Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Agricultura

12/04/2019

Cómo hacer silaje de maíz de alta calidad

El 24 de mayo, en Oncativo (Córdoba), la jornada Experiencia Forrajera y en Cosecha volverá a desplegar respuestas para productores y contratistas.

El 24 de mayo, en Oncativo (Córdoba), la jornada Experiencia Forrajera y en Cosecha volverá a desplegar las respuestas que productores y contratistas necesitan por estos días. Un adelanto con algunas recomendaciones para aprovechar al máximo los aportes del maíz.

Por su relación costo/beneficio, el silaje de maíz es el forraje más utilizado en el mundo y en Argentina. Aquí, en la última campaña superó el millón y medio de hectáreas. Es rendidor, aporta buen valor energético, alta palatabilidad y tiene bajo costo de almacenamiento. Los datos registrados hasta el momento en gran parte del área pampeana argentina indican que los rindes superan los 40.000 kilos promedio de materia verde por hectárea, con picos que pueden superar los 50.000 kilos. “Más que nunca, en este contexto de alta productividad, el desafío es que se tomen las decisiones correctas en el momento oportuno, de esta forma se podrán minimizar pérdidas y producir mayor cantidad de kilos de carne y litros de leche con la misma cantidad de kilos de materia seca cosechada por hectárea”, asegura el ingeniero Federico Sánchez, de CLAAS Argentina.

El tema será uno de los contenidos que formarán parte de la próxima jornada Experiencia Forrajera y En Cosecha que se llevará a cabo el 24 de mayo en el campo experimental que CLAAS Argentina tiene en Oncativo (KM 628 de la Autopista Córdoba Rosario). En esta edición, el grupo de empresas que forman parte de la iniciativa invitan a los asistentes a llevarse estabilidad a su campo. Para ello, los contenidos de este encuentro de capacitación gratuito girarán en torno a ofrecer herramientas que permitan mantener rendimientos estables. Maíz, alfalfa, henificación, silaje, cosecha, clima y economía, serán algunos de los principales ejes.

“Siempre debemos tener en cuenta que la ventana óptima de picado de maíz es entre 32% y 42% de materia seca”, afirma Sánchez al desplegar las recomendaciones para obtener silajes de calidad, y destaca que valores inferiores a estos porcentajes pueden derivar en una fermentación butírica y un incremento de los costos, mientras que niveles superiores pueden retrasar o incluso impedir que la fermentación se lleve a cabo con éxito. Para facilitar esta determinación, las picadoras JAGUAR cuentan con un sensor NIR que indica el porcentaje exacto de materia seca. Ubicado en el codo de descarga de la jirafa, esta herramienta es capaz de hacer hasta 20 mediciones por segundo para determinar el contenido exacto de humedad del cultivo.

El largo del corte es otro de los aspectos a regular según las condiciones de materia seca del cultivo. Para ello es ideal el sistema CONFORT CUT que posee la JAGUAR. En forma automática e inteligente, la máquina regula la longitud del corte: alarga el tamaño de la fibra cuando hay más humedad para generar menos pérdidas por efluentes, y disminuye su tamaño cuando el cultivo está más seco para favorecer el compactado en el silo.

El dato exacto de porcentaje de materia seca también es importante para definir la altura del corte. “En caso de enfrentarse con un cultivo muy seco, por arriba de 40% de materia seca, lo más recomendable es disminuir la altura de corte a 15 cm, ya que la parte basal de la planta contiene más humedad y facilita luego la compactación del silo”, explica Sánchez. En cambio, aconseja trabajar con un cabezal a mayor altura cuando se trata de cultivos enmalezados, de esta manera se reducen las roturas, se aumenta la capacidad de trabajo y se mejora la calidad y contenido energético del material picado.

La JAGUAR posee un sistema de transmisión electrohidráulico que permite una adaptación automática del régimen de revoluciones y ofrece siempre un flujo óptimo entre cabezal y rodillos de alimentación. Así, por ejemplo, al ingresar a un lote que posee un manchón de sorgo de Alepo, el cabezal automáticamente varía las revoluciones para uniformizar el flujo de material que ingresa a los rodillos. Sánchez recuerda que durante el trabajo a campo es importante controlar y regular permanentemente eltamaño, uniformidad y partido del grano, de modo de poder hacer los ajustes necesarios ante cambios en la condición de cultivo.

“Para mantener la calidad de trabajo y la vida útil de la cuchilla, es preferible realizar varios afilados durante el día con menos pasadas de piedra, que un afilado prolongado una o dos veces al día”, asegura el especialista de CLAAS Argentina. En la JAGUAR el afilado se puede programar en forma automática según el caudal de forraje o cada cierto intervalo de tiempo (por ejemplo cada cuatro horas). El correcto mantenimiento de las cuchillas ayuda a reducir el consumo de combustible, aumentar la capacidad de trabajo y conservar de manera uniforme el tamaño de picado.

Medir los rendimientos logrados en el picado y controlar los kilos cosechados antes de ingresarlos al silo es una herramienta de gran valor que surge del sistema QUANTIMETER de la JAGUAR. Este sistema mide el rendimiento del cultivo en tn/h o tn/ha y determina el volumen de material que ingresa a la máquina (m3) y lo multiplica por el peso específico que puede tener cada cultivo volumétrico x peso (g/l). ”Si se geo-referencian estos datos se puede confeccionar mapas de rendimiento por lote y por híbridos generando información de análisis que puede llegar a mejorar el proceso de toma de decisiones en futuras campañas”, argumenta Sánchez. Además, si se lo complementa con el sistema TELEMATICS se puede, a través de un celular, conocer en tiempo real cómo transcurre en términos operativos la campaña.

Para campañas lluviosas como la que estamos atravesando, caracterizada por altos rendimientos pero también por falta de piso, Sánchez destaca el sistema de regulación inteligente para la presión de inflado de los neumáticos que tiene la JAGUAR, tanto para el eje delantero como el trasero. De forma automática, cuando está en posición de trabajo con el cabezal desplegado disminuye la presión de inflado de los neumáticos para poder incrementar la superficie de pisado y poder transitar por el lote con mayor flotabilidad y menor compactación. Y al plegar el cabezal, incrementa su presión para transitar sin problemas por caminos de tierra, ripio o asfalto, cuidando la vida útil del neumático.

Los interesados en participar de “Experiencia Forrajera y en Cosecha”, podrán realizar consultas e inscripciones llamando al 03493-427700, escribiendo a info.argentina@claas.com o completando sus datos en www.experienciaforrajera.com

Fuente: CLASS Argentina

Archivado en: , , , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *