Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Actualidad

14/11/2013

Confirman hallazgo de caracoles gigantes

El Senasa anunció que los ejemplares encontrados en un barrio de la capital correntina pertenecen a esta plaga.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) confirmó que los ejemplares hallados en una vivienda urbana de la ciudad de Corrientes son de, efectivamente, la especie Achatina fulica.

Las actividades de monitoreo por parte del organismo se iniciaron en octubre, en el marco del Sistema Nacional de Prevención, Monitoreo y Control del Caracol Gigante Africano y tras la sospecha de que moluscos encontrados en un barrio de Corrientes pertenecían a esta especie. Las acciones fueron implementadas por la Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNPV) y el Centro Regional Corrientes-Misiones del Senasa.

Técnicos recorrieron todos los domicilios del área bajo sospecha, encuestaron a los habitantes e informaron acerca de esta plaga y los peligros potenciales que representa. También entregaron folletería.

Las acciones de monitoreo aún se realizan en la zona. En tanto, expertos sanitarios planifican un proyecto de contención de esta plaga, entre otras actividades oficiales. La intención del Senasa es salvaguardar la salud pública y la sanidad vegetal, y también proteger el medio ambiente.

El caracol gigante africano (Achatina fulica) es considerado una de las 100 plagas agrícolas más perjudiciales del mundo. Afecta no sólo a los cultivos, sino también a la fauna autóctona y a las personas, a quienes puede transmitir graves enfermedades.

Pablo Cortese, director de Vigilancia Fitosanitaria del organismo, sostuvo que “ante la mínima duda de presencia del caracol, es necesario ponerse en contacto con el Senasa para que personal técnico efectúe las verificaciones correspondientes”.

Frente al hallazgo de un molusco con características similares al caracol gigante, el organismo recomienda:

-No tocar ni comer los caracoles.
-Si se los toca, lavarse inmediatamente las manos, al igual que si se tocan superficies que pueden haber estado expuestas a su baba.
-Evitar el contacto con la baba del caracol, especialmente en ojos, nariz y boca.
-Lavar con agua potable las verduras, porque pueden haber estado expuestas a su baba.
-No utilizar los caracoles como carnada, mascotas o adornos.
-No utilizar veneno contra el caracol, ya que los molusquicidas son extremadamente tóxicos para niños, mascotas y la fauna nativa.
-Eliminar del jardín restos de madera, materiales de construcción o cualquier otro elemento que pueda servirle de refugio.
-En caso de hallarlos, tomarlos con guantes impermeables (látex), colocarlos en una bolsa, aplastarlos y enterrarlos, o introducirlos en un recipiente con dos partes de agua y una de cloro. Los guantes también deben ser enterrados o quemados.
-No permitir que los niños participen en la captura de caracoles.
-No trasladar los caracoles a otras zonas. Tampoco plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.

En caso de detectar esta plaga, comuníquese a la línea gratuita del Senasa, 0-800-999-2386; a sus oficinas en Puerto Iguazú, Misiones: (03757) 421517;o a la Dirección de Vigilancia y Monitoreo de Plagas en Buenos Aires: (011) 4121-5196. También se puede enviar un correo electrónico a: dvm@senasa.gob.ar o realizar la denuncia a través del formulario de la página web:www.sinavimo.gob.ar/node/add/deteccion.

Archivado en: , , , ,

 

 

Deja un comentario