Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Fruticultura

16/04/2018

Duraznos: registran 30 variedades nuevas

El INTA San Pedro ha logrado 30 nuevas variedades de duraznos en los últimos 14 años mientras ensayaba cultivares adaptados al norte bonarense. Participaron estudiantes avanzados de la Facultad de Ciencias Agrarias de Rosario para INTA.
EL Programa Nacional de Frutales del INTA San Pedro es único en el país dedicado al mejoramiento genético de frutales de carozo.

EL Programa Nacional de Frutales del INTA San Pedro es único en el país dedicado al mejoramiento genético de frutales de carozo. Allí, un grupo de investigadores logró inscribir 30 variedades de duraznero en el Registro Nacional de Cultivares del INASE, como resultado de 14 años de mejoramiento genético. Bautizados con nombres de mujeres, comunidades aborígenes, aves y ríos, los cultivares generan buenas expectativas en el sector, ya que amplían la oferta varietal adaptada a las necesidades ambientales y productivas del norte bonaerense y tienen características promisorias para el paladar del público consumidor.

Las cuatro familias son: Serie FlaDix (Flavorcrest x Dixiland), Serie DixFla (cruzamiento inverso al anterior), Serie GiSB (Ginart x SB 40 30) y Serie DS (Dixiland x Summerprince).

NOMBRES. Las variedades de la primera serie recuperan nombres de mujeres: Alfonsina INTA, Macacha INTA, Mercedes INTA, Felicitas INTA y Rosalinda INTA; mientras que las de la segunda refieren a comunidades originarias: Charrúa INTA, Diaguita INTA, Guaraní INTA, Huarpe INTA, Mocoví INTA, Ona INTA, Pampa INTA, Tehuelche INTA, Toba INTA y Wichi INTA.

De la tercera serie, surgieron Chacarera INTA, Chamamé INTA, Cueca INTA, Milonga INTA, Malambo INTA, Tango INTA, Zamb INTA y Nicolás INTA. Por su parte, la cuarta contiene a Biguá INTA, Hornero INTA y Zorzal INTA. En tanto, los cultivares obtenidos vía polinizaciones abiertas son: Paraná INTA, Pilcomayo INTA e Iguazú
INTA.

Si bien aún no se realizaron los paneles de degustación para evaluar características organolépticas, las primeras pruebas son auspiciosas. En las actividades ligadas al programa de mejora, se contó con información generada a partir de trabajos realizados con el Centro de Estudios Bioquímicos y Fotosintéticos de Rosario.

Además, participaron estudiantes avanzados de la Facultad de Ciencias Agrarias de Rosario, mediante un acuerdo de vinculación entre el INTA y la Cátedra de Fruticultura, Área de Cultivos Intensivos.

Por María Rovere de INTA San Pedro para Super CAMPO.

 

 

Deja un comentario