Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Economía y mercados

01/04/2018

“Hablemos del ajuste por inflación”

La semana pasada Mauricio Macri anunció una importante reducción de la burocracia que fue muy bien recibida por todos los que formamos parte de la producción agropecuaria.
El Senasa prohibió el uso de dos principios activos para la conservación de granos

Entre las medidas informadas, la eliminación de la categoría “productor” del Registro de Operaciones de Granos es, tal vez, la que más nos beneficia. Esta decisión significa el ahorro de muchas horas destinadas a la elaboración de planillas, en las que un error de tipeo significaba que automáticamente la AFIP retuviera el 10,5% del IVA y obligaba a pagar el 15% del impuesto a las ganancias en la venta de granos. A su vez, el productor se le complicaba su operatoria y volver a ingresar en el registro era una tarea sumamente complicada.

Esta resolución, se suma a una amplia lista de cambios que en los últimos dos años mejoraron notablemente aspectos claves para el campo argentino. No hay dudas de que se están haciendo cosas, pero todavía nos falta mucho para generar competitividad a nivel país y llegar a ser el Supermecado del Mundo.

Pasamos de un régimen “extractivo” del gobierno anterior a un régimen más “inclusivo” donde se premia la capacidad, el esfuerzo, pero aún tenemos varios temas a mejorar y un problema muy serio que es la alta presión tributaria, donde existen impuestos sobre la renta real de la actividad en moneda dura, y con un alto porcentaje que “destripan” al productor. Peor aún, el efecto impositivo que genera el no poder hacer ajustes por inflación, léase, la imposibilidad de ajustar las ganancias nominales por variaciones en el tipo de cambio, genera efectos muy distorsivos y una asfixia para quien asume todo el riesgo.

Esta restricción no hace otra cosa que fomentar la desinversión, dado que el nivel de incertidumbre que se asume al invertir, no se repaga con un negocio planteado así. De esta manera, se impulsa a la especulación financiera antes que las inversiones productivas en economía real, se estimula el mercado informal, etcétera.

Resulta esencial que empecemos a hablar del ajuste por inflación, y esto comienza por asumir que, al igual que en el sector inmobiliario, la moneda de cuenta del campo es el dólar, con lo cual no podemos pagar impuesto a las ganancias por la devaluación y adelantar el 2% en cada venta de granos. Siguiendo esa línea, inexorablemente, para ser el supermercado del mundo, hay que generar una “marca país”, pues los supermercados venden, en definitiva, marcas. Y para construir “marca” tenemos que generar en primera medida, credibilidad.

Desafíos. El desafío es poder ir construyendo entre todos una Argentina mejor, con instituciones inclusivas que promuevan el crecimiento al alcance de todos y favorezcan el desarrollo del conjunto de la sociedad de manera sostenible. Es fundamental generar todavía mayor previsibilidad y estabilidad, mayor institucionalidad, reglas de juego claras y seguridad jurídica para que los privados apuesten con más convicción y mirada de largo plazo.

Por José Demichelli (Suplemento Super CAMPO)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *