Supercampo

Twitter

Facebook

G Plus

Economía y mercados

25/03/2018

Más del 64% de renta a las arcas fiscales

De cada 100 pesos de renta agrícola, 64 el campo los tributa en materia de impuestos. La sequía complica el índice más allá del aumento de precios de commodities y la devaluación
Precios. Se especula con que el aumento de precios compense la caída de producción, pero la soja sólo creció 3% y el maíz 14%.

Más allá de los cambios que generó el nuevo sistema impositivo de sacar las retenciones a los granos e ir gradualmente reduciendolas a la soja, la realidad es que la oleaginosa todavía tributa en este segmento 28,5% de impuestos. Y estos se suman al resto de gravámenes que paga cualquier hijo de vecino por producir en el país (llámese Impuesto a las Ganancias, Ingresos Brutos, Bienes Personales, etcétera).

De acuerdo al último Indice publicado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA), de cada 100 pesos de renta agrícola (en promedio) $64,1 van al Estado en concepto de impuestos de distinta escala (nacionales, provinciales y municipales). En cultivos como el maíz la participación del Estado en la renta agrícola es del 50%, al tiempo que en la soja llega al 69,9%.

Así, al haber menor cantidad de soja sembrada este año ha permitido que baje el índice general. Este índice con el que trabaja FADA conlleva algunos factores que han permitido que se reduzca (de hecho es dos puntos menor que en igual mes de 2017) como el aumento del precio internacional de la oleaginosa; un menor área sembrada con soja en este ciclo; la apreciación del dólar y la baja de los derechos de exportación.

Por del otro lado de la balanza aparece la sequía, un flagelo que finalmente es el que no ha permitido que baje la participación del Estado en la renta agrícola. Justamente hablando de sequía vale tener presentes los últimos números presentados la semana pasada nada más, por la Bolsa de Comercio de Rosario. Con el nuevo recorte la cosecha de soja pasaría de los 54,4 millones de toneladas de soja estimados a comienzo del ciclo, a apenas 40 millones de toneladas. Y en el caso del maíz la apreciación baja de 41,5 millones de toneladas a 32 millones.

Volviendo al Indice, es pertinente la apreciación de David Miazzo. Economista Jefe de FADA, quien explica la metodología utilizada para estimar este guarismo con sequía. “Utilizamos los rendimientos promedio de los últimos 3 años. Esta metodología genera problemas en años como éste, donde la sequía afecta de manera sustancial los rindes promedio. Por eso, en esta oportunidad, se estima con el efecto de la sequía, calculando una caída del rinde promedio del 25%, que aún no se sabe si será la pérdida real o si incluso será mayor”, indicó.

Mientras el índice FADA nacional con efecto sequía es de 64,1%, el de Buenos Aires es de 64,9%, Córdoba 62,5%, Santa Fe 66,5% San Luis 55,7% y La Pampa 63,7%. En los casos de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa, se consideraron los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol mientras que para el caso de San Luis, sólo se consideraron soja y maíz, ya que explican el 95% del área.

Archivado en:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *