivo platense explicó que actualmente “los costos de producción superan el valor que se vende en el mercado” y detalló que “el valor de un cajón en el Mercado Central era de $50 pesos y el productor recibe entre $30 y $32. Pierde $20 por cajón”. “¿Cuál es la ventaja de importar? ¿Por qué no investigan mejor a ver quién se queda con la diferencia?”, cuestionó.

Pate incluso sostuvo que en la canasta de 180 productos congelados “están ofreciendo el kilo de tomate a $10,50 y en el Mercado Central se puede conseguir a $3 el kilo“.

En tanto, el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban, lamentó que el Gobierno no tiene la misma “celeridad” para “normalizar” la importación de insumos médicos “que faltan hace meses” como la rapidez que demostró con la decisión importar tomates desde Brasil.

El directivo juzgó que podría “evitarse” la importación de tomates si el faltante de ese producto por cuestiones estacionales va a ser solamente por dos o tres semanas, dado el movimiento logístico que esa medida implica. “Parece un movimiento demasiado importante para un producto importante en la canasta… Pareciera que si el tema fuera realmente dos o tres semanas sería algo que se podría evitar“, opinó en diálogo con radio El Mundo.

Santisteban afirmó que “todavía la nueva conducción del Ministerio (de Economía y de la Secretaría (de Comercio Interior) no ha terminado de destrabar el nudo gordiano que quedó con la salida de (Guillermo) Moreno”.

“Va en total detrimento del productor local”

El titular de la UCR y senador por Mendoza, Ernesto Sanz, también criticó la decisión oficial, y advirtió que “esta estrategia va en total detrimento del productor local”. “La decisión de importar tomates de Brasil también la tomó (el ex presidente) Carlos Menem en los noventa y destruyó la producción local”, recordó.

El senador señaló que “el Gobierno sabe muy bien que no puede mantener el kilo de tomate a $10,50 para respetar el acuerdo de precios, por eso piensa habilitar la importación de tomates brasileños”. “(Pero) Importar llevará a destruir la industria local”, fustigó el líder radical a través de un comunicado.

Sanz aseguró que “faltan políticas económicas serias”, y consideró que “los funcionarios de Hacienda, antes de decidir traer los tomates, deberían evaluar el porqué es tan elevado su costo al público”.

“Los productores mendocinos, por ejemplo, recibieron en el período 2012/2013 entre $1,85 y $4,16 por kilo del tomate redondo, muy lejos de los más de $10 que la Casa Rosada ofrece en Capital Federal y Buenos Aires como precio cuidado'”, destacó. En este sentido, sostuvo que “para lograr un valor razonable, lo que habría que hacer es invertir para reducir los costos de transporte, analizar a fondo la cadena y ver quién se lleva la mayor parte de la renta“.

Por su parte, el vicegobernador de Corrientes, Gustavo Canteros, salió a cuestionar públicamente la decisión de la administración central, al considerar que esta medida perjudica a los productores locales del cultivo.

“Traer desde el exterior tomates o cualquier otro producto que se cultive en la Argentina es perjudicar al núcleo de nuestra economía que es la actividad primaria”, dijo Canteros, a cargo de la Gobernación de Corrientes por la ausencia temporaria del gobernador radical Ricardo Colombi.

“Los precios no suben por decisión de los agricultores o los ganaderos, sino como consecuencia de una política viciada que ha ocultado los índices de inflación durante años”, consideró Canteros, encolumnado en las filas del peronismo opositor.

El vicegobernador correntino expresó así su “solidaridad y apoyo a los productores de tomate de Corrientes ante la decisión oficial del Gobierno Nacional de importar ese cultivo con el objetivo equivocado de bajar los precios al consumidor”.

“A los cerebros de esta medida, que implica comprarle tomates a países vecinos, habría que recomendarles que visiten un polo productivo como Santa Lucía, donde vemos que los hombres de campo hacen todo lo posible por bajar sus costos pero dependen de una maquinaria de intermediación y de factores insoslayables como el transporte, el combustible y los agroquímicos que son todos importados”, analizó el funcionario provincial.

“Pensar que por comprar tomate a gran escala en Brasil vamos a obligar a los tomateros de Corrientes a bajar todavía más sus precios es no conocer la realidad de las unidades productivas, porque ante una política regresiva como la que propone la Nación lo que sigue no es una baja de los costos sino la desaparición de la actividad”, finalizó Canteros.

La medida

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció ayer que el Gobierno importará tomates de Brasil para “garantizar que el consumidor tenga bienes con precios cuidados y perfectamente garantizados en términos de abastecimiento”, debido a la suba estacional del producto.

En su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada, el funcionario explicó que “se estima que el tomate en los próximos diez días, por problemas climáticos, podría tener reducción de oferta y, en consecuencia, incremento de precio”.

Dijo que para la importación de tomates “la presidenta (Cristina Fernández) instruyó al ministro (de Economía) Axel Kicillof para que, a través del Mercado Central de la República Argentina, propicie la importación de tomates de Brasil para garantizar abastecimiento y precio a los consumidores. Si es posible precios inferiores a los del mercado, tanto mejor”.

FUENTE: DyN

9 de enero de 2014

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

11 pensamientos en “Todos contra la importación de tomates”

  1. BIEN CLARITO: “TENEMOS TOMATES PARA REGALAR” EN ARGENTINA!!! EN NEUQUEN LOS CHACAREROS VENDEN EL CAJON DE TOMATES ENTRE $70 Y $80. FRESCOS RECIEN COSECHADOS!!!!!! QUE NEGOCIADO TIENEN EHHHHH

  2. hablan dewl tomate y que me contas de las cerezas-80$ el kilo-melones 35$ c/u-carne de vaca 59 el kilo–y tantas otras cosas-que nosotros los jubilados no podemos consumir- aganla’ facil acctualicen las jubilaciones y dejen MENTIR-MENTIR- EL boleto en cordoba- 4,10-y diferencial 8,20

Deja un comentario