Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Suscribite

Agricultura

12/05/2018

El año en que el trigo vuelve a ser negocio

Perfiles con humedad, precios por encima de los 240 dólares y un mercado internacional que está ávido por consumir el cereal, el cultivo de trigo se encamina para alcanzar las 20 millones de hectáreas sembradas en la campaña que está por comenzar.
Los analistas consideran que es un año interesante desde el punto de vista del precio, pero no llega al nivel de 2017. Se espera que la siembra crezca como mínimo entre 10 y 12%.

Resulta paradójico pensar que hace unos cinco años la Federación  hacía esfuerzos denodados para no perder este evento central en el que se analizan las perspectivas del negocio de los cereales de invierno. “Salvemos el trigo” era el eslógan que los hacía resistir. El trigo se desplomaba y llegaba a sus mínimos históricos con menos de 3 millones de hectáreas sembradas y lo que es peor, su mayor propósito pasaba a ser que el campo no se llenara de malezas. Había perdido su sino de ser “el” cultivo, incluso en esta zona trascendental de Mar y Sierras donde siempre ha tenido una preponderancia indiscutida.

En la campaña pasada los chacareros volvieron a sembrar 18,5 millones de hectáreas y se exportaron mas de 12 millones de toneladas, pero los especialistas coinciden en que todavía hay máscamino por recorrer en lo relacionado con el nivel de proteína, calidad y mercados a futuro, en especial si se quiere apuntar a precios llenos. “Desde el punto de vista institucional es una recompensa por haber hecho grandes esfuerzos por sostener este cultivo”, dijo complacido a Perfil Raúl Dente, asesor de la Federación de Acopiadores.

El Ministro de Agroindustria de la Nación también celebró la apuesta de los productores e indicó que “la actual campaña proyecta redoblar la apuesta con un importante aumento en la intención de siembra”, subrayó el ministro de Agroindustria Luis M. Etchevehere, y recalcó que trabajan en dar transparencia e igualdad en todos los eslabones y abrir mercados a través de las 32 mesas de competitividad. El ministro bonaerense de Agroindustria, Leonardo Sarquis acompañó el clima optimista al recordar que la cadena del trigo y la cebada generan 120 mil puestos de trabajo en la provincia donde destacó que ya no son 2 sino 4 las zonas trigueras, con excelentes perspectivas para el ciclo. “Esperamos que la siembra crezca como mínimo un 10-12 por ciento, lo mismo que la cebada”. Subrayó que “los precios son inmejorables y hoy contamos con la mejor relación insumo/producto después de varios años. Por eso venimos desarrollando maratones de charlas en toda la Provincia, ofreciendo herramientas a los actores de la cadena triguera para optimizar el rendimiento productivo”. Recordó que antes de fin de mes realizarán una nueva misión comercial a Brasil para generar oportunidades que permitan exportar el trigo de la provincia.

En cuanto al tema precios, que hoy están en el orden de los 250 dólares y que generan una gran euforia para definirse a sembrar, desde la Federación Raúl Dente indicó cautela a los productores. “Fíjense en el precio que tiene el Trigo Enero 2019, que no es 240 o 250 dólares como hoy sino 200 o un poquito menos. Tengan cuidado que las ramas de los árboles nunca llegan hasta el cielo”, recomendó. Además dijo que “los que retienen tengan a bien tomar alguna cobertura de mercado porque de lo contrarío podrían perder 60 o 70 u$s/ha”.

Respecto de los precios y el mercado, el analista Enrique Erize de la consultora Nóvitas tomó la posta en recomendaciones. “Es un año interesante para el trigo pero no tan excepcional como el año pasado indicó-. El 70% del trigo se vendió a 160 o 170 dólares y hoy el trigo está a 240. No se vendió mal, porque el productor estaba acostumbrado a un (Guillermo) Moreno que dejaba el precio en 120 dólares y cerraba el mercado. Acá vemos cómo el uso de herramientas del tipo de los mercados a futuro le permitiría al productor no que no pierda, sino que no deje de ganar”.

Para Erize el productor está preparado técnicamente para enfrentar mercados más competitivos por el regreso de los jugadores titulares al mercado (léase Europa del Este y Rusia que tuvieron problemas climáticos), pero tranqueras afuera “debe seguir trabajando para usar los mercados de futuro que le permitirían capturar mucho mas valor. Y aquí el Estado tiene su parte de responsabilidad porque debe generar mecanismos para acompañar la operatoria, sobre todo con el tema de garantías que es lo más engorroso para los productores y lo que frena el uso de esta herramienta”.

Manual de buenas prácticas. Autoridades de la Federación y del INTI presentaron el Manual de Buenas Prácticas de Acopios y Acondicionamiento de granos, una herramienta indispensable para asegurar la calidad. “Buenas prácticas es hablar de procesos, manejo de planta, eficiencia y cuidados del grano”, aseguró Raúl Dente, asesor General de la Federación de Acopiadores de Cereales, y agregó: “El desafío es tener un grado de calidad que nos permita tener una marca de calidad argentina”. Nicolás Apro, director del Centro de Investigación y Desarrollo en Tecnología de Industrialización de Cereales y Oleaginosas del INTI , expresó: “Las Buenas Prácticas toman a todo el sector productivo y buscan normalizar los procesos. Mejorar las cosas para no cometer errores y bajar los costos de la no-calidad”. Asimismo, destacó el hecho de que la certificación se actualiza todos los años, lo que asegura un compromiso mayor por parte de todos los actores por mantener los niveles de calidad.

Por María Lorena Rodríguez para Super CAMPO.

Más de 1700 asistentes en A Todo Trigo, la cita anual organizada por la Federación de Acopiadores, le pusieron su voto de confianza al cereal.
Archivado en: , , , , , ,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *