Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Ciencia y tecnología

14/08/2018

Expectativas agrícolas generan inversiones en alta tecnología

Resumimos lo mejor del Congreso de Aapresid. Desde las empresas de insumos que asistieron al evento en Córdoba afirman que los agricultores compran productos con mayor valor agregado para obtener más rendimientos.
ALTA TECNOLOGÍA. El productor que puede está dispuesto a pagar por más tecnología.

Esta edición del Congreso de Aapresid no fue una más en su línea de tiempo, ya que tras muchos años de realizarse en Rosario, esta vez tuvo lugar en la ciudad de Córdoba. El hecho de estar en el centro geográfico posibilitó el acercamiento de personas que no habían asistido a otros congresos. Según los organizadores, participaron unas 5.000 personas en los tres días que duró el evento. Este año se llamó “Sustentología” y además de los talleres y conferencias plenarias habituales, se desarrolló el 1ª Congreso Nacional AgTech.

En la apertura del congreso, Alejandro Petek, presidente de Aapresid hizo hincapié en que “sabemos que la sustentabilidad está más allá de suprimir la labranza. La siembra directa debe ir con rotación, cobertura, nutrientes y manejo inteligente de plagas, y eso demanda saber más”. Por su ubicación en el calendario, durante el congreso se puede tomar el pulso de la campaña de granos finos en marcha y las expectativas para los granos gruesos que está por comenzar. “Hay una linda realidad, la siembra de fina tiene mucha más hectáreas, con mucha tecnología -dijo a PERFIL Gustavo Portis, Director del negocio Agro de BASF, responsable por Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay-. Nosotros lanzamos el año pasado el fungicida Sistiva para trigo y cebada y este año se nos ha ído el producto de las manos etres semanas. Eso indica que el nivel de inversión que tenemos está llegando a los mejores niveles que ha tenido siempre la Argentina, no solo en cereales como trigo y cebada, las perspectivas que hay para la gruesa son muy buenas. El productor está comprando productos con mayor valor agregado que brindan mejor resultados y tienen un precio de acceso más alto”.

Andrés Bottino, gerente de Marketing de UPL Argentina, se refirió a la actualidad del mercado de agroquímicos en esta campaña para las empresas: “Está movido, hay mucha competencia, mucha oferta de productos, una caída importante en los últimos tres años en el mercado de agroquímicos, básicamente en unidades y precio. Es un año interesante en las movidas empresariales de fusiones y adquisiciones. Es un año desafiante, porque se viene un Niño que será bueno para la producción y para el uso de insecticidas y fungicidas, es lo que se espera a nivel de nuestra compañía. En maíz se espera presencia de roya, pero lo más importante es el problema de malezas, es ahí donde está más complicado”. 

Por su parte, Francisco Francioni, responsable del portfolio de Inecticidas de FMC, comentó que el de insecticidas “es un mercado muy dependiente de ese factor y hace tres años que venimos con una presión de plagas muy baja por el cambio climático, relacionado con años tan lluviosos. Con respecto a este año, vamos a tener un cambio en ese sentido, hemos tenido una mayor presencia de frío  y heladas que está acomodando el clima y esperamos que sea un año más movido en presión de plagas”.

En cuanto a la presencia de plagas en los cultivos de gruesa, Francioni cree “que puede llegar a darse presiones de plagas a fin de noviembre y principio de diciembre si se dan las condiciones. Podemos llegar a tener un pico de bolillera en estadios vegetativos tempranos de soja, eso puede llegar a darse en la primera semana de diciembre y en la campaña fuerte puede ser en enero y febrero, que es el período de mayor presencia de estas plagas como orugas bolilleras, anticarsias y también la presencia de chinches en soja”.

Una de las consecuencias de la baja inversión que hubo durante varios años en tecnología fue la reposición de nutrientes mediante la fertilización y es algo que parece estar cambiando. Gustavo Elías, coordinador agronómico de la empresa Yara observa un cambio de tendencia: “Esta campaña viene muy bien, en la siembra de fina anduvo mejor con respecto a lo esperado. Si bien las intenciones de siembra estaban, los problemas climáticos habían puesto en duda la superficie a alcanzar, pero por suerte se logró una mayor área sembrada y las dosis de fertilizante también aumentaron. Ahora estamos en plena refertilización de trigo y cebada y se nota mucho movimiento en el mercado. La aplicación de fertilizante estaba muy relegada, ahora se mira no solo a un nutriente y año tras año va mejorando. Se ve en los indicadores, tanto en soja maíz y cultivos de fina, con lo cual en el futuro hay una proyección interesante para la fertilización y reposición de nutrientes. Hasta el momento en líneas generales la demanda está un 15% por encima del año pasado, pero hay que ser cautos con el número final. Es un muy buen año para la fina y esperamos que siga así para la gruesa”.

Aunque es clara la intención de los productores en invertir en alta tecnología para esta campaña, los problemas climáticos y las turbulencias económicas no dejan a todos en las mismas condiciones y deben apelar a créditos y facilidades de las empresas. En ese sentido, Ricardo Yapur, CEO de Rizobacter, describió que se plantean dos situaciones: “Hasta ahora el mercado se está moviendo relativamente bien. En el mercado de trigo se vendió lo mejor, lo más caro, se vendió lo que tiene más tecnoligía. Eso me da la impresión de que el productor que puede pagará por más tecnología. Hay productores complicados en zonas que fueron muy afectadas por la sequía y otros en zonas con rendimiento medio y que, con el aumento de precios, compensaron. También hay productores que han tenido muy buenos rendimientos y con estos precios fue un año que terminaron haciendo plata. Esto quiere decir que hay productores que necesitan crédito y las empresas tienen que hacer el esfuerzo pero hay otros que no lo necesitan y tiran demasiado de la soga en algunos de los casos. El productor se está transformando en muchos casos en un financista que no es bueno para el mercado porque las empresas en lugar de pensar en nuevas tecnologías, nuevos productos o tener desarrollos están pensando en prestar plata, se han transformado en bancos y a la larga no es bueno”. 

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *