Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Porcinos

25/06/2019

Cerdos del Gran Buenos Aires

Tres grupos de productores articulan desde Cambio Rural con las agencias de Marcos Paz y San Vicente del INTA AMBA logran mejoras productivas.
Los grupos de productores buscan aumentar sus producciones, bajar costos y vender mayores volúmenes.

Productores porcinos de Marcos Paz que se sobrepusieron a varias inundaciones trabajan en levantar los corrales en los establecimientos para que el agua no los afecte tanto; además evalúan la utilización de una nueva raza más prolífica.

En Almirante Brown avanzan en una planta de alimentos balanceados de uso colectivo para bajar costos de producción y mejorar el manejo de las unidades familiares productivas. En Domselaar articulan con otras instituciones para bajar costos adquiriendo insumos más económicos. Estas son algunas de las acciones que realizan mediante Cambio Rural y las agencias de Marcos Paz y San Vicente del INTA AMBA.

AGENTE. Facundo Cavanna, técnico de la Agencia Marcos Paz y quien actúa como agente de proyecto coordinador de los técnicos a cargo de estos grupos, evalúa que los productores se reúnen para encontrar nuevas proyecciones. Así en Marcos Paz ya está en estudio una raza porcina de la cual pueden obtener “entre 12 y 13 lechones por parto contra 8 o 9 que están dando las actuales razas con las que producen, avanzan de esta manera hacia una mejora genética que sea más prolífica, además de procurar sostener otros atributos que otorgan mayores niveles de adaptación a los sistemas de producción predominantes”, explica Cavanna.

En Almirante Brown desde el programa de fortalecimiento de producción porcina desde la Coordinación de Producción Rural de la Secretaria de Producción y Empleo en articulación con Cambio Rural e INTA se avanza en capacitación y asesoramiento para mejorar aspectos de alimentación, nutrición y costos productivos. En ese sentido inaugurarán una planta comunitaria de alimentos balanceados en el Centro integral Municipal San Francisco. “Esta sirve para obtener alimentos a partir de las materias primas que se pueden conseguir o comprar en la zona de modo tal de abaratar los costos de producción. Siendo la alimentación el costo más importante, cualquier acción que podamos realizar en mejorar los temas relacionados con la fabricación del alimento y su llegada efectiva al animal repercutirá muy favorablemente sobre la economía del productor familiar”, indica Leonardo Davies, jefe de la agencia San Vicente del INTA AMBA.

PRODUCTORES. En Domselaar, la Unión Trabajadores de la Tierra (UTT) produce lechones en forma conjunta uniformando sanidad, alimentación y manejo también desde el Programa Cambio Rural y las agencias del INTA AMBA. El grupo de productores porcinos de la cooperativa de productores porcinos de Marcos Paz, que perteneció en una primera instancia a Cambio Rural 1 y luego se formaron dos grupos de Cambio Rural 2 en 2015, pudieron concretar esta figura asociativa. Luego se armaron silos para granos, granos, y una moledora y granos en conjunto con el entonces Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, la municipalidad de Marcos Paz y proyectos del Periurbano Bonaerense.

Facundo Cavanna recuerda que “estos productores elaboran balanceados utilizando núcleos, soja, maíz y restos de la industria galletitera y cervecera bajando los costos de alimentación” y remarca este logro ya que la alimentación de los animales “insumen el 60% de los costos productivos”. En 2018 se concretó un nuevo grupo de Cambio Rural.

FOMENTO. El grupo de la Cooperativa de Marcos Paz logró obtener el sello “Hecho en Marcos Paz”. En Domselaar propenden seguir con mejoras productivas, crecer en conocimientos e instalaciones para aumentar producciones, bajar costos y comercializar en conjunto mayores volúmenes. Y en Almirante Brown creen en producir alimentos con control adecuado de los factores nutricionales y no nutricionales respetando el bienestar del animal la conservación del medio ambiente y la inocuidad.

Estas acciones se logran en la medida que los grupos y productores aumenten sus producciones, bajen costos y vendan en conjunto mayores volúmenes. Desde el INTA AMBA se fomentan charlas,
talleres, visitas a otros productores e instituciones. De aquí se desprende la “necesidad de aumentar volúmenes y bajar costos para no depender de un precio del capón que oscila tanto y los obliga sí o sí a producir lechones”, resume Cavanna.

Por Federico Guerra del EEA AMBA para Super CAMPO.

Archivado en: , , , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *